Conecta con nosotros

Opinión

Cómo me convertí en (ingeniera) DevOps

Publicado el

ingeniera

Soy ingeniera DevOps. Eso significa tener un perfil versátil y controlar varios lenguajes de programación. Pero ¿cómo he llegado hasta aquí? Sobre todo, teniendo en cuenta que, en mis años de universidad, ni se estudiaba ni se impartía formación en conocimientos necesarios para ser DevOps.

Principalmente, siendo autodidacta. Aunque en principio no era el área en la que estaba especializada, la curiosidad y el interés personal han sido importantes a la hora de elegir este desarrollo profesional. Desde siempre me ha gustado “cacharrear” en mi tiempo libre, poniendo en práctica cosas que he ido aprendiendo, intentando descubrir cosas nuevas… A veces la motivación está en las cosas más mundanas. Mi madre tenía una enorme biblioteca y había que ponerle orden, así que cree una base de datos a modo de “biblioteca virtual” y eso me permitió profundizar en Python Django. Por eso creo que los estudiantes deberían aprovechar estos años de formación para explorar cosas más allá del proyecto curricular. Pueden coger algún servidor económico e ir haciendo pequeños proyectos. OVH, por ejemplo, tiene convenios con algunas universidades para ofrecer servidores gratuitos y que así los estudiantes puedan ir practicando e ir haciendo sus primeras aplicaciones.

También podemos aprender “jugando”. Tenemos muchos recursos disponibles gratuitamente. Con Linux, sin ir más lejos, podemos crearnos nuestros propios contenedores y desplegar aplicaciones sencillas. Si además se tienen conocimientos de algunos lenguajes (como Phyton) o plataformas (como Docker) encontraremos más fácil nuestro trabajo en un gran número de proyectos.

Pero, más allá de esta adquisición de conocimientos técnicos y habilidades, en mi caso había un reto añadido a la hora de convertirme en ingeniera de DevOps: soy mujer. Y todos sabemos que no hay muchos referentes femeninos en el mundo de la tecnología.

Soy mujer, ¿hasta dónde voy a poder llegar?

Ada Lovelace, la primera mujer programadora, es uno de mis referentes. Sin embargo, como ella, hay muchas mujeres en la sombra en el sector tecnológico, de las que no se suele conocer su trabajo y que nos sirven de inspiración en el día a día. Cuando eres mujer y te quieras dedicar a la tecnología, a veces surge la duda de ¿hasta dónde voy a poder llegar?

Por eso, sigue siendo necesario que haya más referentes femeninos en el mundo de la tecnología y en puestos de responsabilidad. Iniciativas como Girls in Tech o Code First Girls son muy importantes para dar visibilidad a las mujeres en tecnología: sirven para empoderarla, pero también para normalizar su presencia en el ámbito tecnológico, y no poner ni ponernos límites.

Todavía nos encontramos con muchas barreras externas, muchas veces por herencia cultural y de educación, como la asociación de determinados roles y profesiones por género. Un ejemplo de esos límites lo podemos encontrar en un estudio que se hizo en la plataforma de código abierto, GitHub: se demostró que cuando las mujeres publicaban bajo el anonimato o el uso de nombres masculinos sus contribuciones eran mejor valoradas que cuando lo hacían con nombres femeninos.

Evidentemente, en el camino para convertirte en ingeniera en DevOps también hay que superar otros retos. Algunos son derivados de las exigencias del puesto y el proyecto concreto. Los ingenieros DevOps tenemos que aunar diferentes disciplinas, abstraernos de cómo va a ser usado el sistema posteriormente, analizar cómo montarlo para que sea eficiente para tu aplicación… Y a veces trabajamos en desarrollos que suponen mucha responsabilidad (por ejemplo, en una aplicación que tiene que soportar miles de peticiones de usuarios y que no puede fallar en picos de demanda como el Black Friday).

Precisamente para superar todos estos retos cobra especial importancia el perfil de DevOps. Es una figura que ha aportado autonomía a los equipos de desarrollo pues, al tener conocimientos sobre sistemas, ayuda a simplificar los procedimientos y genera menos dependencia interdepartamental. A su vez, aporta al área de Sistemas eficiencia debido a que, al estar más implicado en el código y el desarrollo, suele conocer el alcance y la necesidad de las aplicaciones con detalle.

Marta Valls

El trabajo en equipo y la comunicación constante son fundamentales para la eficiencia de los proyectos y por ello el papel del DevOps es clave en compañías tecnológicas como OVH, donde la innovación es fundamental y el entorno de trabajo es muy dinámico, con necesidades nuevas constantemente. DevOps es un perfil cada vez más demandado, lo que debe servirnos como un aliciente más para formarnos en este campo.

 Marta Valls, Python Backend Developer en OVH.

 

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!