SSD, almacenamiento ideal para informática móvil

SSD

Las unidades de estado sólido o SSD, se están convirtiendo en el estándar de almacenamiento para informática móvil por su utilización masiva en portátiles premium, Ultrabooks, convertibles o tabletas electrónicas.

Si los discos duros siguen dominando el mercado de servidores o PCs de sobremesa, por su gran capacidad y bajo coste, las ventajas de estas soluciones basadas en memorias flash NAND frente a ellos, son múltiples, comenzando por su menor ruido, emisión calorífica y consumo gracias a la ausencia de partes móviles. 

También su rendimiento con velocidades de transferencia de datos que en general triplican la entregada por los discos duros y permiten mejores tiempos de arranque del sistema operativo, en reinicios desde modos de suspensión o hibernación o en el acceso a aplicaciones.

Los nuevos formatos basados en memorias flash como mSATA con un tamaño similar al de una tarjeta de crédito o el Next Generation Form Factor (NGFF) aún más pequeño, permite crear equipos cada vez más delgados y ligeros, un aspecto esencial en informática móvil. Las soluciones M.2, almacenamiento con interfaz PCI-Express x2 o x4 y con soporte para instalar bancos de memoria a doble cara con opción de RAID, ofrecen modos de bajo consumo y que disminuyen éste en estado de inactividad en más de un 90 por ciento en comparación con las unidades de disco duro tradicionales (HDD).

Las nuevas generaciones de SSD clase empresarial facilitan su instalación por parte de los departamentos de TI para asegurar una mayor capacidad de gestión y un menor coste total de la propiedad (TCO). Además, protege los datos del acceso no autorizado, gracias a las prestaciones de seguridad de esta clase de unidades incluyendo el cifrado AES de 256 bit basado en hardware y los protocolos para gestión de claves Opal estándares en el sector.

Por otro lado, la bajada de precio de las memorias flash NAND, base de las SSD, está permitiendo rebajar el coste por GB de las soluciones basadas en almacenamiento sólido, en el que es el único aspecto donde los discos duros siguen siendo superiores.