Ya está disponible la memoria Intel Optane

Intel Optane

Ya está disponible la memoria Intel® Optane™, una soluciones que mejoran la velocidad y respuesta de los sistemas basados en la 7ª Generación de Procesadores Intel® Core™, permitiendo a los usuarios sacar más partido a sus equipos sin necesidad de sacrificar el valor y la capacidad de su disco duro.

Después del anuncio de la Intel® Optane™ SSD Data Center P4800X para centro de datos, el gigante del chip estrena sus memorias Intel® Optane™ en el mercado de consumo, con dos soluciones de 16 y 32 GB de capacidad de almacenamiento.

Se entregan en un factor de forma M.2 (22 x 80mm), con una interfaz PCIe NVMe 3.0 x2 y un gran rendimiento, con velocidades de transferencia de datos de hasta 1350 / 290 Mbytes por segundo en lectura/escritura secuencial. Aunque el rendimiento puede variar dependiendo del equipo donde se instale, la memoria de Intel podría:

  • Reducir a la mitad el tiempo de arranque del PC
  • Aumentar el rendimiento del almacenamiento hasta 14 veces
  • Aumentar el rendimiento general un 28%
  • Inicio de aplicaciones más rápido (por ejemplo, Outlook puede cargar hasta 6 veces más rápido)
  • La búsqueda de archivos es cuatro veces más rápida

optane_07

En la práctica, la memoria Intel® Optane™ es una nueva tecnología que, de manera asequible, acelera tu sistema. Esta solución combinada con un disco duro de alta capacidad de almacenamiento, ofrece alta velocidad y capacidad, actuando como unidad de caché rápida, entre el almacenamiento y la memoria.

Precio y disponibilidad de Intel® Optane™

Las memorias Intel® Optane™ están disponibles desde esta semana en el canal internacional en módulos de 16GB por 44 dólares y 32GB con precio recomendado de 77 dólares. Para utilizar Optane, necesitas una computadora con procesador Intel® Core™ “Kaby Lake”, sistema operativo Windows 10 de 64 bits. un slot M.2 2280 y una BIOS que soporte la tecnología Intel® Rapid Storage 15.5.

Intel ha publicado una lista de placas compatibles de todos los fabricantes, incluyendo ASUS, MSI y GIGABYTE. A lo largo de este año, fabricantes como HP comercializarán ordenadores nuevos equipados con esta tecnología, que también terminará llegando a los ordenadores portátiles.