Conectividad inalámbrica a redes: Wi-Fi ac y 4G-LTE

Conectividad inalámbrica

La conectividad inalámbrica para accesos a Internet, es una característica fundamental para un profesional de la movilidad que no siempre trabaja en un escritorio clásico (en la oficina u hogar) y no puede conectar por tanto, a redes Ethernet cableadas.

Afortunadamente, las conexiones inalámbricas han avanzado lo suficiente en capacidad, rendimiento y seguridad para garantizar una conexión permanente a Internet. Repasamos dos de los estándares que aunque distintos y no compatibles entre ellos, nos permiten conexiones a Internet.

Wi-Fi ac

Es la última versión del estándar de redes inalámbricas de área local Wi-Fi, responsabilidad de la organización sin ánimo de lucro Wi-Fi Alliance. Wi-Fi ac (IEEE 802.11ac). Es compatible con versiones anteriores del estándar y opera en la banda de 5 GHz, una zona del espectro radioeléctrico más liberado de interferencias que la saturada de 2,4 GHz, utilizada en routers o dispositivos inalámbricos de la generación anterior.

Su principal activo frente a anteriores versiones del estándar es una gran mejora de las tasas de transferencia, triplicando las tasas de Wi-Fin al alcanzar 1,3 Gbps de máximo teórico usando tres flujos de 433 Mbps.

WiFiac

También mejoran en su eficiencia energética ya que los routers y dispositivos compatibles consumen menos energía gracias al uso de la banda de 5 GHz y a una distribución de señal más inteligente, que sustituye una cobertura omnidireccional por una direccional, de mejor calidad y que mejora la autonomía de dispositivos móviles.

Los nuevos routers 802.11 ac son capaces de enviar señales inalámbricas orientadas hacia los dispositivos, mejorando la calidad de la señal y el rendimiento efectivo que alcanzarán, aumentando de paso la estabilidad de la señal.

En definitiva, múltiples mejoras en estabilidad y rendimiento para un estándar que se está extendiendo rápidamente y que incluyen los equipos profesionales HP de nueva generación.

4G-LTE

Hubiera sido imposible la llegada de la era de la movilidad sin la estandarización, mejora y evolución de los protocolos para redes de comunicaciones y su soporte por las operadoras. Así, tras las primeras comunicaciones vía ondas de radio con banda de frecuencias por debajo de los 600 kHz, las posteriores en AM y FM, los servicios de Bell y Ericsson en los años 50 y 60, en 1973 llegó la primera llamada de teléfono que abrió el paso a la popularización del sector.

Después de varias generaciones La necesidad de mayores velocidades de transmisión de datos y mayores capacidades que permitieran nuevos servicios dio paso a la tercera generación 3G cuyo estándar europeo estándar europeo es el UMTS.

La cuarta generación o 4G sucede a las tecnologías 2G y 3G y ofrece, entre otras mejoras, mayor seguridad y calidad de servicio (QoS), junto a velocidades de acceso muy superiores a las anteriores mayores 100 Mbit/s en movimiento y 1 Gbit/s en reposo. Está basada completamente en el protocolo IP, siendo un sistema de sistemas y una red de redes, que se alcanza gracias a la convergencia entre las redes de cables e inalámbricas.

Conectividad_2

LTE es la norma 4G más utilizada aunque no la única y se está extendiendo rápidamente a la vez que las operadoras amplían la cobertura de sus redes. Su uso en consumo está cada vez más enfocado a los datos más que a las llamadas de voz como podemos ver en las últimas ofertas.

A nivel profesional, teniendo en cuenta que las redes inalámbricas Wi-Fi no siempre están disponibles, el uso de una conexión de banda ancha móvil para garantizar el acceso a Internet es una característica a valorar en la compra de equipos. HP ofrece en un buen número de equipos móviles profesionales, la opción de incluir un módulo para acceso 3G-4G.

También de interés el HP DataPass, Un interesante servicio de conexión a Internet con banda ancha móvil ideal para aquellos usuarios que necesiten estar conectados, pero que no puedan depender de puntos de acceso bajo conexiones inalámbricas Wi-Fi. Un servicio pionero que permite disfrutar de conexión de banda ancha móvil desde el mismo momento de la compra de equipos, sin contratos ni ataduras y con una cantidad base de banda ancha gratuita mensual y datos adicionales a un precio muy competitivo.

* Imagen de portada: Shutterstock