Conecta con nosotros

Noticias

Griezmann deja a Huawei por colaborar con China para identificar uigures

Publicado el

Huawei

El futbolista del FC Barcelona Antoine Griezmann ha roto con Huawei después de que se hiciese público que la compañía había colaborado en el desarrollo de un sistema de identificación facial para el gobierno chino con el que se podía identificar a miembros de la etnia de religión musulmana Uigur. Griezzmann ha comunicado su decisión a través de un comunicado publicado en su cuenta oficial de Instagram.

Griezmann ha declarado que «después de las fuertes sospechas, según las cuales Huawei habría contribuido a desarrollar una alerta uigur a través de un software de reconocimiento facial, anuncio que termino de forma inmediata mi colaboración con esta sociedad. Aprovecho para invitar a Huawei a no solo negar estas acusaciones, sino a tomar lo antes posible acciones concretas para condenar esta represión en masa y utilizar su influencia para contribuir al respeto de los derechos humanos en la sociedad«.

MCPRO Recomienda

Transformación Digital en España 20 casos de éxito en 2020
Descubre cómo las empresas se reinventan tras la pandemia ¡Descárgate la guía!
Tendencias de inversión TIC en 2021 ¡Descárgate el informe!

Esta decisión llega después de que el Washington Post hiciese público hace unos días, tras conseguir acceso a datos de un documento interno con información de la vigilancia mediante Inteligencia Artificial en China y firmado por representantes de Huawei, que la compañía colaboró en 2018 con Megvii, una empresa dedicada al desarrollo de tecnología de reconocimiento facial, en la prueba de un sistema de videocámaras con Inteligencia Artificial. Estas cámaras  son capaces de escanear caras humanas en grupos de gente y realizar diversas estimaciones sobre las personas que tienen dichos rostros. Entre los datos que son capaces de averiguar están su edad, etnia y sexo.

En concreto, Huawei se encargó entre otras cosas de probar estas cámaras, dotadas de un software de reconocimiento facial que podía enviar avisos de la presencia de uigures a las autoridades. Los miembros de esta minoría étnica, de religión musulmana, han sido detenidos masivamente en los últimos tiempos en el país. El documento, que se encontró en la web de Huawei, se retiró poco después de que el diario estadounidense hiciese pública esta información.

Además de las pruebas, según el documento, Huawei también se habría encargado de colaborar en su desarrollo, proporcionando los servidores, cámaras, infraestructura de computación en la nube y otras herramientas necesarias para su funcionamiento. Desde estas pruebas, que según parece tuvieron lugar hace un par de años y permitían incluso tomar capturas de imagen en tiempo real y analizar archivos de vídeo, Huawei y Megvii han anunciado tres sistemas de vigilancia que utilizan tecnología de ambas. Se desconoce si alguno emplea esta técnica de reconocimiento facial.

Tanto Huawei como Megvii han reconocido que el documento es auténtico, aunque Glenn Schloss, portavoz de Huawei, ha declarado al Washington Post que «es solo una prueba y no ha llegado a ser una aplicación en el mundo real. Huawei solo proporciona productos de propósito general para este tipo de pruebas. No proporcionamos ni algoritmos ni aplicaciones«. Desde Megvii también han declarado que los sistemas que desarrollan no están diseñados para localizar o etiquetas grupos étnicos.

Mientras, varios funcionarios chinos han declarado que dichos sistemas ponen de manifiesto el avance tecnológico del país, y que su uso generalizado puede ayudar a los servicios de respuesta ante incidencias de China y a mantener segura a la población. Pero para los defensores de derechos humanos, son una señal del control social que China buscaría aplicar. Con él conseguiría un sistema para identificar a los miembros de la sociedad que no fuesen de su agrado y de luchar contra los disidentes.

Pero el miedo de a lo que estos sistemas pueden llevar no se queda aquí. Los investigadores en Inteligencia Artificial, además de los mencionados defensores de derechos humanos, están preocupados porque el desarrollo de la tecnología y su normalización podría llevar a su expansión por el mundo, a medida que las autoridades de otros países busquen sistemas más rápidos y automatizados para detectar la presencia de miembros de minorías étnicas que no les gusten, o que consideren problemáticas.

Huawei y Megvii son dos de las tecnológicas chinas más destacadas, y los funcionarios las han declarado líderes en el impulso nacional para alcanzar el máximo nivel en el desarrollo de la Inteligencia Artificial. Mientras tanto, ambas se han enfrentado a bloqueos y sanciones por parte de las autoridades de Estados Unidos, que alegan que representan una amenaza de seguridad para EEUU y/o que han contribuido al régimen de opresión a minorías de China. Megvii es una de las ocho empresas que han sufrido sanciones por esto último.

Redactora de tecnología con más de 15 años de experiencia, salté del papel a la Red y ya no me muevo de ella. Inquieta y curiosa por naturaleza, siempre estoy al día de lo que pasa en el sector.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!