22 de febrero de 2018

MuyComputerPRO

Corea utilizará rayos X para comprobar el estado de las baterías

Corea utilizará rayos X para comprobar el estado de las baterías

Corea utilizará rayos X para comprobar el estado de las baterías
febrero 06
13:10 2017

Si hay algo por lo que, sin duda, Samsung recordará el ya pasado 2016, es por la enorme crisis que ha experimentado por culpa de las baterías de muchos dispositivos. Una baterías que, por ejemplo, han obligado al gigante coreano a retirar del mercado su Galaxy Note 7, un dispositivo que estaba llamado a ser uno de los grandes superventas del año pasado, y que terminó siendo retirado del mercado (incluyendo las unidades que ya se habían vendido), en una operación que costó miles de millones de euros a la tecnológica. Y ahora, con la lección aprendida (y las cuentas seriamente resentidas por dicha razón) toca hacer borrón y cuenta nueva, aprendiendo eso sí de la experiencia, y poniendo en marcha todas las medidas necesarias para que algo así no se repita.

Según informa hoy la Agencia Reuters, el propio gobierno de Corea del Sur quiere poner medidas para evitar nuevos incidentes de este tipo, y para lograrlo va a intensificar las regulaciones relacionadas con la producción de batería de iones de lítio, así como los controles e inspecciones a las que serán sometidos los procesos de producción y ensamblaje, y el funcionamiento de los dispositivos que estén equipados con las mismas. “Pedimos que la industria comparta nuestra opinión de que hacer esfuerzos para garantizar la seguridad es tan importante como el desarrollo de nuevos productos a través de la innovación tecnológica” dice el vicepresindente Coreano, Jeong Marn-ni, en una declaración pública sobre este asunto.

Y es que, como ya se esperaba tras múltiples investigaciones independientes, Samsung confirmó recientemente que sus propios estudios apuntan a las baterías como responsables de los problemas con el Note 7 y otros dispositivos. No obstante, lo que se deduce por parte de las comunicaciones del gobierno coreano, es que todas las empresas que se dedican a la producción de baterías de iones de litio, así como aquellas que integren las mismas en sus dispositivos (principalmente smartphones y tablets, pero también portátiles, smartwatches, etcétera) serán sometidas a las nuevas regulaciones e inspecciones de seguridad.

Además, el gobierno advierte de que permanecerá vigilante ante los esfuerzos de las empresas (principalmente de Samsung) por mejorar sus baterías y la seguridad de las mismas, realizando un seguimiento del proceso de diseño de las mismas, y explorando las unidades mediante rayos X para comprobar si el interior de las mismas (una vez ensambladas) ofrece los niveles de seguridad esperados. Por otra parte, también se plantea ampliar la lista de problemas con los dispositivos de los que sus fabricantes deben informar al gobierno, que podría alertar a los usuarios de errores de seguridad con los mismos, e incluso pedir a los ciudadanos que dejen de emplearlos, aún cuando el fabricante no haya iniciado alguna acción para repararlos o sustituirlos.

Ahora, claro, la gran pregunta es qué harán las tecnológicas como Samsung para evitar este problema. Ya te contamos, hace algún tiempo, que el sobrecalentamiento y la explosión de las baterías se debía a un efecto llamado embalamiento térmico. Y este, a su vez, está directamente relacionado con la reducción de los polímeros empleados para separar las celdas que componen las baterías, y que son los principales responsables de la regulación del tráfico de iones entre ánodo y cátodo. Lograr baterías más pequeñas y, a la vez, con más capacidad de carga, ha sido hasta hace poco tiempo la principal prioridad.

Ahora, todo apunta (especialmente lo de las inspecciones de las unidades mediante rayos X), a que se va a comprobar que el aislamiento entre celdas sea el adecuado, y que incluso se someta a las unidades a pruebas de sobrecalentamiento, uso intensivo en condiciones de calor, golpes, etcétera, para comprobar que, efectivamente, las baterías son totalmente seguras. Y lo que está claro, es que deberíamos empezar a ver cambios en este sentido a corto plazo, sin duda dentro de este 2017. Así, habrá que prestar especial atención a dos aspectos de las baterías de los próximos dispositivos de bandera de Samsung: su tamaño y su capacidad de carga. Si alguno de ambos aspectos (o ambos) ha disminuido frente a modelos anteriores, ya tendremos una pista muy clara sobre las medidas que se han adoptado para resolver el problema.

 

Imagen: National Nuclear Security Administration

Categorías
Share

About Author

José Buendía

José Buendía

Articulos relacionados

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!