Conecta con nosotros

Noticias

WD prepara la transición a la memoria NAND Flash PLC

Publicado el

La memoria NAND Flash ha pasado por diferentes etapas. En sus inicios, la versión SLC, siglas de «single level cell», ofrecía un alto valor en términos de fiabilidad y tenía una larga vida útil, gracias a su elevada resistencia a los ciclos de escritura, ya que almacenaba un bit por celda. Sin embargo, tenía la desventaja de ser muy costosa, y de inflar sobremanera el precio de venta de las unidades SSD que la utilizaban.

Con la llegada de la memoria NAND Flash de tipo MLC, siglas de «multi level cell», dimos un salto muy importante. Este tipo de memoria era capaz de mantener una fiabilidad muy alta, y también presentaba una excelente resistencia a los ciclos de escritura. No estaba al nivel de la memoria SLC, pero hizo posible reducir notablemente el coste de los SSDs, gracias a su capacidad para almacenar dos bits por celda.

MCPRO Recomienda

Transformación Digital en España ¡Participa y envíanos tu caso de éxito!
Tendencias de inversión TIC en 2021 ¡Descárgate el informe!

La auténtica democratización de las unidades SSD se produjo con el despliegue de la memoria NAND Flash de tipo TLC, siglas de «triple level cell». Con este tipo de memoria, se redujo considerablemente la tasa de resistencia a ciclos de escritura frente a las variantes SLC y MLC, pero se mantuvieron unos niveles óptimos, tanto que la mayoría de los usuarios acabarán actualizando una unidad SSD basada en memoria TLC antes de que esta llegue a entrar en la zona de riesgo de fallo. Al ser capaz de almacenar tres bits por celda, hizo que el precio de los SSDs bajase exponencialmente.

El último avance que hemos vivido en este sentido se ha producido con la memoria QLC, siglas de «quad level cell», que permite almacenar cuatro bits por celda. La pérdida de rendimiento y de vida útil frente a la memoria TLC es evidente, aunque los grandes del sector han sido capaces de mantenerla dentro de unos niveles que podemos considerar como «más que aceptables», y es que, salvo casos muy concretos, volvemos a la misma idea que hemos dado antes: la mayoría acabaremos cambiando la unidad de almacenamiento antes de cubrir por completo sus ciclos de escritura.

Con la memoria QLC, el precio de las unidades SSD de alta capacidad ha llegado a un punto muy económico, aunque para ciertos perfiles profesionales es más recomendable optar por los modelos con TLC, especialmente cuando vamos a realizar tareas de escritura intensivas. La transición entre ambos tipos de memoria todavía no se ha completado, y no lo hará a corto plazo, pero WD ya está trabajando en su sucesor, la memoria NAND Flash PLC, siglas de «penta level cell». Este tipo de memoria permitirá almacenar cinco bits por celda.

Para poder aprovechar este salto, es necesario crear una controladora específica que pueda interpretar los 32 estados de voltaje con los que trabajará este tipo de memoria. Es interesante, ya que en teoría permitirá crear unidades SSD de mayor capacidad a menor precio, pero habrá que ver cómo afecta a la vida útil de esas unidades, y a su resistencia a ciclos de escritura. Las primeras unidades basadas en esta tecnología no llegarán hasta 2025.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!