Entendiendo el valor de la impresión en papel en pleno 2016

Actualmente nos encontramos en una etapa de fuerte digitalización de flujos de trabajo por parte de muchas empresas, un movimiento con el que se busca optimizar al máximo los entornos de trabajo y reducir los costes, pero en el que nos encontramos al mismo tiempo con una realidad clara, y es que la impresión en papel mantiene un protagonismo indiscutible en cualquier tipo de empresa.

Ese hecho es clave y sobre él se construyen los servicios de impresión gestionada de HP, en los que se apuesta por ofrecer esa dualidad que permita optimizar y digitalizar en la medida de lo posible el entorno de impresión de cualquier empresa, órgano o ente público, al mismo tiempo que se cubren las necesidades de impresión en papel de la misma, adoptando las medidas necesarias en cuanto a renovación de equipos, implantación, políticas de impresión, medidas de seguridad y seguimiento.

Transformación digital e impresión

Como anticipamos a pesar de que nos encontramos en una etapa clara de transición cada vez mayor hacia una digitalización documental la impresión en papel se mantiene como algo vital, un hecho sobre el que un reciente estudio de Quocirca ha arrojado algo de luz.

En el gráfico que acompañamos podemos ver las principales razones por las que diversas empresas de algunos de los países más importantes del mundo; Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania, mantienen la impresión en papel como un elemento central e imprescindible.

El principal es el requisito de firma física, y es perfectamente comprensible, ya que la seguridad que aporta una firma sobre papel acompañada de un sello oficial es algo muy extendido y valorado. Junto a esto se habla también de la preferencia del papel, de la mayor fiabilidad del mismo y de su preferencia por parte de clientes y proveedores.

22

La gráfica es contundente y se puede extender perfectamente a instituciones y entes públicos, así como a centros sanitarios y educativos.

Digitalización y papel

Con este panorama no hay duda de que la mejor apuesta que podemos hacer para maximizar la eficiencia de cualquier entorno de impresión pasa por recurrir a servicios de impresión gestionada basados en un modelo mixto centrado en la digitalización y el papel.

Gracias al mismo tendremos en formato digital todos o casi todos nuestros documentos, podremos trabajar con ellos y compartirlos en dicho formato, optimizaremos espacio y agilizaremos algunos procesos, pero al mismo tiempo tendremos un entorno de impresión eficiente, seguro y fiable.