Conecta con nosotros

Noticias

Huawei podría solucionar las restricciones comerciales de EE. UU. aunque siga Trump

Publicado el

Huawei

Huawei, como medio mundo incluyendo la mayor parte de la industria tecnológica, espera que la etapa de Donald Trump pase tan rápido como llegó y el mundo no se enfrente con un presidente «reelegido»… aún peor que en su primer cuatrienio.

Si gana Joe Biden como auguran las encuestas, aunque no se espera una revolución en aspectos económicos, se da por segura que otra forma de hacer política se instaure en la Casa Blanca y al menos -en lo que nos afecta aquí- se rompa la dinámica de ‘guerra comercial’ con China que no solo está afectando a Huawei si no en general a toda la industria de la tecnología.

MCPRO Recomienda

Transformación Digital en España 20 casos de éxito en 2020
Descubre cómo las empresas se reinventan tras la pandemia ¡Descárgate la guía!
Tendencias de inversión TIC en 2021 ¡Descárgate el informe!

Más allá de política y unos resultados de las presidenciales estadounidenses impredecibles por el sistema de sufragio indirecto que allí impera, Huawei se prepara para un futuro más autónomo. El Financial Times informa que Huawei está planeando una superfábrica de chips en Shanghái que fabricaría todos los componentes de su negocio principal, que no es el de móviles si no la infraestructura de telecomunicaciones.

Sería administrado por un socio, el Centro de I + D de CI de Shanghai respaldado por la ciudad (y probablemente por el gobierno chino) y comenzaría por procesos antiguos de 45 nm para pasar a los 28 nanómetros en 2022, suficientes para fabricar chips para televisores inteligentes y dispositivos de Internet de las cosas. En 2022, tendría capacidad de fabricar chips en procesos de 20 nm para aprovechar su hardware celular 5G.

La teoría es que con estos números, la capacidad ilimitada de producción y un arsenal de chips, Huawei podría mantener funcionando su negocio de hardware de telecomunicaciones con relativamente pocas interrupciones. Si bien sus primeros chips quedarían rezagados tecnológicamente con respecto a sus rivales internacionales, podrían ser lo suficientemente buenos para el mercado nacional hasta que Huawei pudiera mejorar sus diseños.

Y ello para el negocio de infraestructura de red porque en otros terrenos Huawei va mucho más avanzado. Hace ya dos años presentó un chip para alimentar sus servidores en un esfuerzo por impulsar su incipiente negocio de computación en nube. El chipset para servidores de Huawei es el Ascend 910, está fabricado en procesos tecnológicos de 7 nanómetros y está destinado a centros de datos masivos.

Smartphones de Huawei

El plan de futuro de Huawei no incluye a su negocio de teléfonos móviles, un segmento que necesita lo último y lo mejor para ser competitivo. Y ahora mismo Huawei no lo puede ofrecer, ni en hardware ni en software por el bloqueo impuesto de uso del Android de Google. La semana pasada veíamos las consecuencias en los datos de venta de móviles, con una grave caída de cuota de mercado del 20 al 14% en el tercer trimestre de 2020.

Huawei aún puede recurrir a aliados fuera de USA como SMIC para obtener chips de teléfono más modestos, pero es probable que reduzca sus ofertas de teléfonos una vez que se agoten los suministros existentes para la gama alta. Todo ello forma parte del Plan B, ya que Huawei espera un cambio de régimen en los EE. UU. que acabe con una guerra comercial que perjudica a toda la industria tecnológica.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!