Windows 10 alcanza a la mitad de ordenadores empresariales

Windows 10 empresas

Más de la mitad de la base de ordenadores activos en el mercado empresarial están ejecutando Windows 10, según el anuncio del CEO de Microsoft, Satya Nadella, en la presentación de resultados financieros trimestrales.

Microsoft ha empleado todas las estrategias posibles, incluyendo la actualización gratuita en el lanzamiento, para que Windows 10 se convierta en la opción preferida tanto para los usuarios domésticos como para las empresas.

El objetivo se está consiguiendo, aunque bastante más tarde de lo previsto y esencialmente por las grandes migraciones desde antiguos equipos con Windows XP sin soporte técnico oficial desde hace varios años.

La tasa de adopción de Windows 10 había experimentado un 79% de crecimiento interanual, indicó el responsable de Windows el pasado verano, Joe Belfiore, lo que confirma lo anterior: las grandes migraciones están en marcha.

Con un total de 700 millones de dispositivos activos, la relación entre consumo y empresas es de un 70/30%, lo que sugiere que varios cientos de millones de usuarios empresariales aún deben actualizar a Windows 10.

Y es lógico. Windows 10 es la referencia de sistemas Microsoft para el escritorio. Ya no se venden PCs con Windows 7 u 8.1 y oficialmente, todos los equipos nuevos bajo la plataforma de Microsoft pre-instalan Windows 10. Además, la compañía no va a mejorar ninguna característica de Windows 7 y 8.1 limitándose a lanzar parches de seguridad para ellos.

El problema puede ser la altísima cuota de mercado que todavía tiene Windows 7. El final de su soporte técnico está previsto para enero de 2020, lo que deja solo 14 meses para que una gran cantidad de empresas migren desde Windows 7.

Los fallos de las últimas actualizaciones no ayudan y Windows 7 se puede convertir en un nuevo Windows XP, llegando al final de su vida útil con una altísima cuota de mercado. El problema puede ser a la vez una oportunidad, porque puede acelerar las actualizaciones.