Conecta con nosotros

Noticias

Android: un chip para controlarlos a todos

Publicado el

Placa

Hace algunos años, y con el fin de reducir costes y ofrecer productos más económicos, muchos fabricantes de componentes electrónicos empezaron a reducir las funciones que éstos eran capaces de realizar, y a trasladarlas al sistema en el que eran instaladas y empleadas. Esto dio lugar a dispositivos como los llamados win-modems, modems con la electrónica mínima, y que depositaban en sus drivers y en el sistema (es decir, en el software) funciones que, hasta el momento, habían sido propias del hardware. Y gracias a ese cambio, el precio de estos dispositivos disminuyó de manera sustancial, lo que fue un elemento más para ayudar a la extrema popularización de Internet allá por finales de los noventa. Desde entonces, este traspaso de funciones del hardware al software se ha convertido en algo muy común, especialmente en componentes relacionados con la conectividad (los adaptadores wifi bluetooth son el máximo exponente).

Por otra parte, una de las principales razones del éxito del PC en su momento fue la definición de estándares, gracias a los cuales cualquier fabricante podía producir un componente compatible (desde el microprocesador hasta un sencillo cable de alimentación) que se podría integrar en el dispositivo. Esto dio lugar a una altísima fragmentación del mercado, sí, pero también que el sueño “un ordenador en cada casa” se viera alcanzado y superado. Ese modelo, el de la compatibilidad con componentes de muchos fabricantes, con las propiedades inherentes a un dispositivo que no se vende por piezas, es el que ha permitido que en poco más de cinco años Android se haya convertido en un sistema de éxito global.

Sin embargo, que algo haya funcionando en el pasado no significa que sea el modelo adecuado a proyectar en el futuro, y el sistema operativo para dispositivos móviles no es una excepción a este respecto. O al menos eso se deduce en un informe recientemente publicado por dos informes recientemente publicados por The Information (este y este) en los que afirma que Google quiere diseñar chips para Android. Concretamente, según el medio, se trataría de chips SoC con los que ofrecer un rendimiento óptimo para determinadas funciones que requieren unas altas prestaciones.

Microprocesador vs SoC

A diferencia de los ordenadores y otros dispositivos electrónicos de gran tamaño, en los que las funciones se dividen entre bastantes componentes, para aparatos más pequeños se suele recurrir a lo que se llama System on Chip (SoC), es decir, un único chip que integra gran parte de las funciones (incluso en algunos casos la totalidad de las mismas). Esto, además de evitar posibles problemas de incompatibilidad entre los componentes de un dispositivo (algo desgraciadamente más común de lo que cabría desear en el mundo del PC), garantiza al fabricante que el rendimiento del dispositivo será, siempre, el esperado. Este modelo es el empleado por Apple con el iPhone y el iPad, que además, al ser también el fabricante del sistema operativo (iOS) tiene siempre un control absoluto sobre cómo van a funcionar sus gadgets. Este modelo de control total del software y del hardware no es nada nuevo en la empresa de la manzana, llevan empleándolo desde los tiempos del primer Macintosh.

En cualquier caso, controlar en alguna medida el hardware en el que se ejecuta tu software te permite garantizar el rendimiento adecuado, algo crucial cuando quieres comenzar a ofrecer algunas funciones que son bastante absorbentes en lo que a recursos se refiere. Y por ahí van los tiros en este caso.

Realidad aumentada y realidad virtual

Según las informaciones de The Information, hay dos tipos de realidad que interesan a Google de cara al futuro de Android, la realidad aumentada y la realidad virtual. Sobre la primera, seguro que ya has visto algún ejemplo de la misma. Consiste en representar, sobre la imagen que está capturando la cámara del dispositivo, información relacionada con el contexto. Un ejemplo que se está poniendo muy de moda son los museos, en los que al apuntar con la cámara (apuntar, no hacer fotos, y menos todavía con flash), sobre la imagen se mostrará información sobre la obra de arte que estás observando. Otro ejemplo muy común es información sobre calles, locales comerciales, circulación, etcétera. Este tipo de funciones son muy apreciadas por los usuarios, pero tienen unos altísimos requisitos técnicos, ya que combinan captura de vídeo, Gps, acelerómetro, conexión a Internet y “pintar” una capa de datos sobre la imagen real, que debe reaccionar a cada mínimo movimiento del dispositivo. Y el problema es que un hardware de bajas prestaciones, puede hacer que el sistema sea inutilizable, algo muy frustrante para los usuarios.

Y la otra realidad que interesa a Google para Android es la realidad virtual. Sí, tras una primera “edad” de esta tecnología que, prácticamente, pasó sin pena ni gloria (pese a las grandes expectativas que había despertado desde que se empezó a hablar de ella), estos últimos años estamos asistiendo a un resurgir del interés por la realidad virtual. Interés que empezó a crecer de manera exponencial en el momento en que Facebook se ha tirado a esa piscina. Y las apuestas son bastante altas, no hay más que ver declaraciones como las del CEO de Oculus (empresa, por cierto, comprada por Facebook hace ya algo más de un año).

¿Android para todos?

Todo esto, según algunas fuentes, apunta a la intención de Google de crear un sistema operativo Android centrado en realidad virtual. Hasta ahora, de cara a la galería, no son muchas las incursiones que ha llevado a cabo Google en el mundo de la realidad virtual, pero el movimiento de algunos de los ingenieros de más renombre de la casa a tareas relacionadas con realidad virtual y realidad aumentada, así como un artículo de The Wall Street Journal en esta línea, apuntan a que pronto tendremos nuevas e interesantes noticias al respecto.

¿Android y Android light?

Por otra parte, algunas voces hablan de que, con este movimiento, Google pretendería acabar con la fragmentación actual, en busca de un modelo más similar al de Apple con su iPhone y iPad. Sin embargo, gran gran parte del éxito de Android se debe, precisamente, a que se trata de un sistema “de amplio espectro”, disponible y apto tanto para dispositivos de menos de cien euros, como para otros muy por encima de mil. Delimitar el hardware capaz de emplear el sistema, aunque sea con la noble intención de garantizar un óptimo rendimiento en todas las circunstancias, podría suponer el punto y final para muchos dispositivos de gama baja que, si bien cuentan con grandes limitaciones en el plano técnico, sí que sirven para satisfacer las necesidades de muchos usuarios que lo único que necesitan es un teléfono (o una tablet) que se pueda conectar a Internet, recibir correo, reproducir vídeos de YouTube y emplear Whatsapp. Usuarios que, desde luego, no estarían dispuestos a tener que multiplicar por cuatro o cinco el precio que han pagado por sus terminales actuales.

Más probable, en todo caso, es que Google se plantee “dos sabores” para su sistema operativo, uno completo, basado en sus chips y con Android VR, y otro similar al que conocemos actualmente, mucho más modular y capaz de funcionar en un muy amplio conjunto de dispositivos. Lo contrario sería, está claro, una apuesta demasiado arriesgada, por la cuota de mercado que podría llegar a perder, y una oportunidad perfecta para Microsoft, que podría (y seguro que lo haría) aprovechar el momento para hacerse con muchos usuarios (y, sobre todo, fabricantes) que abandonaran Android en busca de otras plataformas con dispositivos de gama baja y precios asequibles.

Situación actual

Según los informes de The Information, Google ya se ha puesto en contacto con algunos fabricantes, y les ha remitido una lista de peticiones (especificaciones, cabe entender) sobre sus chips SoC para Android. Y que este contacto se haya producido directamente con los fabricantes de chips, en vez de con los principales fabricantes de dispositivos que comercializan dispositivos con Android, hace preguntarse hasta qué punto quiere involucrarse Google en el proceso. ¿Simplemente quieren definir el chip que integraran, posteriormente, los fabricantes, o Project Tango ha sido un primer paso para volver a abordar la producción de sus propios dispositivos? El proyecto habla de desarrollar un integrado que Google pretende lanzar “en los próximos años”, por lo que seguramente todavía tendremos que esperar. Pero los últimos fichajes de la empresa, entre los que se incluye un ejecutivo de producto senior de Qualcomm, así como varios ingenieros de PA Semi  (empresa adquirida por Apple y relacionada con el desarrollo de los chips de sus dispositivos), señalan que la apuesta de Google por un chip SoC para Android es algo más que una teoría.  Y habrá que permanecer muy atentos, durante los próximos meses, a nuevas noticias en este sentido, ya que en estos momentos es posible que Google ya tenga muy claro cómo será Android dentro de cinco años. Y seguramente sea una visión que nos sorprenda. Mucho.

Imagen:Blickpixel

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!