Conecta con nosotros

Noticias

Ya nadie quiere ser Square

Publicado el

square

¿Qué es peor que ser la primera empresa que apuesta por un nuevo producto, sin saber si va a funcionar o no? Seguir la estela de la misma e intentar hacer (más o menos) lo mismo, cuando aún no hay señales claras de que el planteamiento funciona. Eso es lo que le ha ocurrido a varias empresas que nacieron a la sombra de Square, un lector de tarjetas de crédito que, conectado a cualquier smartphone, lo convierte automáticamente en un sistema de cobro con tarjeta. La idea parecía tan buena que, en poco tiempo, aparecieron nuevas empresas con productos similares, con el denominador común de que su nombre siempre iba acompañado de la apostilla “El Square de…”. Por ejemplo Payfirma Corp., una empresa creada en Canadá por Michael Gokturk se convirtió, inmediatamente, en “El Square de Canadá”, como recuerda hoy Bloomberg.

Si la apuesta sale bien, tanto la empresa que ha abierto el camino como aquellas que la han seguido pueden tener un gran futuro, pero si todo ese castillo de naipes se ha construido sobre una mesa que cojea de una o varias patas, la situación se complica bastante. Y eso es lo que le ha ocurrido a varias startups que siguieron la estela de Square, que en noviembre tuvo una decepcionante salida a bolsa. En el caso de la Square canadiense, Payfirma, a mitades del año pasado y apostando por un gran crecimiento, multiplicó por dos el volumen de su plantilla (de 40 a 80 trabajadores). Pocos meses después, la canadiense se ha visto obligada a realizar un importante ajuste, despidiendo a treinta trabajadores, puesto que el cambio no se tradujo en un crecimiento del volumen de negocio.

Peor aún le fue a Powa Technologies Ltd., una empresa hecha a imagen y semejanza de Square pero en Reino Unido. En su mejor momento llegó a estar valorada en 2.700 millones de dólares, pero a principios de este año tuvo que declararse en bancarrota e iniciar un concurso de acreedores. Hoy en día la empresa ya es sólo una sombra de lo que fue, ha tenido que vender partes de la misma, despedir a 72 empleados, y aún así su futuro es claramente incierto.

Bastantes analistas coinciden en que las primeras valoraciones que se hicieron de Square fueron demasiado optimistas, y que fue su salida a bolsa lo que marcó el valor real de la misma, en base a la confianza que tienen los inversores en su modelo de negocio. Así, tanto la precursora como las startups que nacieron a su sombra, tienen ahora el difícil desafío de tener que reinventarse, visto que la idea inicial no ha funcionado tan bien como esperaban. Payfirma ha llegado a un acuerdo con CIBC (una de las principales entidades bancarias canadienses), gracias al cuál ésta ejercerá funciones de representación comercial de la empresa.

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!