Conecta con nosotros

Noticias

Proyecto Nimbus: la polémica alianza de Google con el gobierno de Israel

Publicado el

Un grupo de trabajadores de Google críticos con la alianza tecnológica con el gobierno de Israel

Google, de nuevo, en el punto de mira. Y esta vez debido a las críticas de un grupo de empleados contrarios a la firma de un contracto entre el gigante tecnológico y el ejército israelí. Empleados de origen judío, musulmán y árabe, entre otros, se han manifestado en sus respectivas oficinas repartidas por diferentes zonas de EEUU, como Nueva York, Seattle y Carolina del Norte, para mostrar su rechazo al Proyecto Nimbus. Un importante contrato de 1.200 millones de dólares que significa la alianza entre Google, Amazon y el gobierno y el ejército israelí.

Qué es el Proyecto Nimbus

Según informan medios estadounidenses, el objetivo de Nimbus es proveer por parte de Google inteligencia artificial avanzada y aprendizaje automático al gobierno israelí. Conocimientos de última generación que podrían servir a Israel para aumentar la vigilancia digital en los territorios palestinos ocupados. Además, dicho contrato también impediría que Google rechazara ofrecer servicios a entidades gubernamentales israelíes específicas, como las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), si éstas así lo requirieran.

Google se encuentra encantada con la firma de Nimbus, pese al rechazo de parte de sus empleados. Y así lo ha manifestado una portavoz de la compañía, Shannon Newberry: “Estamos orgullosos de que Google Cloud haya sido seleccionado por el gobierno israelí para proporcionar servicios de nube pública para ayudar a transformar digitalmente el país (…) el proyecto incluye hacer que Google Cloud Platform esté disponible para las agencias gubernamentales para las cargas de trabajo diarias, como finanzas, atención médica, transporte y educación”. Aunque ha querido dejar claro que “no está dirigida a cargas de trabajo altamente confidenciales o clasificadas”, como así dejan entrever los críticos del proyecto.

La histórica mala relación entre Israel -aliado de EEUU- y Palestina está, cómo no, en el fondo de la cuestión. Cuando Google anunció la puesta en marcha del Proyecto Nimbus, en mayo de 2021, la situación entre ambos países estaba en una de sus peores momentos de la última década. Con organizaciones mundiales de derechos humanos como Human Rights Watch y Amnistía Internacional criticando la actitud de Israel de estar provocando un absoluto “apartheid”.

Uno de los empleados y portavoces más críticos con el proyecto ha llegado a hacer todo un tour por las televisiones estadounidenses donde no ha dejado de criticar al gigante tecnológico en ningún momento: “En el momento en que se anunció este contrato, Google ha tenido un bloqueo muy estricto de la información y ha creado una cultura en la que es imposible tener algún tipo de transparencia como trabajador (…) ¿Para qué se está utilizando la tecnología? ¿Cuáles son los parámetros reales de este proyecto? ¿Qué vas a hacer con esta tecnología?”. Palabras que llegaron a poner en peligro el puesto del trabajador que, sin embargo, consiguió que 700 empleados de Google y 25.000 simpatizantes firmaran una petición exigiendo que Google asegurase de que éste continuara en su puesto. Finalmente, no fue despedido, pero sí abandonó Google por principios éticos y ambiente hostil.

El Proyecto Nimbus no es el primer proyecto polémico que sacude las relaciones de Google con sus empleados. Ya en 2018, el Proyecto Maven también levantó ampollas. En esta ocasión, se trataba de un contrato de Google con el gobierno para la vigilancia del Pentágono con drones. Docenas de empleados llegaron a renunciar al proyecto e incluso académicos criticaron esta colaboración, como el ex asesor de Stanford y cofundador de Google, Larry Page. La compañía finalmente dijo que no renovaría el contrato y publicó un conjunto de principios de IA destinados a servir como guías éticas.

Para sus detractores, Nimbus traiciona una de las políticas clave defendida por Google, la de “no recopilar y utilizar información para la vigilancia violando las normas internacionalmente aceptadas (…) así como no violar los principios ampliamente aceptados del derecho internacional y los derechos humanos». El anuncio del Proyecto Nimbus en 2021, y la oferta de Google para el proyecto de nube insignia del Pentágono de 9 mil millones de dólares, preocupa a algunos trabajadores que temen que la compañía expanda significativamente su colaboración con entidades con objetivo militar.

 

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!