Teams y Yammer, hacia la nube inteligente de Microsoft

Teams y Yammer

Teams y Yammer son dos nuevas soluciones con las que Microsoft quiere obtener nuevos ingresos ante la desaceleración del crecimiento de Windows a medida que los objetivos de la plataforma móvil de Microsoft se han desvanecido y el mercado del PC ha madurado.

Como parte de ese esfuerzo por crecer más allá de los sistemas operativos que han sido la referencia del escritorio informático en las últimas tres décadas y también de su cuenta de resultados, el gigante del software anunció  un nuevo producto denominado Microsoft 365, un nuevo conjunto de ofertas de suscripción para el entorno empresarial basado en los mejores productos de la compañía y con la nube como telón de fondo.

La apuesta de Microsoft trata de llegar al mercado empresarial con un nuevo enfoque más cohesivo, desde una visión de productividad, seguridad y la gestión de dispositivos como cargas de trabajo individuales, hasta la búsqueda de un enfoque integral para asegurar la productividad.

La presentación de Microsoft 365 presagió la “reconstrucción de la empresa en torno a la nube en lugar de Windows”, según citaron medios cercanos al anuncio. Parece razonable. Si Windows no va a volver al crecimiento, otros servicios tienen que seguir sumando ingresos de primera línea. Por lo tanto, la evolución de Microsoft hacia una empresa enfocada en los servicios, impulsada por la nube, continuará.

Teams y Yammer

Una nueva línea de crecimiento la presenta Teams, un servicio de chat empresarial para grupos de trabajo y que Microsoft quiere convertir en el “cliente principal para las comunicaciones inteligentes en Office 365”.

Una herramienta que cumple el objetivo declarado del CEO, Satya Nadella, de “reinventar la productividad”. Similar en concepto al líder del segmento de gestión de proyectos, Slack, dispone de una interfaz de usuario con un entorno amigable no exento de potencia para comunicar equipos de trabajo en cualquier lugar del mundo, mejorando la experiencia de las reuniones mediante la adición de capacidades de programación, integración de disponibilidad de calendario y facilidades para la transición desde el chat a una videoconferencia de alta calidad.

Yammer, la red social con la que Microsoft montó su “Estrategia Social Empresarial” es otro de esos nuevos negocios. Creció bastante cuando Microsoft lo adquirió en 2012 para estancarse después.

El producto, volvió a ganar enteros al entregarlo de forma gratuita para los clientes de la suite en nube Office 365 a principios de 2016, cuatro años después de su compra y con un gran esfuerzo de inversión para renovar su interés.

Tomando Teams y Yammer en su conjunto, Microsoft está invirtiendo en dos productos de comunicaciones al mismo tiempo, ambos integrados en su paquete de productividad y bajo la era de la “nube inteligente” nombrada recientemente en el anuncio de su gran reorganización del ejecutivo con la desaparición del grupo de Windows y Dispositivos a favor de dos grupos de ingeniería de nueva creación y el movimiento de algunos de sus componentes a otros departamentos.

Unos grupos que apuntan a esa nube inteligente a la que también pertenecen Teams y Yammer.