Conecta con nosotros

Noticias

¿Qué está pasando en el COITT?

Publicado el

Voto

Aunque, por norma general, los colegios profesionales no suelen saltar a la palestra de la opinión pública, en ocasiones se producen circunstancias que llevan a que sus nombres suenen mucho más de lo que es habitual. Esto es lo que está ocurriendo estas últimas horas con el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos de Telecomunicación (COITT), tras el pronunciamiento del Tribunal Superior de Justicia de Madrid con respecto a sus últimas elecciones, celebradas el año 2015. Un proceso electoral puesto en duda desde antes incluso de llevarse a cabo las votaciones, y que hoy el TSJ de Madrid ha declarado nulo.

Para entender lo ocurrido, hay que conocer tanto los antecedentes, como las irregularidades denunciadas por varios miembros del COITT, entre los que se encuentra Jorge de la Torre, principal candidato en aquellas elecciones para suceder a José Javier Medina, actualmente en el cargo. La candidatura de De la Torre, que defendía un cierto recambio generacional en la cúpula del colegio frente a un inmovilismo que, en su opinión, limitaba la capacidad de adaptación del colegio a los nuevos tiempos, presentó una carta ante el entonces Secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (Setsi), Víctor Calvo- Sotelo en el que se le solicitaba “proceda a la intervención urgente que reconduzca el proceso electoral para que el mismo se pueda llevar a cabo de una manera democrática, limpia, sin implicados en delitos y sin sombras de ninguna duda“.

La referencia a las implicaciones en delitos y la mala gestión, así como la falta de imparcialidad, se basaban en los siguientes puntos:

  • En una elecciones anteriores, celebradas por la Asociación Española de Graduados e Ingenieros Técnicos de Telecomunicación (AEGITT), dependiente del COITT, se impidió votar a 58 de sus miembros mediante una suspension cautelar de su participación en la asociación, suspensión que fue retirada solo un día después de las elecciones.
  • La persona elegida para presidir la mesa electoral fue Tomás Pastor, que formaba parte de la candidatura de Medina, por lo que su imparcialidad al frente de la misma, y de las responsabilidades asociadas, quedaba seriamente en entredicho.
  • El año 2013, el Ministerio de Industria reclamó a COITT la devolución de 155.000 euros que habían recibido, en el contexto del Plan Avanza, para destinar a formación. El Colegio llevó esta reclamación a la justicia, lo que se zanjó con una sentencia de la Audiencia Nacional en la que se ratificó el criterio del Ministerio y se exigió al colegio el pago de la deuda, más las costas judiciales y los intereses de demora.
  • En la venta de su anterior sede, el colegio ocultó intencionadamente a la parte compradora que, sobre el inmueble, pesaba una orden de derribo. Así, una sentencia judicial de 2015 obligó al COITT al pago de 2,3 millones de euros a la parte compradora. Y, al no producirse el pago de dicha cantidad, el juzgado de Primera Instancia Nº 3 de Madrid ordenó el embargo de la sede oficial actual, sita en la calle General Moscardó 33 de la capital.

La respuesta obtenida a dicha carta, no obstante, fue que el ente público carecía de competencias, y les instaba a recurrir a la vía judicial. Así, y en base a las grandes irregularidades que, finalmente, se vivieron en el proceso electoral, ese grupo de colegiados optó por denunciar las mismas. Y es que, además de asignar la presidencia de la mesa a un miembro de una de las listas, se denunciaba que esta solo permaneciera abierta durante dos horas de la jornada electoral, y que se exigiera que la solicitud de voto por correo se hubiera solicitado casi un mes antes del proceso. Unos plazos que chocan con lo ocurrido a posteriori. Y es que, si de la Torre obtuvo 89 de los 112 votos presenciales, el escrutinio total se retrasó casi 15 días y, con la suma del voto por correo (algunos de ellos, también irregulares), Medina fue declarado ganador del proceso electoral.

Dos años después de estos sucesos, la justicia ha dado la razón a los demandantes, declarando nulo dicho proceso electoral, lo que abre las puertas a la repetición de las mismas, y sitúa la figura de Medina en una posición particularmente incómoda, y facilita la posibilidad de que De la Torre decida volver a presentarse, esta vez en un proceso electoral que debería estar sujeto a la supervisión por parte de algún organismo independiente y que certifique su legalidad. En MuyComputerPro hemos intentado hablar con el departamento de prensa del COIPP, pero no ha sido posible contactar con ellos. Sí que hemos podido hablar con Jorge de la Torre que, sin duda, se muestra satisfecho por la sentencia del TSJ, si bien no adelanta cuáles serán sus próximos pasos. Sí que ha mostrado su interés en compartir su opinión, sobre la situación del COITT y la sentencia, con los lectores de MuyComputerPro, y que por su interés reproducimos a continuación:

En 2015 presentamos candidatura para la gestión del COITT con el objetivo de modernizar la institución e iniciar un nuevo tiempo con un modelo de gestión actualizado, disruptivo y abierto, que aporte soluciones a los retos de actualización tecnológica, orientación y mejora de las carreras de una profesión relevante en la transformación digital que está viviendo la sociedad, que necesitamos impulsar con creatividad, eficiencia y cercanía.

Tenemos un colegio profesional con una estructura obsoleta e ineficiente, lastrada por lustros de endogamia, personalismos en la gestión y clientelismo, que consumen los recursos y fondos, alejado de los jóvenes graduados e ingenieros técnicos, de casi nula utilidad para cerca del 80% de los colegiados, que no participa en las elecciones.

Tras un complejo proceso electoral en el que la candidatura proclamada en 2015 tuvo deserciones, con miembros que no llegaron a cumplir su compromiso de tomar posesión por lo vergonzante de la situación.

Dos años más tarde, esta sentencia nos satisface en la medida que evidencia hasta dónde puede llegar la obsesión de los que han profesionalizado la elección representativa para mantener sus privilegios, a costa de un colectivo.

Sin duda, este es un nuevo paso que ilusiona a gran número de compañeros que demandan un colegio profesional moderno, que aporte un contexto de desarrollo profesional acorde a los tiempos que vivimos y el futuro digital que ya fluye entre nosotros.

Por el momento, los tribunales aún tiene que pronunciarse sobre cuestiones pendientes, que deseamos sean positivos para renovar el COITT y permita iniciar su andadura de futuro.

La pelota está ahora, sin duda, en el tejado del actual equipo directivo del Colegio, que se ve cada día más cercado tanto por las causas judiciales todavía abiertas, como sobre su propia legitimidad, una vez que el proceso por el que fue elegido ha sido declarado ilegal. Desde luego, lo que resulta indiscutible es que la imagen del COITT queda seriamente manchada por lo ocurrido y, en mi opinión, solo un cambio en su equipo directivo podría solucionar ese problema. No obstante, seguiremos intentando contactar con el departamento de prensa del colegio para, si es posible, recabar la opinión del equipo de Medina y, especialmente, cuándo y en qué condiciones se repetirá el proceso electoral, y si tiene intención de presentarse al mismo.

Con informaciones de: elEconomista (1), (2) y (3), El Confidencial (1) y Panorama Audiovisual (1)

Imagen: Pixabay

Click para comentar

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!