Conecta con nosotros

Noticias

Microsoft ya no es sólo Windows (y Office)

Publicado el

Microsoft

Hace ya tiempo que Microsoft inició una difícil transición, encaminada principalmente a cambiar el centro de su negocio (que hasta entonces radicaba en el software y los sistemas operativos), para convertirse en una empresa centrada en los servicios. Y a día de hoy, vistos los datos de su último cierre fiscal, todo apunta a que los pasos dados para dicho cambio han surtido el efecto deseado. Y es que, si te preguntaran el peso que tiene Windows en el volumen global de facturación de Microsoft… ¿qué cantidad, indicada en un porcentaje, dirías? ¿Un 75%? ¿Tal vez un 50%? ¿Apurarías para bajar hasta un 25%? ¿Puede que un 15% tirando por lo bajo? En todos los casos habría pecado de optimista, ya que según revelan los últimos datos aportados por los de Redmond a la FED, la participación de Windows en los resultados globales de la empresa es de sólo un 10%.

Una primera lectura invitaría a pensar en el declive del sistema operativo de Microsoft, pero la verdad es que los números no apuntan en ese sentido. A día de hoy Windows sigue cómodamente consolidado como el sistema operativo más empleado en ordenadores de sobremesa y portátiles, y según los análisis de muchas consultoras la velocidad de adopción de Windows 10 por parte de las empresas va a ser la más rápida de la historia de este sistema operativo. Además, la política de Microsoft de ofrecer la actualización gratuita a todos los usuarios de versiones anteriores supone un cambio tremendamente disruptivo, pues hasta ahora la empresa siempre había cobrado por las actualizaciones. En contra de una errónea primera valoración, basta con darle un ojo al mercado para comprobar que Windows sigue gozando de buena salud.

Entonces, ¿por qué su participación en los resultados globales es de tan solo un 10%? El primer punto basado exclusivamente en la situación del mercado es que, desde la llegada de los smartphones y, sobre todo, de las tablets, las ventas de ordenadores tienden a la baja, ya que han sido sustituidos por dichos dispositivos en muchos de los usos relacionados con la movilidad, algo que Microsoft ya vio hace algún tiempo, y la razón detrás de sus apuestas por Lumia y, sobre todo, por Surface. Los dispositivos eran el segundo eje con el que quería alinearse la compañía en su transición, y aunque unos resultados no han sido tan buenos como otros, la apuesta sigue pareciendo firme.

Pero entonces, si Windows con su 10% ocupa la cuarta posición entre las fuentes de negocio de Microsoft por volumen de ingresos, ¿qué divisiones de negocio ocupan las tres primeras posiciones? En primer lugar, y confirmando la buena salud de Azure, el conjunto de servicios cloud de los de Redmond, se encuentra el conjunto de servicios online y relacionados con servidores. El crecimiento de dicha área es más que evidente, y en este caso la empresa ha sabido posicionarse muy bien, lo que ahora se traduce en unos buenos resultados.

En segundo lugar, y aquí reconozco mi sorpresa, está todo lo relacionado con juegos, desde su plataforma Xbox hasta, sin duda, los beneficios que le estará reportando la compra de Mojang, la empresa responsable de Minecraft, uno de los juegos más exitosos de los últimos años. Llevar Xbox desde la consola hasta ordenadores, tablets y smartphones con Windows es otro acierto, pues ha permitido explotar comercialmente una marca muy consolidada en el mercado de los juegos en entornos en los que, en principio, nadie imaginaba encontrarla.

Y la tercera posición la ocupa Microsoft Office, otro histórico producto que, con la transición a la nube, ha sabido adaptarse a los cambios en el modo en que utilizamos la tecnología. La presencia de apps de Word, Excel, PowerPoint y OneNote en las tiendas de apps de iOS y Android sorprendió, en principio, a muchos, pero su conexión con los servicios de suscripción de la suite ofimática por excelencia ha obrado que usuarios que en su momento no se plantearon adquirir una licencia del mismo para sus ordenadores, sí que consideren la posibilidad de un pago anual a cambio de poder utilizarlo en sus dispositivos, a través del navegador y también, claro, instalado en sus ordenadores para esos momentos en los que no están conectados a la red.

Windows, sin duda, está y estará siempre unido al nombre de Microsoft, y todavía tendrán que pasar unos cuantos años para que su presencia deje de ser masiva. Sin embargo, las cuentas del gigante de Redmond apuntan a que hace ya tiempo que fueron conscientes de ello y, en vez de esperar “a ver qué pasaba”, iniciaron un proceso de transformación gracias al cual ya no dependen, financieramente hablando, de uno de los productos que los convirtió en la empresa que son hoy en día.

 

 

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!