Conecta con nosotros

Noticias

Así es Fugaku, el superordenador japonés que quiere ganar la batalla al COVID-19

Publicado el

Superar la barrera de exaFLOP. Ese es el ambicioso objetivo que persiguen algunos de los centros de supercomputación más importantes del mundo. Y aunque la carrera está más reñida que nunca, si nada se tuerce a última hora parece que será el «RIKEN Center for Computational Science» de Japón, que con un nuevo superordenador que ha sido bautizado como «Fugaku», entrará en la historia.

Fugaku es además uno de los proyectos más ambiciosos en los que Fujitsu se ha embarcado en los últimos años. La multinacional asiática ha comunicado esta semana que ya ha entregado todos los componentes necesarios para completar la instalación, por lo que se espera que el ordenador pueda comenzar a procesar por encima del exaFLOP a principios del año que viene.

MCPRO Recomienda

Estudio sobre ciberseguridad en la empresa española ¡Participa en nuestra encuesta y gana!
Garantiza la continuidad de tu negocio en el nuevo entorno de teletrabajo ¡Descárgate la guía!
Cloud computing: adopción, inversión y desafíos en la empresa ¡Descárgate el informe!

La construcción de Fugaku dio sus primeros pasos en diciembre de 2019 y una vez finalizada, contará con un despliegue que superará los 400 racks. En total Fugaku contará con 158.976 procesadores, cada uno de los cuales cuenta con 48 núcleos a 2,2 GHz. En estos momentos, el superordenador que ya se ha puesto en marcha de forma parcial, ofrece un rendimiento estable que se sitúa en torno a la mitad de su máximo potencial.

Uno de los elementos más interesantes del ordenador japonés es que no utiliza GPU’s sino que cuenta con procesadores ARM construidos a medida y diseñados desde cero para dar respuesta a las exigencias de la computación de alto rendimiento. En este sentido este «equipo» es único: todas las computadoras que forman parte del ranking Top500 y aquellas que quieren superar el exaFLOP utilizan GPUS’s de alto rendimiento. No incluir elementos como unas GPU’s realmente intensivas en consumo energético ya he ha valido a los japoneses encabezar el Green500, el ranking que premia a los desarrollos tecnológicos más comprometidos con el medio ambiente.

Pero mientras la construcción del superordenador llega a buen puerto, el RIKEN Center ya ha empezado a poner las capacidades de Fugaku a prueba para entre otras cosas, derrotar al COVID-19. Actualmente están en marcha varios proyectos que incluyen la investigación de características concretas del virus, la identificación de posibles moléculas con las que desarrollar un tratamiento eficaz o distintas proyecciones sobre el impacto socio-económico que podría tener la enfermedad. El japonés se une así a otros proyectos de investigación encabezados por el CERN o IBM y con los que colabora para encontrar cuanto antes los mejores resultados.

El principal «competidor» que puede torcer los planes de Fugaku es AURORA, una supercomputadora de la que os hablamos hace un año y que según Intel también será capaz de romper la «mítica barrera» en algún momento de 2021. AURORA se presenta como el el mayor centro de computación diseñado por el gobierno de Estados Unidos y su principal función será la de servir a la Administración Pública en tareas como el análisis preciso del clima a través de la construcción de nuevos modelos predictivos.

Periodista tecnológico con más de una década de experiencia en el sector. Editor de MuyComputerPro y coordinador de MuySeguridad, la publicación de seguridad informática de referencia.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!