Conecta con nosotros

Noticias

WhatsApp pone a los desarrolladores contra las cuerdas

Publicado el

Evitar a toda costa otro escándalo “Cambridge Analytica”. Ese parece ser según leemos en Business Insider, el nuevo objetivo de Facebook, que acaba de poner la plataforma de desarrollo para WhatsApp “en cuarentena”.

La compañía estaría en estos momentos llevando a cabo una “auditoría” del tipo de desarrolladores externos que están utilizando su plataforma, así como del tipo de datos que están recopilando las aplicaciones que desarrollan. Mientras esto ocurre, muchos desarrolladores y empresas se han quejado de que no se les permite el acceso a la plataforma o que se limita el uso de la API.

MCPRO Recomienda

Estudio sobre ciberseguridad en la empresa española ¡Participa en nuestra encuesta y gana!
Garantiza la continuidad de tu negocio en el nuevo entorno de teletrabajo ¡Descárgate la guía!
Cloud computing: adopción, inversión y desafíos en la empresa ¡Descárgate el informe!

Que WhatsApp esté limitando el acceso a su plataforma está ralentizando por supuesto el número de empresas que se incorporan a WhatsApp Business y los que lo hacen, llevan tiempo quejándose hace tiempo que Facebook les obliga a escoger un “intermediario” para poder trabajar.

A diferencia de Facebook, que en un primer momento ofreció una libertad casi total a la hora de desarrollar aplicaciones, con WhatsApp están procediendo de una forma mucho más cautelosa. Y es que aunque en 2018 lanzaron su plataforma de desarrollo, lo hicieron con toda la intención de que tuviera un alcance limitado, tanto en lo que se podía hacer, como sobre todo, quién la podía utilizar.

Desde el principio, la WhatsApp Business API ha estado limitado en su uso directo para un pequeño número de empresas (no más de 65 en estos momentos), a los que las compañía ha convertido en sus ”Business Solutions Providers (BSP) que son los que actúan como intermediarios para el resto de empresas. Esto quiere decir que si una empresa quiere realizar acciones de marketing con sus clientes a través de WhatsApp, tiene que hacerlo a través de uno de estos BSP.

Es cierto que alrededor de 100 marcas (normalmente grandes empresas) sí que tienen un acceso directo a esta API, pero esta posibilidad acaba de eliminarse por completo para las nuevas cuentas. Y aunque también es verdad que las pymes pueden utilizar una versión gratuita de WhatsApp Business, no tiene ni mucho menos todas las funcionalidades de la versión completa.

La mayoría de esos BSP ofrecen interfaces y herramientas pre-diseñadas que las marcas pueden utilizar para enviar mensajes de diversos tipos a sus clientes, en lugar de un acceso directo a una API sobre la que se podrían construir otras herramientas de software. Como resultado, los desarrolladores que desean construir sus propios productos sobre la API, pero que no han sido seleccionados como BSP, tienen que pasar por uno de los pequeños subconjuntos de los BSP que ofrecen dicho acceso, lo que no hace precisamente sencillo la funcionalidad.

No contento con esto, WhatsApp lo que está haciendo ahora es el uso que de los datos hacen los desarrolladores una vez atraviesan toda la cadena (de la API al BSP y al desarrollador final) al mismo tiempo que audita las práctica de sus propios socios.

Por más inconveniente que esto resulte, Facebook está haciendo lo posible para evitar cometer los errores del pasado, en los que un uso demasiado permisivo de su API se convirtió en uno de los grandes escándalos tecnológicos de los últimos años.

Periodista tecnológico con más de una década de experiencia en el sector. Editor de MuyComputerPro y coordinador de MuySeguridad, la publicación de seguridad informática de referencia.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!