Conecta con nosotros

Noticias

Analizamos el HP Victus 16: potente y asequible

Publicado el

HP Victus 16

El HP Victus 16 se perfila como un portátil para gaming que, ciertamente, resulta bastante curioso, y no solo por su diseño, que es tan discreto que esconde a la perfección su espíritu gaming, sino también porque tiene un formato y un peso que, ciertamente, se salen de lo que estamos acostumbrados a ver dentro de su categoría.
Podemos decir que, en líneas generales, el HP Victus 16 es un portátil para gaming que posiciona directamente dentro de la gama media económica, y que busca ofrecer un valor interesante en relación precio-prestaciones. Para maximizar ese valor, este portátil se centra en aquellas claves que de verdad importan, y omite otras que son más bien secundarias y que, por tanto, son fácilmente prescindibles.
HP Victus 16
En este sentido, uno de los «sacrificios» más importantes que nos encontramos está en los materiales con los que se ha fabricado el HP Victus 16. Obviamente no es el único, también hemos encontrado carencias en otros aspectos como la conectividad y la movilidad, pero al final lo importante es que las virtudes del HP Victus 16 superan claramente a esos puntos mejorables.
No quiero adelantaros nada más, ya que tenemos por delante un extenso análisis que leer, y por ello os invito a que os pongáis cómodos. Antes de empezar queremos agradecer a HP España la cesión temporal de una unidad del HP Victus 16, ya que sin ellos no habría sido posible este análisis.
HP Victus 16

HP Victus 16, primer contacto: Valor sin grandes sacrificios

Ya os hemos adelantado que el HP Victus 16 es un portátil de gama media económica, y con todas sus consecuencias. Esto quiere decir que no debemos esperar una calidad de construcción premium, de hecho ocurre todo lo contrario ya que estamos ante un equipo que viene fabricado íntegramente en plástico, un material barato a la par que resistente.
HP Victus 16
Debo decir que me gusta la línea angulosa del HP Victus 16, con trazos totalmente rectos y un acabado poderosamente minimalista que, al final, se erige en una terminación atemporal que nunca pasará de moda.
HP Victus 16
Su sobriedad y elegancia contrasta con lo que venimos viendo en otros portátiles similares, incluso dentro de su mismo rango de precios, y cuenta con un teclado que no pasa desapercibido, tanto por la serigrafía como por el acabado anguloso de sus teclas, que se mantienen fieles al «lenguaje» de diseño del equipo. La almohadilla táctil no desentona y tiene un tamaño considerable, aunque se encuentra inclinada un poco hacia la izquierda, algo que es comprensible porque el HP Victus 16 integra un pad numérico en el extremo derecho.
El teclado cuenta con un sistema de retroiluminación LED en color blanco cuya intensidad podemos regular, aunque no es personalizable. En cualquier caso, es un añadido de valor ya que da un toque estético bonito al HP Victus 16, y al mismo tiempo tiene un papel funcional indiscutible, ya que nos permitirá trabajar sin problemas incluso en lugares donde la iluminación ambiental sea nula.
HP Victus 16
La pantalla tiene un tamaño de 16,1 pulgadas y unos bordes bien perfilados (la proporción pantalla-cuerpo es del 84%, según HP), aunque la estructura en la que se integra y la bisagra presentan una solidez estructural mejorable, ya que se mueven con facilidad y la pantalla también presenta oscilaciones visibles incluso al hacer algo tan simple como abrir el portátil.
Si escribimos haciendo pulsaciones intensas, es decir, con fuerza, el tambaleo de la pantalla también resulta apreciable por las vibraciones, aunque por suerte no notamos zonas blandas en el teclado ni en la almohadilla táctil, así que podemos decir que no es nada grave, especialmente teniendo en cuenta que hablamos de un portátil de gama media económica construido en plástico. No obstante debemos tenerlo en cuenta, ya que al final determina la calidad global del equipo.
La pantalla que monta el HP Victus 16 utiliza un panel de grado IPS, lo que se traduce en unos ángulos de visión muy buenos en 178 grados, y tiene resolución 1080p, una configuración que, ciertamente, está perfectamente equilibrada con la tarjeta gráfica que trae, una GeForce RTX 3050 Mobile. Dicha tarjeta gráfica ha venido configurada con un TGP muy generoso, nada más y nada menos que 75 vatios. Esto, unido a su CPU Core i7-11800H de 45 vatios, nos ayuda a entender por qué el HP Victus 16 pesa 2,49 kilogramos.
HP Victus 16
En efecto, el HP Victus 16 es un portátil bastante grande y voluminoso, lo que significa que no es una opción ideal para llevar con nosotros a diario, especialmente si tenemos que recorrer grandes distancias a pie, pero lo compensa utilizando componentes potentes en sus variantes de alto rendimiento.
El apartado multimedia está bastante conseguido, no solo por la calidad de la pantalla, que raya a un buen nivel desde el principio (siempre teniendo en cuenta la gama en la que se ubica el HP Victus 16), sino también porque incluye una webcam con resolución HD que cumple en videoconferencias, y por el sistema de sonido Bang & Olufsen y los dos altavoces que integra.

HP Victus 16: Especificaciones

HP Victus 16

  • Portátil gaming fabricado en plástico (utiliza materiales reciclados).
  • Pantalla de 16,1 pulgadas de tipo IPS con resolución de 1.920 x 1.080 píxeles y una proporción al cuerpo del 84% (bordes reducidos).
  • Tasa de refresco de 60 Hz y un brillo de 250 nits. Reproduce el 45% del espacio de color NTSC
  • Procesador Intel Core i7-11800H con TDP de 45 vatios. Suma 8 núcleos y 16 hilos a 2,3 GHz-4,6 GHz, modo normal y turbo, basado en la arquitectura Willow Cove (serie Tiger Lake).
  • GPU integrada Intel UHD Xe con 32 unidades de ejecución.
  • Tarjeta gráfica dedicada GeForce RTX 3050 Mobile con TGP de 75 vatios. Utiliza el núcleo gráfico GA107 en 8 nm, tiene 2.048 shaders a 1.057 MHz-1.740 MHz, modo normal y turbo, 64 unidades de texturizado, 32 unidades de rasterizado, 16 núcleos RTX para trazado de rayos y 64 núcleos tensor para acelerar IA y DLSS. Su bus es de 128 bits y viene con 4 GB de GDDR6 a 12 GHz.
  • 16 GB de memoria DDR4 configurada en doble canal a 3.200 MHz.
  • Unidad SSD PCIE Gen4 x4 con una capacidad de 512 GB.
  • Teclado de tipo chiclet con retroiluminación LED en color blanco. Incluye teclado numérico.
  • Almohadilla táctil de gran tamaño.
  • Cámara frontal integrada con resolución HD.
  • Conectividad Wi-Fi 6 y Bluetooth 5.0.
  • Tres puertos USB 3.2 Gen1 Type-A, un conector USB 3.2 Gen1 Type-C compatible con DisplayPort 1.4, una salida HDMI 2.1, un conector RJ-45, jack de 3,5 mm para auriculares y micrófono y un lector de tarjetas SD.
  • Sistema de sonido Bang & Olufsen con dos altavoces y tecnología HP Audio Boost.
  • Matriz de micrófonos integrados.
  • Batería de 70 Wh compatible con recarga rápida, que permite cargar hasta un 50% de la batería en 30 minutos.
  • Software OMEN Gaming Hub preinstalado, que nos permite controlar varios ajustes clave del sistema y visualizar el estado del mismo.
  • Sistema operativo preinstalado: Windows 11 en la unidad que hemos probado.
  • Medidas y peso: 37 x 26 x 2,35 cm, 2,46 kilogramos.
  • Precio: 898 euros el modelo analizado.

HP Victus 16, nuestra experiencia

HP Victus 16
Nada más sacar el HP Victus 16 de la caja mi primera impresión fue buena, sobre todo por el diseño del equipo que, francamente, me ha gustado bastante. Este portátil tiene un lenguaje de diseño muy original que consigue darle un toque verdaderamente diferente. Su línea angulosa, la distribución y la serigrafía del teclado y el enfoque minimalista que utiliza, más propio de un portátil para trabajar que de un equipo para jugar, hacen que el HP Victus 16 quede bien en cualquier sitio, y esto desde luego es un punto a su favor.
Las sensaciones que transmite al tacto son las propias de una terminación en plástico, así que nada que objetar en este sentido ya que tenemos que contextualizar el análisis dentro del rango de precios en el que posiciona el HP Victus 16, un equipo que, con la configuración que hemos probado, cuesta solo 898 euros. Sin embargo, cuando lo abrimos notamos al instante un tambaleo muy marcado en la pantalla, algo que ya os hemos comentado en nuestro primer contacto.
No es nada preocupante porque, como ya os he comentado anteriormente, la solidez estructural que presenta el HP Victus 16 es, salvando ese detalle, buena. No he notado ningún punto débil en el resto de las partes clave del chasis, y ni siquiera pulsando las teclas y la almohadilla táctil con fuerza he tenido sensación alguna de fragilidad en ese sentido. Con esto claro, saltamos a hablar de la pantalla. Los bordes de la pantalla son bastante delgados, y esto nos permite disfrutar de una experiencia más inmersiva, tanto trabajando como jugando.

El panel que monta el HP Victus 16 es de grado IPS. Esto se deja notar en unos ángulos de visión perfectos en 178 grados, y encaja a la perfección con la tarjeta gráfica que monta, una GeForce RTX 3050 Mobile. Dicha tarjeta gráfica está diseñada para ofrecer un rendimiento óptimo en FullHD, así que no es casualidad que el HP Victus 16 tenga una resolución de 1.920 x 1.080p. La calidad de imagen en general es buena, pero la reproducción del color que tiene el modelo que hemos probado resulta mejorable.
Con el teclado no he tenido ningún problema, de hecho ha ocurrido todo lo contrario. El tamaño de las teclas es bueno, tienen un tacto suave, una superficie plana y la separación entre ellas está debidamente equilibrada. El recorrido por pulsación es de 1,7 mm, lo que significa que disfrutaremos de una buena experiencia incluso si escribimos durante varias horas, y la fuerza de actuación no es elevada. En general, HP ha hecho un trabajo excelente con el teclado del HP Victus 16, y la almohadilla táctil no desentona en absoluto.
HP Victus 16
Haciendo un uso básico del equipo nos encontramos con un funcionamiento bastante silencioso, y la verdad es que el HP Victus 16 no llega a ser demasiado ruidoso ni siquiera cuando le pedimos el máximo rendimiento. Esto es positivo, pero al mismo tiempo es lo que esperaba, ya que estamos ante un equipo voluminoso y con un peso considerable que integra una tarjeta gráfica de gama media, cuyo TGP es de solo 75 vatios, mientras que el procesador tiene un TDP de 45 vatios.
Matizo lo anterior de una forma sencilla. No es lo mismo montar esos dos componentes en un equipo de menos de 2 kilogramos y con un tamaño de pantalla de 14 pulgadas que hacerlo en uno de 16 pulgadas con un peso de 2,46 kilogramos. En el segundo tienes más margen de maniobra, tanto por espacio interno como por capacidad para montar un sistema de refrigeración más potente.

El rendimiento que ofrece el HP Victus 16 con Windows 11 es excelente, tanto en lo que respecta a los tiempos de encendido y de apagado como en la respuesta y la fluidez de las aplicaciones básicas, y también de la apertura de archivos, fotos, vídeos y documentos. Con este tipo de cargas, el equipo es también muy silencioso, como ya hemos comentado anteriormente.
La calidad del sonido es un aspecto que merece una mención especial, y es que el HP Victus 16 viene con unos altavoces de calidad y esto se deja notar en todos los sentidos, tanto en la reproducción de contenidos multimedia como de juegos. Sí, esto quiere decir que podremos disfrutar de una buena experiencia sin tener que ponernos auriculares. Están por encima de la media que podemos encontrar dentro de la gama en la que se ubica el HP Victus 16.

Como podemos ver, la RTX 3050 Mobile del HP Victus 16 tiene un TGP de 75 vatios.


En cuanto a conectividad, el HP Victus 16 cumple de sobra con todo lo que necesitará cualquier usuario medio, aunque la verdad es que echo de menos la presencia de al menos un conector Thunderbolt. De nuevo no es un detalle grave, pero es algo a tener en cuenta.

HP Victus 16: Rendimiento en pruebas sintéticas

El HP Victus 16 monta un procesador Intel Core i7-11800H. Dicho chip está fabricado en el nodo de 10 nm SuperFin de Intel, utiliza la arquitectura Willow Cove, lo que significa que es capaz de ofrecer un alto IPC, y tiene un total de 8 núcleos y 16 hilos. Su rendimiento en monohilo tan bueno que puede superar al Ryzen 7 3700X en CPU-Z, y queda muy cerca de este en multihilo. Podéis ampliar las imágenes haciendo clic en ellas.

En Cinebench R23 el Intel Core i7-11800H que monta el HP Victus 16 vuelve a conseguir un resultado muy positivo en monohilo, y se sitúa en el nivel que cabría esperar. Sin embargo, en multihilo tenemos un resultado sorprendente, ya que queda casi al mismo nivel que el Core i9-9880H. No es un mal resultado, pero debo decir que esperaba una puntuación mejor.
En este caso, creo que ha influido el comportamiento del modo turbo que tiene el Intel Core i7-11800H, ya que funciona de una manera menos agresiva que en otros procesadores y tiende a mantener las temperaturas en unos valores más equilibrados, con oscilaciones que van desde los 78 hasta los 100 grados. Con esto quiero decir que no se mantiene siempre en valores muy elevados, y esto afecta a las frecuencias máximas de trabajo, y al rendimiento final. En cualquier caso, tenemos un buen rendimiento medio.

Saltando a la prueba PassMark tenemos puntuaciones muy buenas en rendimiento CPU y SSD, y buenas en 3D y en memoria. Esto confirma que el HP Victus 16 es, en definitiva, un PC gaming bastante capaz, aunque esto es solo un aperitivo, y sobre ello profundizaremos más adelante en nuestras pruebas de rendimiento en juegos.

Terminamos con el rendimiento del SSD, y la verdad es que el resultado me ha sorprendido para bien. La velocidad de lectura secuencial que alcanza la unidad que monta el HP Victus 16 es muy alta, y su rendimiento en escritura secuencial no está nada mal. Con todo, hay que tener en cuenta que su capacidad es de solo 512 GB, y que tendremos que tener cuidado con los juegos que vamos a instalar, ya que algunos como Red Dead Redemption 2, por ejemplo, ya ocupan casi 120 GB.
A modo de ejemplo os digo que con los juegos que he instalado para este análisis, y con el resto de pruebas y las actualizaciones, apenas quedaban 90 GB de espacio libre.

HP Victus 16: Rendimiento en juegos

Pasamos ahora a ver el rendimiento del HP Victus 16 en juegos, y nos encontramos con un resultado bastante positivo. Este equipo es capaz de mover cualquier juego actual en 1080p y calidades máximas o muy altas, dependiendo del consumo de memoria de cada título. Este detalle es importante, ya que la GeForce RTX 3050 Mobile que monta viene con 4 GB de memoria gráfica.
A día de hoy, 4 GB de memoria gráfica son más que suficiente para jugar con garantías a casi todos los juegos actuales, pero en algunos casos tendremos que reducir un poco la calidad gráfica para no exceder el máximo de memoria disponible.
Como hemos dicho, la GeForce RTX 3050 Mobile que monta el HP Victus 16 está configurada con un TGP de 75 vatios, lo que significa que alcanza frecuencias máximas de trabajo más altas que otras versiones con un TGP menor. Consume más, pero también ofrece un mayor rendimiento, y esto se ha notado mucho en nuestras pruebas.






Como podemos ver en las gráficas adjuntas, incluso en juegos tan exigentes como Red Dead Redemption 2, configurado con la máxima calidad posible que nos permite el juego al contar con 4 GB de memoria gráfica, disfrutaremos de una experiencia totalmente fluida con 1080p nativos, y podremos ganar un poco de fluidez activando el DLSS de NVIDIA.
Todos los títulos que hemos probado han funcionado con total fluidez en la RTX 3050 Mobile que monta el HP Victus 16, incluso títulos como Cyberpunk 2077 y Ghostwire Tokyo. En Wolfenstein Youngblood los 4 GB de memoria gráfica fueron un pequeño quebradero de cabeza, ya que con el juego configurado en calidad ultra me saltaba el aviso de falta de memoria, aunque podía jugar sin experimentar ningún problema. Al activar el DLSS con dicha configuración de calidad, el juego se quedaba bloqueado, así que en el resto de pruebas tuve que bajar a calidad alta.
A pesar de que la RTX 3050 Mobile es una tarjeta gráfica de gama media económica, puede mover títulos en 1080p con trazado de rayos activo, todo un logro que, unido al DLSS, nos permite disfrutar de Ghostwire Tokyo con trazado de rayos manteniendo una media de 65 FPS (con el DLSS en modo rendimiento), y de Cyberpunk 2077 en ultra y con trazado de rayos activado en todo sus esplendor con medias de 29 FPS. Si reducimos un poco la calidad gráfica podemos estabilidad 30 FPS.

Temperaturas, frecuencias y autonomía del HP Victus 16

HP Victus 16
El Intel Core i7-11800H que monta el HP Victus 16 está diseñado para ofrecer un alto nivel de rendimiento, pero como anticipamos tiene un modo turbo menos agresivo de lo esperado, y esto se deja notar en las temperaturas de trabajo que alcanza.
Tiene picos máximos dentro de lo esperados, pero solo duran un instante, y durante toda la carga de trabajo su temperatura va oscilando entre los 76 grados y los 97 grados. En ningún momento hemos tenido problemas de estabilidad, y los ventiladores no llegan a molestar ni siquiera con el equipo a plena carga.

La GeForce RTX 3050 Mobile se mantiene en unos valores muy buenos. La temperatura máxima de trabajo que hemos registrado ha sido de 73 grados, una cifra que indica que no hay ningún problema de exceso de calor, ni siquiera cuando la GPU se encuentra sometida a una carga plena. Las temperaturas medias son incluso un poco mejores, como podemos ver en la gráfica adjunta.

Por lo que respecta a las frecuencias de trabajo, la GeForce RTX 3050 Mobile que utiliza el HP Victus 16 oscila bastante. En las pruebas que hemos realizado registró un mínimo de 1.650 MHz y un máximo de 1.882 MHz, con medias estables que rondaban entre los 1.695 MHz y los 1.732 MHz, dependiendo del juego utilizado.
Terminamos hablando de la autonomía. Con un uso básico, y reduciendo el brillo de la pantalla, podemos alcanzar entre 4 y 5 horas de autonomía máxima, este último en el mejor de los casos. Si hacemos un uso más intensivo la autonomía se reduce a un par de horas, y ejecutando juegos ronda una hora, aproximadamente. Son valores aceptables teniendo en cuenta el perfil del HP Victus 16.

Notas finales: Buen valor precio-prestaciones

HP Victus 16
El HP Victus 16 es un equipo bien perfilado que ofrece, en general, un valor bastante interesante en relación precio-prestaciones, sobre todo por el buen rendimiento que ofrece la GeForce RTX 3050 Mobile de 75 vatios que integra, y por el equilibrio que ha sabido dar HP a este equipo al acompañarlo de un Core i7-11800H, 16 GB de RAM y un SSD de alto rendimiento.
En materia del diseño, el HP Victus 16 también raya a un gran nivel. Me ha gustado mucho la línea del equipo y la estética. La calidad de construcción es buena para tratarse de un equipo fabricado en plástico, aunque como ya hemos dicho tiene matices mejorables, especialmente esa «tambaleo» excesivo de la pantalla. No obstante, el portátil compensa esa carencia con un teclado bien resuelto y cómodo, y con una almohadilla táctil que no desentona.
HP Victus 16
La movilidad no es el punto fuerte del HP Victus 16, ya que como hemos dicho se trata de un equipo voluminoso y de 2,46 kilogramos, y tampoco destaca por su autonomía, pero a cambio ofrece un funcionamiento muy silencioso y no presenta en ningún momento zonas demasiado calientes, lo que indica que HP ha hecho un buen trabajo con la refrigeración.
En el apartado multimedia tenemos una webcam que cumple, una pantalla con unos ángulos de visión perfectos en 178 que, sin embargo, peca de una representación del color mejorable, y un sonido de gran calidad que se sitúa por encima de la media. Haciendo una valoración global, y teniendo en cuenta el precio del HP Victus 16, creo que es una opción a tener en cuenta dentro de su gama, y de su rango de precios. No es perfecto, pero por su precio no podemos pedirle que lo sea.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!