Conecta con nosotros

Noticias

La escasez de chips causa estragos en multitud de sectores: de la automoción a los electrodomésticos

Publicado el

La escasez de chips causa estragos en multitud de sectores: de la automoción a los electrodomésticos

Entre los efectos menos visibles del coronavirus hay uno que está causando estragos en no pocos sectores, que van desde el de automoción al dedicado a la fabricación de electrodomésticos: la escasez de chips. Además de los que ya sufren sus consecuencias hay otros sectores preocupados por el problema, como el de la aviación, que según Business Insider pronto podrían comenzar a sufrir sus efectos si no termina a corto plazo. Los chips, presentes en todo desde la conectividad Bluetooth hasta los sistemas de detección de choque, no solo se utilizan en la fabricación de ordenadores, videoconsolas y monitores. Están presentes en todo tipo de equipamiento y sectores.

Esta escasez comenzó ya antes de la pandemia, y desde entonces su situación no ha mejorado. Al contrario, ha ido a peor y ha ocasionado ya problemas tan serios que han desembocado en fallos en la cadena de suministros y en la paralización y cierre de fábricas. Y está empezando a impactar con fuerza en muchos sectores. Lo peor es que todavía no se atisba su final a corto plazo. Algunos, como Lisa Su, CEO de AMD, no ven una mejora antes de mediados de este año.

MCPRO Recomienda

Transformación Digital en España ¡Participa y envíanos tu caso de éxito!
Tendencias de inversión TIC en 2021 ¡Descárgate el informe!

Tanto Ford como Fiat Chrysler han parado la producción en algunas de sus fábricas. Mientras, otros fabricantes de coches, como General Motors, Mazda, Subaru, Nissan o Volkswagen, han reducido el número de coches que fabrican. Mientras tanto, el aumento de la demanda de vehículos que ha ocasionado la pandemia ha empeorado la situación en el sector de la automoción. En total, se espera que solo este trimestre se fabriquen 700.000 coches menos en todo el mundo, y la situación es tan preocupante en automoción que el sector podría perder nada menos que 61.000 millones en 2021 como consecuencia de la escasez de chips.

Los fabricantes de ordenadores y periféricos fueron de los primeros en avisar de la situación, y ya en la primavera de 2020 los fabricantes de chips empezaron a avisar de un aumento de la demanda, a medida que los estudiantes empezaron a tener que seguir sus clases a distancia y muchos trabajadores empezaron a teletrabajar. Esto hizo que la demanda de ordenadores portátiles se disparase, lo que sumado a la escasez de chips llevó a que fabricantes como HP o Dell sufran las consecuencias y tengan problemas de suministro. Pero no solo de chips. También de paneles para pantallas.

La escasez en equipos se extiende también a los PCs de alta gama, con problemas también para encontrar GPUs. Las hay, pero por la escasez tienen un precio mayor del que tenían antes de comenzar los problemas de suministro de chips. Los fabricantes de consolas también están teniendo problemas. Sony ya avisó en su reunión de comunicación de resultados de este mes que están teniendo problemas para la fabricación de más unidades de su consola PlayStation 5. Nintendo, que fabrica la Switch, y Microsoft, fabricante de la Xbox, también tienen problemas de suministro.

A la vista de la situación, que la guerra comercial entre China y Estados Unidos no contribuye precisamente a suavizar, algunas tecnológicas han comenzado hace ya unos meses a hacer acopio de chips. Huawei es una de ellas, y aunque en su caso se le unen las restricciones que le impuso la ya extinta Administración Trump, ante la situación comenzó a almacenar chips el pasado verano. Apple, que comenzó a sentir los efectos de la escasez de chips el pasado noviembre, y puede que en unas semanas se haga sentir tanto que la fabricación de smartphones experimente un freno notable, ha hecho lo mismo.

Por otra parte, el sector de los electrodomésticos, que a lo largo de los últimos años se ha vuelto cada vez más «inteligente», ya cuenta con chips integrados hasta en los microondas, y su escasez puede llevar también a una rebaja en el número de electrodomésticos inteligentes fabricados. Esto, sumado a un aumento de la demanda, puede causar no pocos problemas al sector: desde electrodomésticos agotados sin fecha de renovación hasta una acumulación de los encargos de consumidores, que puede que tengan que esperar varios meses por sus electrodomésticos.

Los problemas ocasionados por la escasez de chips no parece que vayan a detenerse en estos sectores, ya que también pueden afectar al transporte. Sobre todo al aéreo, y a pesar de que muchas aerolíneas están retrasando la compra de nuevos aciones por la pandemia, todo apunta a que en cuanto termine la pandemia, la situación cambiará con rapidez en cuanto las personas puedan volar con normalidad de nuevo.

La demanda de vuelos es probable que se dispare a un ritmo sin precedentes, ya que una de las cosas que más echamos de menos desde que todo empezó es viajar, tanto para visitar a la familia como por ocio. Por tanto, el sector espera una demanda de nuevos aviones sin precedentes, y si la escasez de chips no termina para entonces, los problemas de suministro se extenderán a la aviación.

Redactora de tecnología con más de 15 años de experiencia, salté del papel a la Red y ya no me muevo de ella. Inquieta y curiosa por naturaleza, siempre estoy al día de lo que pasa en el sector.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!