Conecta con nosotros

Noticias

Fallece Robert E. Allen, CEO de la época más convulsa de AT&T

Publicado el

Robert E. Allen

Tras una vida entera dedicada al sector de las telecomunicaciones, Robert E. Allen, el que fuera CEO y presidente del consejo de administración de AT&T, ha fallecido con 81 años en un hospital de Nueva Jersey, según informa The Wall Street Journal. La causa de la muerte son las complicaciones médicas experimentadas por Allen a raíz de un infarto sufrido el pasado mes de enero, según las declaraciones públicas de su hijo, Jay Allen.

Allen, que se graduó en ciencias políticas en 1957, empezó a trabajar ese mismo año en Indiana Bell Telephone Co. (la compañía fundada por  Alexander Graham Bell y Gardiner Greene Hubbard en 1877) como supervisor de los responsables de atención telefónica de la compañía a sus clientes.

MCPRO Recomienda

Transformación Digital en España 20 casos de éxito en 2020
Descubre cómo las empresas se reinventan tras la pandemia ¡Descárgate la guía!
Tendencias de inversión TIC en 2021 ¡Descárgate el informe!

Su carrera profesional ya nunca se desvinculó de la empresa, que tras un periplo de fusiones desde sus mismos inicios, terminó convirtiéndose en American Telephone & Telegraph (AT&T). Casi 30 años después de su llegada a la compañía, alcanzó el cargo de presidente de la misma, de la mano del que fuera su mentor, James E. Olson, al tiempo que este se convertía en director y presidente de la junta. La muerte de OIson, dos años después, elevó a Allen a las posiciones que este había ocupado, responsabilidades que mantuvo hasta 1997, año en que abandonó la compañía tras un enfrentamiento con el consejo de dirección a cuenta de un plan de sucesión en la dirección de AT&T.

Durante sus años al frente del gigante de las telecomunicaciones, Allen tuvo que enfrentarse a un sector en un momento particularmente complicado, con algunas decisiones acertadas y otras que, por el contrario, son y serán recordadas como grandes errores. En este último grupo destacan las inversiones que llevó a cabo con el fin de introducirse en el sector de la informática, operaciones, todas ellas, que acabaron sin llegar a buen puerto, pero que supusieron un alto coste económico para la compañía. Su principal éxito fue el de saber adaptar la empresa en dos puntos clave: la adaptación a una creciente competencia en el sector, y la oportunidad de negocio que venía de la mano de la telefonía móvil y de Internet. Una integración que, no obstante, no fue sencilla, y cuya política de recorte de gastos supuso la eliminación de más de 100.000 puestos de trabajo.

 

Imagen: Agencia Reuters

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!