Conecta con nosotros
Entrevista a Santiago Domínguez, CEO de Mestrelab Research: "Innovar competitivamente y al máximo nivel es una de las claves del éxito" Entrevista a Santiago Domínguez, CEO de Mestrelab Research: "Innovar competitivamente y al máximo nivel es una de las claves del éxito"

Entrevistas

«Innovar competitivamente y al máximo nivel es una de las claves del éxito»

Santiago Domínguez

CEO

Mestrelab Research

Publicado el

Mestrelab Research es una compañía prácticamente desconocida para el gran público. Pero en el sector de la investigación científica, las principales universidades del mundo y en los grandes laboratorios farmacéuticos les conocen muy bien. Todo gracias a su software, Mnova, pensado específicamente para facilitar su trabajo de manera notable. Con él, los investigadores solo necesitan un entorno para analizar, procesar e interpretar datos obtenidos con distintas técnicas. Así reducen tiempo de trabajo y consiguen acelerar proyectos. Todo en una empresa que salió del Departamento de Química orgánica de la Universidad de Santiago de Compostela y que sigue manteniendo en la ciudad gallega a la mayor parte de su plantilla. Hemos charlado con su CEO, Santiago Domínguez, sobre sus orígenes, sus planes de futuro, el secreto de su éxito y lo que ha aportado su software a la investigación para el desarrollo de las principales vacunas actuales (y muchas de las futuras) contra el COVID-19.

[MCPRO] ¿Cuál fue el origen de la compañía? ¿Cómo han conseguido triunfar en su sector sin mover su sede principal y la mayoría de su equipo de Santiago de Compostela?

MCPRO Recomienda

Transformación Digital en España ¡Participa y envíanos tu caso de éxito!
Tendencias de inversión TIC en 2021 ¡Descárgate el informe!

[Santiago Domínguez] La compañía, Mestrelab Research, surgió de una tesis doctoral en el departamento de química orgánica de la Universidad de Santiago de Compostela. La idea de nuestro producto inicial, el MestReC, salió de una necesidad del grupo de Javier Sardina, catedrático de dicho departamento y cofundador de Mestrelab, y la llevó a cabo como su proyecto de tesis Juan Carlos Cobas, también cofundador de Mestrelab. El software MestReC se ofreció, inicialmente, con descargas gratuitas en internet para otras instituciones que tuviesen una casuística o problema similar al del grupo de Javier, la necesidad de procesar e interpretar espectros de Resonancia Magnética Nuclear generados por instrumentos de varios fabricantes distintos en ordenadores Windows. Muchos investigadores por todo el mundo necesitaban una herramienta de este tipo y empezaron a descargarla, así que en el 2003 nos vimos con 25.000 descargas gratuitas y eso nos animó a fundar la empresa.

La empresa se fundó como muchas startups tecnológicas, la típica historia americana del garaje, que en España es más bien del piso: dos personas con dos portátiles en un apartamento y un capital social inicial de 3.006 euros, que es el mínimo legal para fundar una Sociedad Limitada.

La I+D, que es nuestro proceso no sólo de investigación, sino también de fabricación, se lleva a cabo en Santiago de Compostela, donde ahora tenemos un equipo de unas 40 personas en total. Santiago es una localización ideal para desarrollar un negocio de este tipo. Las Universidades locales producen personal altamente cualificado y muy motivado para trabajar, el nivel de vida gallego es muy competitivo globalmente, lo que nos permite ofrecer paquetes muy atractivos localmente, para atraer talento, siendo todavía competitivos a nivel global; y Santiago es un destino atractivo a donde podemos atraer investigadores y desarrolladores de otras geografías (en el equipo en Santiago tenemos programadores provenientes de Cuba, Alemania y Rusia, además de España).

Esa capacidad de innovar competitivamente y al máximo nivel es una de las claves del éxito, combinada con un compromiso con el mercado, al que escuchamos desde un principio para tomar decisiones sobre en qué dirección debíamos innovar y qué problemas de nuestros clientes debíamos intentar resolver.

Y esto pasó también por una inmediata internacionalización. Desde el momento en que fundamos la empresa entendimos que nuestro mercado no era nacional, sino global, dado que es un mercado muy nicho y el tamaño del mismo en España no sería suficiente para sostener una empresa de entidad. Por ello, el negocio empezó internacionalizado desde el principio, con las primeras ventas de licencias de software a Universidades en Suecia e incluso África y a varias empresas en Reino Unido, Estados Unidos y Alemania.

No hay que esperar a internacionalizarse, si tu producto es competitivo en un sitio del mundo hoy en día, debería serlo en todos, y la globalización de la economía nos ofrece grandes oportunidades de dimensionar proyectos que antes habrían languidecido por las limitaciones del mercado local.

[MCPRO] Su principal producto es un software al que han llamado Mnova (MestRe Nova) y que en la actualidad utilizan laboratorios de investigación, universidades y, entre otros, los principales laboratorios farmacéuticos de todo el mundo ¿Cómo funciona esta herramienta y qué implantación tiene ya a nivel mundial?

[Santiago Domínguez] Nuestra herramienta principal, Mnova, es una especie de llave maestra en el laboratorio. En la I+D química, farmacéutica y biotecnológica, existe una necesidad constante de entender las características de los productos que se están desarrollando, para responder a preguntas sobre la identidad del compuesto (¿he hecho el producto que pretendía?), su eficacia (¿es ese producto activo como pretendía?) y su seguridad (¿he introducido en el proceso otros compuestos que puedan ser dañinos o nocivos para el usuario final del producto o para su entorno?). Para ello, se llevan a cabo toda una serie de experimentos con instrumentos de distintas técnicas analíticas (Resonancia Magnética Nuclear, Espectrometría de Masas, Cromatografía Líquida, Cromatografía de Gases, Espectroscopías Ópticas, etc.) y de muchos fabricantes diferentes.

Cada instrumento tiene su software y esto supone que el científico tenga que utilizar posiblemente más de una docena de herramientas de software para poder procesar, analizar e interpretar los datos que salen de los instrumentos, con la dificultad que eso supone, e intentar combinarlos para sacar conclusiones. Mnova es una piedra Rosetta, procesa, analiza e interpreta los datos de todas esas técnicas y distintos fabricantes, en un entorno único y con algunas de las capacidades y algoritmos más avanzados del sector. Por ello, ofrece mejoras de productividad muy significativas; y cada vez más, dado que muchos de nuestros avances actuales se centran más y más en el área de la automatización y el análisis automático (en lo que puede llamarse sistemas expertos e inteligencia artificial), críticos hoy en día dado que la instrumentación genera datos mucho más rápido de lo que los científicos pueden trabajar con ellos.

A nivel de implantación, nuestro software se usa, con distintos niveles de adopción ahora mismo, en más del 90% de las Universidades mundiales de primera línea (p.e., Harvard, MIT, Yale, Berkeley, Stanford, ETHZurich, Oxford University, Tsinghua University,…), más del 60% de las Top 20 farmacéuticas (p.e., Pfizer, AstraZeneca, GSK, Novartis,…) y la mayor parte de las grandes biotecnológicas (Genentech, Gilead, Amgen,…) y químicas (Dow Chemical, Dupont, BASF, Bayer,…). En total, calculamos que más de 150.000 investigadores usan Mnova todos los días, lo que estimamos en cerca de un 20% de nuestro mercado objetivo.

[MCPRO] Al ser Mestrelab Research una empresa con un software tan de nicho, en España tenían desde un principio un mercado muy reducido ¿Es esa la razón por la que, al contrario de lo que hacen otras empresas, se centraron en el lanzamiento internacional de sus productos desde un primer momento?

[Santiago Domínguez] En efecto, como explicamos antes, en Mestrelab Research teníamos claro desde el principio que el mercado regional y nacional eran demasiado pequeños, en un campo tan especializado, para sustentar la empresa. Por ello, empezamos nuestra actividad comercial desde el principio a nivel global. Yo, uno de los fundadores, que estaba basado en el Reino Unido cuando lanzamos Mestrelab, me quedé allí, sobre todo por las muchas mejores comunicaciones, y nuestras primeras visitas comerciales fueron en el Reino Unido, Italia, Suiza y Boston.

Nuestras primeras ferias, en Londres, Verona, Dinamarca y California. En mercados como el nuestro, donde la logística es virtual, las únicas barreras geográficas reales hoy en día son las que uno se pone a sí mismo y, a veces, no nos damos cuenta de que a lo mejor es más fácil, o igual de fácil, triunfar en otros mercados que en el nuestro.

[MCPRO] Entre sus clientes están los principales laboratorios farmacéuticos que ya cuentan con vacunas contra la COVID-19 autorizadas en varios países: Pfizer, AstraZeneca, BioNTech y Moderna Therapeutics. ¿Qué les aporta su software de cara a la investigación para el desarrollo de nuevas vacunas y medicamentos? ¿En qué les ayuda?

[Santiago Domínguez] Lo que nuestro software aporta son mejoras muy significativas en la productividad de uno de los procesos que se siguen como parte del I+D en estas empresas, los procesos analíticos. En estos procesos concretos, podemos mejorar la productividad, en muchos casos, hasta en un 90% de ahorros de tiempo.

Esto se traduce en una aceleración del proceso de investigación, desarrollo, fabricación y comercialización de estos productos, algo de cuya importancia hoy en día estamos todos mucho más al tanto, por la esperanza que se ha puesto en las vacunas de la COVID, pero que lleva años siendo muy importante para la industria farmacéutica y biotecnológica, cuyo mayor reto es la gran longitud de sus procesos de desarrollo. Socialmente, el impacto de esta aceleración es claro. No sólo en el caso de la COVID, yo creo que a todos nos interesa que lleguen cuanto antes nuevos y más eficaces tratamientos contra el cáncer, las enfermedades neurodegenerativas o las infecciones, por poner un ejemplo.

[MCPRO] ¿Qué ha supuesto para la compañía la entrada de Bruker Inc en su accionariado? ¿Qué puertas les ha abierto?

[Santiago Domínguez] La entrada de Bruker para nosotros es estratégica. A medida que intentamos optimizar la productividad de los procesos de tratamiento de datos relacionados con la instrumentación de laboratorio, se vuelve más importante trabajar más y más cerca de los instrumentos, y Bruker es uno de los mayores fabricantes globales de instrumentación de laboratorio, con presencia en todas nuestras técnicas analíticas de interés. Esto nos permite ofrecer soluciones conjuntas mucho más adaptadas a los problemas de nuestros mercados.
En segundo lugar, Bruker tiene un gran alcance comercial y una cartera de clientes aún más extensa que la nuestra, estando prácticamente en el 100% de nuestro mercado objetivo.

Esto nos da acceso a muchos clientes adicionales, en circunstancias en las que sabemos que, si tenemos este acceso, la aceptación de nuestras herramientas y su calidad, líder mundial, nos dan una oportunidad muy alta de ganar cuota de mercado.

Y, en tercer lugar y sin olvidarnos de la economía local, esta colaboración nos ofrece la oportunidad de desarrollar, en Santiago, un centro de excelencia en el desarrollo de software no sólo para las herramientas de Mestrelab, sino también de las de Bruker, creando más empleo de calidad e importando puestos de trabajo de otras geografías (ahora mismo, tenemos ya un plan de crear un equipo de unas 25 personas de perfil técnico, en Santiago, para el desarrollo de software de una de las divisiones de Bruker, a mayores del de Mestrelab). La combinación de ambos crecimientos llevaría nuestra plantilla de los 50 trabajadores actuales (40 de ellos en Santiago) a cerca de 100 dentro de 3 años.

[MCPRO] ¿En qué otros proyectos, aparte de en Mnova, están trabajando? ¿Qué planes tienen para el futuro?

[Santiago Domínguez] Tenemos varios proyectos adicionales en Mestrelab Research, varios de ellos centrados en la gestión de datos químicos y analíticos, sobre todo en la nube, ofreciendo herramientas a nuestros usuarios para guardar, gestionar y procesar sus datos de investigación e integrarlos con la instrumentación del laboratorio. A estos proyectos les llamamos Mbook y Mdrive.

Estamos también poniendo mucho esfuerzo en la automatización y tenemos un entorno de automatización de procesado de datos de laboratorio único, que llamamos Mgears, y que ofrece unas capacidades sin parangón en nuestros mercados de referencia.

Y desarrollamos también cada vez más en el área de sistemas expertos e inteligencia artificial, como ya mencionamos arriba, dado que el volumen de datos que se generan en el laboratorio está aumentando muy rápido, mientras que la capacidad de los científicos para interpretarlos se mantiene constante.

A mayores de esto, comercialmente nuestro plan es seguir ganando cuota de mercado y asumir el liderazgo mundial en nuestro sector, seguir abriendo delegaciones comerciales por el mundo para dar mejor servicio a nuestros mercados (actualmente tenemos representación propia en San Francisco, San Diego, Boston, Madrid, Londres, Estrasburgo, Viena, Yokohama y Nueva Delhi) y seguir creciendo en Santiago de Compostela, donde mantendremos nuestro centro de desarrollo, mientras haya suficientes perfiles de calidad para cubrir nuestras necesidades.

Redactora de tecnología con más de 15 años de experiencia, salté del papel a la Red y ya no me muevo de ella. Inquieta y curiosa por naturaleza, siempre estoy al día de lo que pasa en el sector.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!