Cinco claves sencillas para reducir costes de impresión

Los costes de impresión derivan de cualquier entorno de impresión ya que se producen por el mero uso del mismo. Al imprimir consumimos una serie de recursos, y la suma de todos ellos representa lo que podemos considerar costes de impresión.

Esa definición es sencilla pero nos permite sacar en claro muchas cosas. Por un lado sabemos que los costes de impresión representan un gasto y que éste es variable, ya que depende del uso que hagamos de los dispositivos de impresión, pero esto no es todo, también depende de las impresoras y de los consumibles que utilicemos.

Por ejemplo las impresoras HP LaserJet de última generación son más eficientes (consumen menos energía), y gracias a la tecnología JetIntelligence permiten imprimir más páginas por cada cartucho de tóner. Esto quiere decir, en resumen, que ayudan a reducir el coste por página.

Como anticipamos el uso de la impresora también es muy importante, y por ello hemos querido hacer este artículo especial en el que os daremos cinco grandes claves que os ayudarán a reducir los costes de impresión sin esfuerzo y de una manera directa.

1.-Piensa antes de imprimir

Sencilla pero muy importante. Antes de lanzarte a imprimir un documento o una imagen debes preguntarte si realmente necesitas hacerlo. En muchas ocasiones se realizan impresiones duplicadas o innecesarias que acaban en un desperdicio de recursos.

Esto supone un gasto innecesario para nuestra empresa afectará a los costes de impresión y que se podría haber evitado de forma sencilla con una pequeña reflexión antes de pulsar el botón de imprimir.

2.-Utiliza consumibles originales HP de alta capacidad

Es una de las maneras más sencillas de reducir los costes de impresión de nuestra empresa. Los consumibles originales de alta capacidad de HP ofrecen una alta calidad de impresión y una elevada fiabilidad, lo que quiere decir que nos permiten imprimir con total confianza.

Al mismo tiempo pueden imprimir hasta un 50% más páginas que los consumibles no originales, un dato importante que implica que con ellos podremos imprimir más páginas por menos dinero y reducir los cambios de cartuchos de tinta o de tóner.

3.-Imprime a doble cara

El modo de impresión a doble cara nos permite reducir el consumo de papel en un 50% y su utilización es muy sencilla. Es una característica muy importante y muy útil que está integrada en todas las impresoras profesionales HP.

Sabemos que habrá casos en los que la impresión a doble cara no sea viable, como por ejemplo en los trabajos con imágenes y determinados diseños, pero debemos aprovecharla siempre que nos sea posible.

4.-Fiscaliza la impresión y cuida la seguridad

Establecer medidas de control y de fiscalización del uso general de la impresora nos permite identificar usos indebidos e ineficiencias y nos ayuda a tomar las medidas necesarias para corregirlas. Al mismo tiempo nos puede ofrecer información útil que nos sirva como base para introducir mejoras en nuestro entorno de impresión.

Las medidas de seguridad nos ayudan a evitar posibles daños y pérdidas de datos y documentos derivados de ataques a nuestras impresoras, pero también pueden ayudarnos a optimizar nuestro entorno de impresión.

En este sentido destacan sistemas como la autenticación Pull Print, que retiene los trabajos de impresión hasta que se liberan mediante autenticación directa en la impresora.

5.-Consumo energético

El consumo de energía puede suponer una parte importante de los costes de impresión de una empresa, sobre todo cuando utilizamos soluciones láser de alto rendimiento.

Lo primero que debemos tener claro es que mantener impresoras muy antiguas supone una ineficiencia en este sentido, ya que su consumo energético suele ser muy elevado y no ofrecen la misma eficiencia que los modelos más actuales.

Es importante tener activos los modos de ahorro de energía de la impresora, ya que se encargarán de forma independiente de activar el modo de suspensión para reducir el consumo energético cuando esté inactiva durante un tiempo de terminado. Apagar la impresora puede ser buena idea cuando hemos terminado la jornada laboral, pero no si vamos a hacer un uso intermitente de la misma.