Conecta con nosotros

Noticias

Arregla Windows 10 con estas herramientas gratuitas (II parte)

Publicado el

Ayer te contábamos cómo sacar partido a alguna de las herramientas de Windows 10 para solucionar problemas en este sistema operativo. Sin embargo, es posible que pese a haberlas seguido, aún no hayas dado con la solución a tu problema concreto. En tal caso no te preocupes, puesto que en esta segunda entrega te presentamos más posibilidades, gracias a las que podrás hacer que tu sistema vuelva a funcionar como lo hacía al principio.

Evitar determinadas actualizaciones

Aunque, por norma general, las actualizaciones del sistema permiten solucionar problemas en el mismo, lo cierto es que en determinadas ocasiones puede ocurrir que un componente o dispositivo pueda dejar de funcionar. Esto se da especialmente con las actualizaciones de drivers que se añaden de manera habitual a las actualizaciones de Windows. El problema es que, aunque desinstalemos dicha actualización y solucionemos así el problema, Windows 10 volverá a descargarla e instalarla, por lo que estaremos en las mismas que al principio, solo que con una cierta sensación de frustración.

Para evitar este problema, Microsoft ofrece la herramienta wushowhide.diagcab, que puede descargarse gratuitamente de la página de soporte de Microsoft. Con ella, es posible desactivar la actualización de elementos concretos, así que solo será necesario detectar, en la lista que se mostrará, aquella o aquellas que se quieren eludir y, de ese modo, Windows Update ya no insistirá en descargarla e instalarla automáticamente.

Problemas de rendimiento

En ocasiones, el problema no es algo que afecte a un componente o a una función concreta del sistema, sino al rendimiento general del mismo. Y es que es cierto que, con el uso, los sistemas operativos se van degradando, pero también (y en mayor medida) ocurre que es el software que instalamos influye negativamente en el sistema. Para las ocasiones en las que ocurre esto, contamos con un gran aliado, que nos permite comprobar qué está pasando en nuestro ordenador en cada momento concreto. Y con esto me refiero a chequear que programas, procesos y servicios se están ejecutando.

Ese aliado no es otro que el Administrador de tareas, un clásico de Windows que, ya práctico desde los tiempos de XP, ha mejorado sustancialmente en las últimas versiones del sistema operativo, proporcionando más información al respecto. Y es que, con esta herramienta, podemos detectar, por ejemplo, qué programas se cargan automáticamente (y en ocasiones sin nuestro conocimiento) al iniciar el sistema. Para abrirlo pulsa simultáneamente las teclas Control, Alt y Suprimir y, en la pantalla azul que se mostrará, selecciona Administrador de Tareas.

Desde aquí podrás ver todos los programas en ejecución (también aquellos que “no se ven”). Si ves cualquier aplicación sospechosa, podrás cerrarla desde aquí pinchando en ella con el botón derecho y seleccionando “Cerrar tarea” en el menú contextual que se mostrará.

Además, en la parte superior de la ventana verás varias pestañas que te permiten, entre otras cosas, consultar información sobre el rendimiento general del sistema, y chequear qué programas se cargan automáticamente al iniciar Windows. Desde ahí mismo podrás configurar el sistema para que esto deje de ocurrir, y que solo se inicien las aplicaciones que tú quieras. De este modo, aunque te sorprenda, notarás un gran descenso en el tiempo de carga, y un mejor rendimiento general del sistema.

Volver a empezar

En ocasiones, el sistema y / o su rendimiento se han degradado tanto que, con diferencia, la mejor solución es formatear y reinstalar. Sin embargo, en muchas ocasiones ocurre que la herramienta de reinstalación de Windows 10 incluida en el sistema no solo reinstala Windows, sino también herramientas adicionales de terceros, que han sido incluidas ahí por los fabricantes de los dispositivos por colaboraciones comerciales. Así pues, reinstalar con esta herramienta no nos proporciona un entorno Windows “limpio”, sino que arrastra dicho software que, en no pocas ocasiones, tiene poco o nulo interés para los usuarios.

En estos casos, la mejor solución es descargar esta herramienta desde la web de soporte de Microsoft. Con la misma, es posible llevar a cabo una instalación limpia del sistema operativo, sin ninguno de esos añadidos tan comunes (recuerda realizar antes una copia de seguridad de todos tus datos y aplicaciones, pues todo se perderá en esta operación).

NOTA: Ojo, es importante, eso sí, realizar una comprobación de seguridad antes. Si el ordenador cuenta con algún hardware muy específico (por ejemplo para un componente muy particular, o para las teclas de función en los portátiles, por ejemplo), tendrás que visitar la página web de su fabricante para comprobar si puedes descargar los drivers y el software necesario para hacer funcionar los mismos tras las reinstalación.

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!