Conecta con nosotros

Noticias

Intel avanza en el desarrollo de los FPGA con Stratix 10 SX

Intel inicia la comercialización de sus chips Intel Stratix 10 SX FPGA, la única familia FPGA de gama alta con un procesador quadcore ARM Cortex-A53 integrado.

Publicado el

Intel Stratix 10 SX FPGA

Primero con la compra de Altera y después con la celebración del primer encuentro para desarrolladores centrado específicamente en FPGA, Intel ha dejado  muy claro que su apuesta por los integrados programables FPGA (Field Programmable Gate Array) no es algo puntual. Muy al contrario, el gigante tecnológico ha visto muy claro que este tipo de chip es el más adecuado para un sinfín de dispositivos y usos, todos ellos muy directamente relacionados con las tecnologías que ya están llegando, así como a las que todavía les falta un poco para pasar a formar parte de nuestro día a día.

Así, la compañía ha dado un paso muy importante al iniciar la comercialización de sus chips Intel Stratix 10 SX FPGA, la única familia FPGA de gama alta con un procesador quadcore ARM Cortex-A53 integrado. Hablamos de unos encapsulados con densidades superiores a un millón de elementos lógicos (MLE), alto rendimiento y muy baja latencia, combinados con la flexibilidad que ofrecen este tipo de chips.

Una combinación que los convierte en una solución ideal para muchos de los desafíos a los que se enfrentan los diseñadores de los dispositivos de los que dependerán, de manera crítica, las infraestructuras del futuro. Y es que al integrar FPGA con un procesador ARM, Intel Stratix 10 SX FPGA proporciona una solución ideal para sistemas y redes 5G, informática segura para aplicaciones militares, virtualización de funciones de red (NFV) y aceleración de procesos en centros de datos.

En el caso de las redes virtualizadas, en las que el funcionamiento del componente físico debe responder de distinta manera según los ajustes lógicos de la misma, Intel Stratix 10 SX FPGA puede gestionar adecuadamente, de manera constante, el flujo de datos de alta velocidad, al mismo tiempo que, gracias a la baja latencia de los procesadores ARM, se mantiene un control constante de todas las rutas de datos, de conformidad con los parámetros que definan su topología y que, recordemos, pueden cambiar en cualquier momento.

Por otra parte, la aceleración por hardware que ofrecen los integrados FPGA con microprocesador de ARM, sumado a su rapidísimo tiempo de respuesta (es decir, su muy baja latencia), los convierten en el aliado ideal para aplicaciones y servicios que deben ofrecer la mayor seguridad. Y, es que reducir sustancialmente el tiempo de proceso permite establecer sistemas que empleen medidas más seguras, ya que estas no penalizarán el rendimiento global por encima de lo que resulta aceptable. Y, además, su alta capacidad para adaptarse a tareas muy concretas, optimizando su funcionamiento de cara a las mismas, lo convierte en la mejor opción para dispositivos que están por venir y en los que el rendimiento sea un elemento clave.

«Con Intel Stratix 10 SX FPGA, Intel reafirma su compromiso total con los dispositivos FPGA SoC que combinan núcleos ARM integrados y flexibles con FPGA de alto rendimiento«, dijo Reynette Au, vicepresidente de marketing de Intel Programmable Solutions Group. «Ahora ofrecemos un amplio conjunto de opciones para los clientes que necesitan procesadores y FPGA, con ofertas de dispositivos en las familias FPGA de gama baja, gama media y de gama alta«.

Los mejores cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!