Conecta con nosotros

Noticias

Nest, la apuesta de Alphabet por el hogar conectado

Publicado el

nest-alphabet

El pasado mes de agosto, el mundo de la tecnología se volvió patas arriba con el anuncio de una ingente e increíble reestructuración de Google, que implicaba desde cambios en su estructura empresarial interna como la creación de una empresa de mayor entidad (Alphabet) que sería el paraguas bajo el que funcionarían tanto Google, que adelgazaba y daba origen a numerosas compañías independientes a partir de varias de sus divisiones, como las empresas resultantes de ese adelgazamiento de la que hasta entonces era la matriz. Por supuesto, la más importante y relevante de las compañías que quedaban bajo Alphabet seguía siendo la propia Google, pero también había otra que con esta nueva estructura va a brillar con luz propia: Nest, empresa que Google compró por 3.200 millones de dólares hace casi un par de años. Dedicada a la fabricación y venta de dispositivos inteligentes para el hogar, ganó fama gracias a su termostato inteligente.

Nest tiene como CEO a uno de los creadores del iPod, Tony Fadell, y en la actualidad, además de su famoso termostato, comercializa además un detector de humo y Nest Cam, una cámara IP que no es otro dispositivo que la cámara creada por Dropcam, empresa que Nest compró hace año y medio por 555 millones de dólares. La compañía se encuentra en este momento desarrollando varios dispositivos, y, según recoge Re/Code, este año ha obtenido unos 450 millones de dólares de ingresos y ha tenido unos gastos operativos de 500 millones.

Por ahora no muestra unos indicios de ir a contar con un grado de crecimiento elevado en los próximos meses, algo que suele suceder con muchas startups, especialmente las que se dedican a sectores que están en una fase de crecimiento, como el de la domótica, en el que han empezado a competir no sólo startups, sino también grandes de la tecnología como Samsung o Apple. Además, no ha lanzado nuevos dispositivos desde su compra, lo que impide su crecimiento. En Nest achacan esta falta de novedades en hardware a su inversión en software, de cara a convertirse en el desarrollador del estándar de comunicaciones de la industria, ya que el sector no cuenta todavía con uno común.

Lo que sí ha crecido desde su compra es su personal, que se ha cuatriplicado. Esta misma semana, dos nuevos vicepresidentes se han incorporado a su plantilla. Por un lado, Jim Alkove, un directivo del área de empresas de Microsoft, que se encargará de temas de seguridad. Por otro, Nik Sathe, que hasta su entrada en Nest era el CTO de American Express y que en su día trabajó para Google, que llega para ocuparse de las apps y los servicios. Ambos se unen al resto de directivos de la compañía.

Entre ellos está Matt Rogers, el otro fundador de la empresa, que en la actualidad es su Vicepresidente y es el responsable del departamento de ingeniería, y que también trabajó en Apple, como uno de los responsables del iPhone. Greg Hu, otro veterano de Apple, que se encarga de Works with Nest, un programa desarrollado para convencer a los desarrolladores que trabajan en el desarrollo de dispositivos conectados y de aplicaciones para ellos, de utilizar la plataforma creada por Nest. El pasado mes de agosto, la compañía fichó a Ana Corrales, que hasta entonces era Vicepresidenta Senior en Cisco. Corrales es actualmente CFO y responsable de operaciones de la compañía.

Con esta nueva estructura empresarial, que coloca a Nest bajo el paraguas de Alphabet y no de Google como hasta ahora, Tony Fadell va a ganar sin duda en tranquilidad y fiabilidad, ya que desde la compra de la compañía se ha cansado de asegurar a sus clientes que Nest funciona de forma independiente y que los datos de sus clientes no pasan a Google. Ahora sí es claramente autónoma. Y curiosamente, sus ingresos provenientes de servicios podrían ser mayores en el futuro que los que obtenga por la venta de hardware. Según apunta un analista de SunTrust Robinson Humphrey, Nest está apostando por este segmento de la domótica, y cerrando acuerdos con compañías de energía y seguros, lo que le permitirá pasar de ingresar 450 millones este año al doble para 2017.

En julio, Apple retiró los productos de Nest de sus tiendas, una muestra de su estrategia en el campo de la casa conectada: trabajar sólo con empresas que fabriquen dispositivos compatibles con su plataforma, HomeKit. Un contratiempo para la compañía, que tiene además que competir con los dispositivos de otros fabricantes, que además muestran reticencias a asociarse con Nest en software, ya que suponen que en algún momento lanzará su propia gama de productos de hardware. Además, en el sector de los termostatos inteligentes ya hay otros modelos de otros fabricantes, como Ecobee y Honeywell, con termostatos inteligentes incluso más avanzados que los de Nest.

Nest está mejor posicionada en la actualidad en el segmento de cámaras IP, uno de los que más crece en domótica, pero hay competidores que le están empezando a comer terreno, por lo que no debe dormirse en los laureles. Si Nest no lanza pronto nuevos dispositivos hardware que satisfagan a los consumidores, perderá la posición de mercado con la que ha contado hasta ahora.

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!