24 de agosto de 2017

MuyComputerPRO

Lo que me enseñó Andy Grove

Lo que me enseñó Andy Grove

Lo que me enseñó Andy Grove
marzo 30
14:28 2016

Andy Grove

Hace veinte años tuve una ilusión: quería trabajar para Intel Corporation, la compañía número uno fabricante de microprocesadores del mundo. En 1996, yo era socio director general de Brodeur Worldwide, una consultora empresarial para compañías tecnológicas. Mi principal cliente era mi adorada e idolatrada Hewlett-Packard (HP). Mi sueño se hizo realidad en 2004, cuando fui director de marketing y ventas de Intel Iberia (España y Portugal).

Una segunda ilusión mía -que nació en 1997, cuando la revista Time nombró a Andy Grove “personaje del año”- se cumplió en junio de ese año, cuando tuve la oportunidad de pasar un día con Andy Grove. Es impresionante lo mucho que puede aprenderse de un sabio, de un superdotado, si uno presta atención. De un superdotado…, humilde, en la medida en que no era arrogante ni soberbio, a pesar de que pudiera haber tenido motivos más que sobrados para serlo, por su impresionante inteligencia, su éxito empresarial y en los negocios y su influencia mundial.

Andy Grove era un gran hombre y además una persona humilde entre otros, por dos motivos: primero su carácter y virtudes; segundo, su historia y la historia. Como solía decirme el gran maestro de la sociología Antonio Vera Estrada: “Jorge, ni el presente ni el futuro se entienden sin la historia”. Siendo yo sociólogo e historiador, presté atención a la admonición de Antonio Vera y me di cuenta de que el principio se aplicaba muy bien a Grove.

Su historia explica gran parte de su éxito. Judío húngaro, sufre la ocupación nazi en la Segunda Guerra Mundial. En 1946, la Unión Soviética se instala en Hungría y el resto de países de Europa del Este y, en palabras de Churchill, “un telón de acero ha caído sobre Europa”. Del totalitarismo antisemita nazi al totalitarismo antisemita comunista, de los que Grove consiguió salvarse. ¿Cómo? Aunque no habla de ello explícitamente en su obra, Grove publicó el más famoso de sus siete libros “Solo los paranoicos sobreviven” en 1997, y el título es auto explicativo. No hay mucho que añadir. Si acaso, apostillar que, como me explicó Grove personalmente en junio de 2004, esa paranoia se traduce en anticipar problemas, bien para evitar que no ocurran, bien para solucionarlos cuando todavía tienen solución.

Emigrante en América

En contra del totalitarismo soviético en Europa del Este, entre otros, hubo tres grandes levantamientos: uno, en Hungría, en 1956, en el que los tanques soviéticos no dudaron en derramar mucha sangre húngara para demostrar quiénes eran los señores y quienes los esclavos; otra, en Checoslovaquia (“La Primavera de Praga” de 1968) y la tercera, en Polonia, con la oposición del sindicato obrero Solidaridad a las autoridades comunistas, en los años ochenta. Andy Grove decidió que tanto totalitarismo (nazi, soviético) y tanto odio antisemita no debían ser buenos para el cuerpo y para el espíritu. En 1956 emigró a la tierra de oportunidad (“Land of opportunity”) que era Estados Unidos.

Y se unió a Robert Noyce y Gordon E. Moore y, entre los tres, fundaron Intel. Entonces fabricaban “memory chips” y cuando años después Grove anticipó que, en ese segmento ya no iba a haber negocio, dio un giro de 180 grados a la estrategia de la compañía y la convirtió en la primera empresa de semiconductores y de microprocesadores del mundo. Ese giro copernicano salvó a Intel y la convirtió en la primera empresa del mundo por beneficios. Más aún, con la explosión de la informática personal, en los años 80 y, sobre todo, 90, forjó una alianza con Microsoft que muchos hemos dado en llamar “el mundo Wintel” (Windows e Intel) por la que, en cada ordenador había un sistema operativo Windows de Microsoft y un microprocesador de Intel que, siguiendo la Ley Moore, doblaba su capacidad cada dos años.

Esta alianza impulsó formidablemente las TIC en todos los segmentos de mercado: informática corporativa, pymes y consumo. Intel consiguió cuotas de mercado de (intervalo) 80-90% y, Microsoft, tres cuartos de lo mismo. Los fabricantes de informática afines, como HP, se unieron a esa alianza y es uno de los motivos del formidable éxito de esta en los años 90. Insisto en que esto es una simplificación, porque si hablamos de los factores del éxito empresarial de HP encontramos muchos más, de manera empírica. Otros fabricantes no fueron tan fieles a esa alianza (Dell, Compaq, Packard Bell, Toshiba, por ejemplo) y no les fue tan bien. Compaq acabó en manos de HP…

Resumir 60 años de historia de las tecnologías de la información en una página es una aberración, cuando no una ordinariez: por eso acudo a los libros y recomiendo dos (Éxito con o sin crisis, LID, 2012,  y Recuperación económica y grandes empresas, Ediciones TeConté, Eiunsa 2015) en que se explica el éxito empresarial de Intel gracias al genio de Andy Grove. Hace falta ser muy listo para vender un producto que nadie ve (un microprocesador “embebido”, insertado en un ordenador), pero cuya marca e identidad corporativa todos conocen y reconocen, gracias al “Intel Inside”. Durante años, consultoras como Interbrand, futureBrand y otras han otorgado un inmenso valor económico a la marca de Intel, situándola durante 15 años entre las cinco primeras del mundo, junto con Apple o McDonald’s.

Por último, quiero destacar una faceta humana de Andy Grove. Era muy amigo de sus amigos -tenía pocos, aunque conocía mucha gente- y era generoso en prestar ayuda. Conozco de primera mano que, por ejemplo, Steve Jobs, fundador de Apple, en su momentos más oscuros -personales y empresariales-, acudió al consejo y ayuda personales de Larry Ellison (Oracle) y Andy Grove. Con ambos daba Jobs muy largos paseos para, como él quería, “cambiar el mundo, haciéndolo mejor”.

Andy Grove hizo un mundo mejor, gracias a las TIC y a su ejemplo y liderazgo. Nos ha dejado su legado personal, su genio, sus obras y la herencia de Intel. Grove ha fallecido. Con agradecimiento personal, Dios le tenga en su gloria y que descanse en paz.

Jorge Díaz-CardielJorge Díaz-Cardiel. Socio Director General de Advice Strategic Consultants. Economista, Sociólogo, Abogado, Historiador, Filósofo y Periodista. Ha sido Director General de Ipsos Public Affairs, Socio Director General de Brodeur Worldwide y de Porter Novelli International; director de ventas y marketing de Intel Corporation y Director de Relaciones con Inversores de Shandwick Consultants. Autor de más de 5.000 artículos de economía y relaciones internacionales, ha publicado más de media docena de libros, como La victoria de América, Éxito con o sin crisis y Recuperación Económica y Grandes Empresas, Obama y el liderazgo pragmático, La Reinvención de Obama, Contexto Económico, Empresarial y Social de la Pyme en España, entre otros. Es Premio Economía 1991 por las Cámaras de Comercio de España.

About Author

Jorge Díaz-Cardiel

Jorge Díaz-Cardiel

Articulos relacionados

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!