Conecta con nosotros

A Fondo

Silicon Valley y el teletrabajo: del mejor todos juntos al quédate siempre en casa

Publicado el

Si el teletrabajo funciona, ¿por qué volver a juntar a cientos o miles de personas en un campus empresarial? Esta es la pregunta que en las últimas semanas parece haber estado planeando sobre los consejos directivos de las principales empresas de Silicon Valley. Responderla no parece en todo caso sencillo. Porque mientras algunas como Twitter o Facebook parecen tener muy claro teletrabajar de forma permanente representa el futuro, para otras como Microsoft o Google, en el no acudir nunca al centro de trabajo puede haber más peligros que ventajas.

El debate no nuevo. El teletrabajo, abanderado de la industria tecnológica durante décadas, comenzó a ser visto de forma sospechosa hace unos años. En 2013, a los pocos meses de haber sido presentada como nueva CEO de Yahoo!, Marissa Mayer decía esto sobre esta forma de trabajar: «para convertirnos en el mejor lugar de trabajo, la comunicación y la colaboración tienen que ser importantes, por lo que necesitamos trabajar todos juntos. Es por eso que resulta vital que todos estemos en la oficina».

MCPRO Recomienda

Estudio sobre ciberseguridad en la empresa española ¡Participa en nuestra encuesta y gana!
Garantiza la continuidad de tu negocio en el nuevo entorno de teletrabajo ¡Descárgate la guía!
Cloud computing: adopción, inversión y desafíos en la empresa ¡Descárgate el informe!

Poco después, HP se manifestaba en una línea muy similar, y aunque el teletrabajo no se prohibía de forma explícita, desde luego no se recomendaba. En un comunicado, sus directivos afirmaban lo siguiente: «reconocemos que en el pasado pudimos haber pedido a ciertos empleados que trabajaran desde casa, por diversas razones. Pero ahora tenemos que crear una mayor cultura de la participación y la colaboración, y cuantos más empleados entren en la oficina, mejor compañía seremos».

Ya en 2017, IBM comenzaba una política en la que «animaba» a sus teletrabajadores a reincorporarse a sus oficinas, después de años en la que la compañía se había manifestado como una de las máximas defensoras del trabajo a distancia.

Los tiempos cambios por supuesto y la tecnología que hace posible el trabajar de forma remota hoy en día, poco tiene que ver con la que habilitaba el trabajo a distancia hace tan solo pocos años. Veamos qué planteamiento tienen ahora las principales compañías tecnológicas.

Twitter

Twitter abrió la veda. El pasado 12 de marzo la compañía dirigida por Jack Dorsey anunció que permitiría que muchos de los empleados que así lo desearan podrían pasar a teletrabajar de forma permanente.

Tal y como manifestó un portavoz de la plataforma a la agencia Afp, no había que darle más vueltas: «Si nuestros empleados tienen una función y una situación que les permite trabajar desde casa y quieren hacerlo indefinidamente, permitiremos que sea posible» aseguró, para acto seguido explicar que «de lo contrario, nuestras oficinas los recibirán calurosamente con ciertas precauciones adicionales cuando estimemos que no será peligroso regresar allí».

Días después de este comunicado, Jack Dorsey hizo extensiva la misma medida a los empleados de Square, la otra startup fundada por el CEO de Twitter, y que facilita que pequeños comercios y freelancers puedan convetir sus teléfonos en un TPV de forma sencilla.

Facebook

Como Facebook no quiere ser menos que Twitter, la empresa de Mark Zuckerberg anunció esta misma semana que se sumaba al teletrabajo permanente.

En una conferencia telemática con sus empleados, el CEO de la red social explicó que la compañía «va a abrir de manera agresiva la contratación remota», en un primer momento en Estados Unidos y Canadá, lo que permitirá a la empresa reclutar nuevos talentos que anteriormente no se plantearían trasladarse a una gran ciudad, mientras que ofrecerá a sus actuales trabajadores la opción de teletrabajar de forma permanente.

Los planes de la plataforma sin embargo van más allá. Según las estimaciones de sus directivos, en los próximos 10 años aproximadamente  el 50% de la plantilla de la compañía podría trabajar a distancia, mientras que la ocupación de sus oficinas se mantendrá a un 25% hasta que no haya una cura efectiva contra el COVID-19.

Otro dato interesante es que desde la compañía explicaron que los salarios que se pagan en la compañía no serían los mismos para aquellos que decidiesen teletrabajar, ya que se ajustarían a su ciudad de residencia. El motivo es que buena parte de los altos salarios que pagan estas multinacionales está directamente relacionado con el altísimo coste de la vida en Silicon Valley, donde el alquiler de un piso se ha convertido en inasumible incluso para profesionales con muy buenos sueldos.

Microsoft

Aunque es probable que otras compañías sigan el camino que empiezan a dibujar Twitter y Facebook, ni mucho menos todas lo tienen tan claro. Uno de los que de forma más contundente se han pronunciado en contra, no es otro que Satya Nadella.

El CEO de Microsoft ha afirmado en este sentido, que convertir el teletrabajo en algo permanente, podría tener consecuencias serias a nivel psicológico y social. Trabajar de esta forma, indica, «supone sustituir un dogma con otro dogma» a la vez que asegura que las videoconferencias no pueden sustituir el auténtico contacto personal.

El directivo se pregunta además si el hecho de que los empleados pasen a trabajar a distancia de forma permanente, puede servir también para ocultar problemas que sin lugar a dudas se producen en el puesto de trabajo, como puede ser el burn out, a la vez que se rompen lazos en un entorno que no solo es de trabajo, sino también de conexión con la comunidad. En el caso de Microsoft, la compañía ha diseñado una política de trabajo a distancia por la cual facilita que todos sus empleados puedan teletrabajar hasta finales del próximo mes de octubre.

Google

Otra de las empresas que no tienen nada claro lo de trabajar siempre a distancia es Google. En una reciente entrevista, Sundar Pichai explicó que por el momento la multinacional no se plantea grandes cambios en su forma de trabajar y que de hecho, valora muchos de los aspectos que tiene el poder trabajar de forma presencial en una oficina.

«¿Cómo de productivos seremos cuando diferentes equipos que normalmente no trabajan juntos tengan que reunirse para un brainstorming, o juntarse para ser más creativos?» se pregunta el máximo responsable de la empresa. Pese a que como muchas otras empresas, en las oficinas de los de Mountain View se está trabajando con una capacidad máxima del 30%, la compañía se encuentra inmersa en un proceso de adquisición de nuevos espacios para campus que no va a verse afectado.

En este sentido, no solo está previsto que se amplíe el campus de Mountain View, sino que se han dado los primeros pasos para la construcción de un nuevo campus en San José, un complejo de oficinas en Nueva York y la instalación de un complejo similar en Londres.

Apple

Apple es el claro ejemplo de que trabajar a distancia no es siempre la mejor idea. Como otras empresas tecnológicas, los de Cupertino se han visto en la necesidad de permitir que buena parte de su plantilla comience a trabajar a distancia para mantener las medidas de seguridad e higiene que exige la pandemia.

La medida, puesta en marcha a principios del pasado mes de marzo no tardó sin embargo en mostrar los primeros problemas. Un informe filtrado a The Wall Stree Journal, explicaba que en una compañía en la que gran parte de lo que se trataba era secreto y vivía obsesionada con posibles filtraciones, teletrabajar podía convertirse en un serio problema.

Así en las primeras semanas, muchos trabajadores comenzaron a quejarse de no podían acceder a sistemas internos cruciales para su trabajo, debido a las estrictas medidas de seguridad que rigen en Apple y que también afectaban a los empleados externos. Y es que pese a que la empresa anima a muchos trabajadores a continuar sus actividad profesional a distancia, muchos ingenieros siguen acudiendo regularmente al campus, ya que ningún producto que no haya sido lanzado de forma oficial puede «abandonar» las instalaciones.

Amazon

Amazon se enfrenta a dos realidades diferentes. Por un lado, la compañía se ha visto obligada a contratar a miles de nuevos empleados para dar respuesta a una demanda exponencial.

A la vez, debido a que en algunos de sus centros logísticos se han reportado casos de COVID-19, se ha visto obligada a tomar medidas de protección extraordinarias, instalando por ejemplo cámaras térmicas en la entrada de sus principales centros.

Por otro lado y siguiendo las recomendaciones de los expertos, ha facilitado que quien así lo desee pueda teletrabajar hasta principios del próximo mes de octubre. No obstante y a diferencia de otras compañías, la de Bezos no obliga a nadie a trabajar de forma remota y mantiene abiertas sus oficinas para todos aquellos que quieran desarrollar su actividad de forma presencial, poniendo en marcha las medidas de seguridad adecuadas.

Periodista tecnológico con más de una década de experiencia en el sector. Editor de MuyComputerPro y coordinador de MuySeguridad, la publicación de seguridad informática de referencia.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!