Conecta con nosotros

Noticias

FACUA denuncia a Airbnb por no verificar la propiedad de las viviendas

Publicado el

A Airbnb se le acumulan los problemas en España. Con numerosas ciudades en pie de guerra contra la proliferación de pisos de alquiler turístico a través de su plataforma y otras similares, y tras sanciones como la de la Generalitat Velenciana por no estar inscrita en el registro de empresas, se ha descubierto que varias viviendas que se ofrecían para alquiler vacacional temporal en Barcelona no eran propiedad de quien las alquilaba.

En realidad se trataban de pisos que los arrendadores alquilaban a sus propietarios para después lucrarse alquilándolos a turistas a través de la plataforma. Por lo tanto, FACUA- Consumidores en acción ha decidido denunciar a la empresa Airbnb Marketing Services SL, con sede en Barcelona, ante las agencias catalanas de Consumo y Vivienda por no comprobar la propiedad de las viviendas que se ofrecen en alquiler en su plataforma.

Solo en los últimos días se han denunciado tres casos en la ciudad condal de personas que se dedicaban a realquilar viviendas, sin que los propietarios de las mismas tuviesen conocimiento de ello. Estos habían alquilado en su día sus propiedades a un inquilino que no les comunicó sus intenciones. Los turistas que alquilaban los pisos tampoco sabían que quien se los ofrecía no era en realidad su propietario, sino su arrendatario.

Según apunta FACUA en su denuncia, la Ley de Arrendamientos Urbanos, la 29/1994 de 24 de noviembre, establece que “el contrato no se podrá ceder por el arrendatario sin el consentimiento del arrendador” y “la vivienda arrendada sólo se podrá subarrendar de forma parcial y previo consentimiento escrito del arrendador”. Al parecer, en ninguno de los casos detectados se ha cumplido esto.

Además, FACUA ha comprobado que en Airbnb se puede abrir un perfil falso y subir un anuncio de una vivienda cualquiera, aunque no sea propiedad de quien la sube. Al parecer, Airbnb no comprueba su identidad ni si la vivienda es suya. Tampoco revisa, en caso de que quien la ofrece sea una persona que la tiene alquilada, que cuenta efectivamente con el consentimiento del propietario. Ni siquiera si la vivienda tiene las características que dice tener en el anuncio. La organización considera inadmisible que Airbnb no compruebe la identidad de las personas que abren un perfil ni verifique que los anfitriones puedan alquilar las viviendas, y ha solicitado la apertura de dos expedientes sancionadores a la empresa.

En los casos detectados en Barcelona se ha utilizado el mismo modo de actuación. Un hombre de origen ruso-chileno afirmaba llegar a la ciudad a pasar unos meses y alquilaba las viviendas directamente a sus dueños. Después publicaba un anuncio en Airbnb ofreciendo los pisos a los turistas que querían visitar Barcelona.

La primera denuncia la hizo la dueña de un piso de la zona de La Barceloneta, que descubrió por casualidad que su piso se alquilaba a turistas que pagaban entre 200 y 350 euros por noche por pernoctar en ella. Por supuesto, ella no sabía nada. Reclamó a Airbnb, que únicamente la ofreció una mediación con el anfitrión. Esta mujer tuvo finalmente que alquilar su propia casa a través de la web para después cambiar la cerradura. Quien alquilaba su piso no era el inquilino que trató con ella, por lo que se sospecha que todo es obra de una red que se dedica al realquiler de pisos en Airbnb.

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!