Conecta con nosotros

Noticias

Cuatro desafíos para la migración de datos a la nube

Publicado el

Según muestran las previsiones de IDC, en 2021 el 90% de las empresas utilizará la nube. Sin embargo, muchas de las que ya se encuentran en la nube están pensando en volver al data center local, porque han descubierto que los costes se disparan, hay problemas con la soberanía de los datos y existe una excesiva dependencia del proveedor.

“Con frecuencia, la nube no aporta los ahorros de costes que promete, y por otro lado la seguridad sigue siendo una preocupación, debido a las continuas brechas de datos , explica Israel Serrano, Country Manager de Infinidat Iberia. “Como resultado, muchos CIOs se están planteando si deben hacer una ‘repatriación’ de sus datos”. Y es que para Infinidat estos son algunos de los retos más importantes a los que se enfrentan las empresas en su transición a la nube:

MCPRO Recomienda

Aprende a realizar streaming de vídeo de forma eficaz Leer
Estudio "La virtualización en las empresas españolas" ¡Descárgate el informe!
Gestiona los dispositivos de tu empresa de forma inteligente Leer

Costes ocultos

Un dolor de cabeza común para los CIOs es, por ejemplo, pasar de un proveedor de nube a otro, o pasar de un entorno cloud de nube a un entorno local. Los proveedores aplican penalizaciones (un “impuesto de salida” o egress tax) por eliminar los datos, lo cual acaba incrementando los costes hasta límites inasumibles. Algunas empresas han decidido adoptar una estrategia multi-nube, pero esto, de nuevo, agrega complejidad y aumenta los costes, dificultando aún más la repatriación de los datos.

Consumo y adquisición del almacenamiento

Otro reto, que también se traduce en costes. Si escalar la infraestructura requiere adquirir, instalar y configurar nuevo hardware, conseguir una elasticidad suficiente para competir puede llevar meses. Independientemente de si los datos residen en una nube pública o una privada, las empresas necesitan flexibilidad para elegir entre diferentes fórmulas económicas, ya sea en función del consumo, o escalando a medida que los requisitos crecen o se reducen, o con una tarifa plana mensual.

Soberanía de datos

Por otro lado, aspectos como la soberanía de los datos siguen siendo un motivo clave de preocupación (especialmente en determinados sectores como banca, sanidad o servicios públicos) ya que es casi imposible mantener un control completo de los datos una vez que están en la nube. Asimismo, la nueva legislación en materia de privacidad obliga a las empresas a controlar dónde residen sus datos y quién tiene acceso a ellos. Y, de nuevo, más costes que añadir al presupuesto.

Dependencia del proveedor

Un apartado esencial, relevante sobre todo cuando la organización tiene que migrar grandes aplicativos a la nube, ya que impide aprovechar la competitividad de precios que existe entre las diferentes ofertas. Además, los proveedores de nube pública imponen múltiples mecanismos de facturación en función de diferentes criterios (requerimientos de capacidad, repatriación de datos, requisitos de protección…) y no es fácil predecir los costes con antelación y exactitud.

“Hay que tener en cuenta todos estos riesgos para obtener una visión precisa del coste total de propiedad de los entornos de almacenamiento en la nube”, asegura Israel Serrano. “Y, una vez analizados, optar por una tecnología que realmente atienda a las necesidades actuales y futuras de la organización”.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!