Conecta con nosotros

Noticias

De lo que es capaz la Inteligencia Artificial de Google

Publicado el

Poesía

Desde sistemas que son capaces de regular el tráfico de una ciudad, hasta bots que intentan aprender a comportarse como un ser humano en Twitter (con catastrófico resultado), la inteligencia artificial genera noticias todas las semanas, y a cual más sorprendente que la anterior. Ya quedan pocas dudas de que a medio plazo los sistemas inteligentes serán capaces de sustituirnos en determinadas tareas, ahora la cuestión es en cuales y si será antes o después. Muchas opiniones apuntan, de momento, a que los primeros trabajos que serán asumidos por la IA serán aquellos que requieren de tener en cuenta un gran volumen de información y datos para tomar decisión basadas exclusivamente en los mismos. Es decir, aquellos que puedan ser ejecutados de manera mecánica si se cuenta con los conocimientos necesarios.

Sin embargo, parece que el desarrollo de inteligencia artificial en el que está trabajando Google podría ir por otros derroteros. Muy sorprendentes, según cuenta hoy Cnet. Y es que la empresa del buscador apunta en una dirección sorprendente: la literatura. ¿Y cómo lo han hecho? Pues han alimentado al sistema con, aproximadamente, 11.000 novelas, de las que el sistema ha analizado estructura, uso de determinadas palabras… en fin, que ha hecho todo menos, supongo, emocionarse o aburrirse (que de todo hay) con cada uno de los libros que se ha “leído”. Y, una vez que ha acumulado todo ese conocimiento, ha sido sometido a una prueba muy singular. Se le han dado dos frases, una de inicio y otra de finalización, y el sistema ha tenido que demostrar su habilidad literaria escribiendo varias frases entre medias que sean capaz de conectar inicio y fin.

¿Y cuáles han sido los resultados? Pues aquí tienes un ejemplo, en el que las frases de inicio y de final están en cursiva, y el resto son las que “escribió” la inteligencia artificial de Google:

He was silent for a long moment.
He was silent for a moment.
It was quiet for a moment.
It was dark and cold.
There was a pause.
It was my turn.

En la literatura y la poesía, como en toda clase de arte, hay gustos para todos los colores. Sin embargo, es indudable que el modo, la pausaque introduce entre la antepenúltima y la última frase, ese there was a pause, aporta un punto dramático a la composición que, sin duda, recuerda a muchos de esos textos que se escriben en la adolescencia y los primeros años de la juventud. Bueno, y también en más de uno y de dos best-sellers.

Y otro que también me ha encantado:
This was the only way.
It was the only way.
It was her turn to blink.
It was hard to tell.
It was time to move on.
He had to do it again.
They all looked at each other.
They all turned to look back.
They both turned to face him.
They both turned and walked away.

A mí, personalmente, me dicen que esto lo ha escrito una persona y me lo creo y me gusta. Pero no, ha sido la inteligencia artificial de Google, tras leer 11.000 libros, la que ha compuesto esa poesía.

Está claro que esto no significa que, al menos a corto o medio plazo, IA System-003 vaya a compartir estantería en las bibliotecas con Federico García Lorca o Miguel Hernández, al igual que, por ejemplo, las recetas propuestas por IBM Chef Watson, el sistema de IBM que gracias a machine learning se “inventa” nuevos platos, vayan a ser capaces de arrebatarles sus estrellas Michelín a los grandes restauradores del mundo. Sin embargo, esto sí que sirve para demostrarnos que las máquinas son capaces de aprender cada vez más cosas, y que con dichos conocimientos también son capaces de desarrollar un mayor abanico de actividades. ¿Es ilusionante o da un poco de miedo? No sé, puede que un poco de ambas cosas…

 

 

Imagen: Oldiefan

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!