Conecta con nosotros

Opinión

Cinco razones para trabajar en una startup si eres desarrollador

Publicado el

Las startups permiten a las personas desarrollarse y progresar profesionalmente a una velocidad y a unos niveles hasta ahora desconocidos. En ellas, los métodos de trabajo y las tecnologías están a la vanguardia y permiten un aprendizaje constante y rápido. Estas compañías representan la oportunidad de que cada uno pueda desarrollarse a sí mismo, así como sus habilidades. Todo está alineado en esta perspectiva: el ambiente de trabajo, el equipo, el salario, el ambiente… Es un cóctel de gente brillante y apasionada, que hoy en día elige dónde trabajar en base a la autonomía y el grado de libertad que vaya a tener.

Por supuesto, por su naturaleza tecnológica, las startups representan un estupendo campo para que los profesionales del software puedan trabajar. Aquí están las cinco razones por las que un desarrollador debería querer trabajar en una startup:

El reto técnico

No queremos aburrirnos y vemos nuestra actividad como artesanía. Además, queremos refinar nuestra técnica y mejorar la forma en que codificamos. Somos una población a la que le gusta aprender y probar nuevos idiomas; esto está probablemente relacionado con la rápida evolución de las tecnologías.

Para seguir siendo competentes en nuestra profesión, necesitamos un tiempo para estar despiertos y aprender. Sin embargo, las reuniones y el entrenamiento a menudo interfieren con nuestros horarios de trabajo. El mundo de las startups tecnológicas ha entendido esta necesidad y ofrece horarios flexibles.

Además, el desarrollo de productos nos permite profundizar en ciertas tecnologías, mientras tenemos tiempo para explorar otras nuevas. La ventaja de trabajar con software es la capacidad de identificar los límites de las tecnologías, permitiéndonos también estas limitaciones de los clientes superarnos a nosotros mismos y crear productos relevantes.

El reto último es la estabilidad del producto: nuestro objetivo es crear un software concreto y duradero, lo que requiere que el código sea limpio y esté bien documentado y probado. De esta manera, aprendemos a ser disciplinados y metódicos, cualidades que son necesarias cuando un equipo crece. Esto también significa que mañana podemos unirnos fácilmente a un proyecto de código abierto porque ya conoceremos las mejores prácticas.

La autonomía

En las nuevas empresas, rápidamente obtenemos acceso a tareas de responsabilidad, trabajando cada miembro en temas que son vitales para las mismas. Para conseguir el mismo cargo en una compañía grande, el empleado tendría que ser senior, por lo que como junior, estas son las posiciones ideales para desarrollarse y aprender rápidamente.

Así mismo, las startups rara vez establecen jerarquías verticales: cada uno debe ser capaz de tomar decisiones por sí mismo, porque los miembros de la empresa simplemente no tienen tiempo para microgestionar y esta autonomía nos hace responsables.

Además, los desarrolladores no somos considerados como meros técnicos, ya que se valora nuestra experiencia. Damos nuestra opinión sobre la estrategia de la empresa y podemos cuestionar la dirección del producto. En definitiva, ya no somos simples ejecutores, sino parte integral de la estrategia que sigue la compañía.

Es gracias a esta gestión plana, que podemos participar en la elección de las tecnologías y decidir sobre la priorización de los productos, consiguiendo un impacto directo en la dirección del mismo y eso es muy gratificante.

Ambiente de trabajo y equipo

Las startups tienen en cuenta las últimas tendencias de gestión a través de agradables oficinas, con salas de descanso y decoración de diseño, con el objetivo de proporcionar unas condiciones de trabajo óptimas para el equipo.

Los métodos Agile y Kanban también protegen a los desarrolladores en su trabajo, ya que les permiten codificar en condiciones óptimas porque con ellos, se compartimentan tareas y se trabaja con varias personas sobre el mismo tema. Esto influye en el comportamiento y las reacciones: los equipos colaboran más y la noción de fracaso se vuelve obsoleta.

No se nos culpa de los errores, porque hay una cultura de compartir, que nos permite aprender de las dificultades de los demás. Algunas compañías incluso organizan regularmente exámenes postmortem, para comprender el origen de los errores y evitar su reproducción, ofreciendo tranquilidad a los desarrolladores.

El mundo de las startups es un caldo de cultivo para entusiastas y curiosos, ya que todo el mundo viene con un fuerte trasfondo cultural. Es una oportunidad única para descubrir una variedad de temas; por eso, las relaciones entre los individuos son fuertes y esto también permite una mejor colaboración.

La variedad de tareas

Los equipos son pequeños y los proyectos a menudo requieren varias habilidades, por lo que en muchas ocasiones tenemos que trabajar con otros profesionales. Es enriquecedor, porque te permite abrirte a las diferentes actividades que se realizan en la empresa y descubrir lo que otros están haciendo. Como desarrolladores, estamos naturalmente entrenados en varias tecnologías y a menudo vemos a los desarrolladores de front-end entrenados en tecnologías back-end para poder llevar a cabo un proyecto con éxito.

Nosotros incluso hemos creado una posición de desarrollador que ayuda a los gerentes de marketing y de proyectos a automatizar las tareas. En esta estación de trabajo, el profesional cambia cada semana, para tomar un descanso de las tareas rutinarias y tratar otros asuntos.

Además, muchas startups no tienen departamentos de RR.HH., por lo que la contratación es llevada a cabo por los propios equipos. Esto a nosotros nos supone una gran ventaja, porque tenemos la oportunidad de probar técnica y culturalmente a los candidatos y entender sus expectativas, lo que nos permite desafiar nuestras elecciones técnicas con otras lógicas.

Los métodos de trabajo

Los métodos de trabajo de las startups son los que se han desarrollado por la industria tecnológica de Silicon Valley. La mayoría de las startups utiliza ciclos cortos de inicio de producción para ver rápidamente los resultados de su trabajo, ya que en caso de problemas y progreso, se puede iterar inmediatamente aprendiendo de los errores.

La ambición de estas empresas es mejorar la productividad del equipo en todos los aspectos. En este punto, nosotros desafiamos los modelos tradicionales, por ejemplo, realizando las reuniones de pie para que no sean muy largas. Además, no se recomiendan las interrupciones y la multitarea está prohibida durante las mismas.

El bienestar de los empleados es primordial para las startups: cada vez más dedican lugares para siestas o meditación y esta lógica se está extendiendo más y más, porque su felicidad es un factor de productividad.

En resumen, las razones que nos impulsan a trabajar en una startup son humanas: queremos trabajar en un ambiente relajado pero profesional, en el que podamos superarnos como desarrolladores.

Firmado: Sophie Despeisse, Leader developer de Toucan Toco, empresa especializada en la visualización y el análisis de los datos.

El equipo de profesionales de MCPRO se encarga de publicar diariamente la información que interesa al sector profesional TI.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!