Conecta con nosotros

Noticias

Soylent, esa empresa de comida “rara” que es ya un caso de éxito

Publicado el

Soylent

Soylent

Es posible que hayas escuchado, en alguna ocasión, hablar de Soylent Green, pues las referencias a dicho producto ficticio son comunes en cine y televisión. Lo que quizá no sepas es que, inspirándose en dicha referencia (si no conoces su origen, te lo explico al final de esta noticia) Rob Rhinehart, un emprendedor cuyo anterior proyecto había fracasado, decidió crear Soylent y repensar la alimentación. Sí, has leído bien. Su situación económica, después de su fallido proyecto, no era la mejor, y en esas circunstancias tomó consciencia de que, en su planteamiento actual, la comida tiene un coste demasiado alto en tiempo y en dinero. Tiempo para comprarla, cocinarla y, claro, comerla.

Así que, con la información sobre las necesidades nutricionales de una persona, se le ocurrió la idea de crear una especie de batido que aportara al organismo todo lo que necesita, que fuera más económico que una comida normal y, por supuesto, que se pudiera preparar en unos minutos. Quizá un poco al estilo de la papilla con la que se alimentaban todos los habitantes de Matrix que, en un determinado momento, eligieron la pastilla roja.

El plantemiento de Soylent no es, según su creador, sustituir la comida tradicional por su producto en todos los casos. La comida es un elemento básico para la vida, sí, pero también tiene un componente social, otro de placer y disfrute, un tercero de curiosidad personal… la propuesta de este emprendedor es sustituir las comidas que nos vemos obligados a hacer (pese a que no queremos), sea por falta de tiempo o de recursos económicos, por una bebida que se prepara en pocos minutos y que aporta al organismo todo lo que necesita, en un compuesto que además es mucho más sencillo y rápido de digerir que, por ejemplo, cualquier producto de comida rápida (adiós a las pesadas digestiones y al ardor de estómago).

Desde su lanzamiento, las ventas de Soylent no han parado de crecer. Las primeras unidades se agotaron antes incluso de llegar a producirse y, tras varios ajustes en la composición del producto (la versión más reciente es Soylent 2.0), las ventas logradas en 2015 multiplicaron por 3 las de 2014. Y ahora la empresa se plantea su salto a Europa para el año que viene. Por unos 320 euros al cambio actual (348 dólares) es posible adquirir cerca de 150 botellas, cada una de las cuales supone un aporte de 400 calorías, lo que sería suficiente para cubrir la media calculada de 2.000 calorías por adulto y día. Y, al venir ya preparado, no es necesario invertir tiempo ni en ir a hacer la compra (sólo se puede comprar a través de Internet) ni de preparar nada. En términos de eficiencia es, sin duda alguna, revolucionario. No obstante, habrá que esperar un tiempo para conocer los efectos a medio plazo de una dieta basada (parcial o totalmente) en este producto.

Sobre “Cuando el tiempo nos alcance” y “Soylent green”: Las calles de una distópica Nueva York están llenas de gente, de miseria y de hambre. Sólo una pequeña élite político-social tiene acceso sin limitaciones a cuanto necesita para llenar sus neveras. Neveras que, por otra parte, son sólo un recuerdo para los más ancianos de la ciudad. El resto de la población nunca ha llegado a conocerlas, y sólo se alimentan de dos productos desarrollados por una empresa llamada Soylent: Soylent Yellow y Soylent Red. Pero parece que la situación va a cambiar con el lanzamiento de un nuevo producto, Soylent Green, un compuesto a base de plancton… que quizá, en realidad, está hecho de otra cosa. Lo dejaremos en, como dijo en una ocasión Leela (Futurama) hablando del sabor de Soylent Green, –Varies from person to person–.

Imagen: Soylent

Click para comentar

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!