Intel desarrolla «Kaby Lake» y avanza en productos libres de conflictos

microprocesadores libres de conflictos

Kaby Lake sería la próxima plataforma de procesamiento de Intel, a medio camino entre los Skylake actuales y los Cannonlake, la plataforma que dará el salto a procesos de fabricación tecnológicos tan avanzados como los 10 nanómetros.

Kaby Lake sería compatible con las actuales placas base para socket LGA-1151 y chipset serie 100 mediante una actualización de la BIOS. Ofrecería modelos con un TDP de 35 a 65 vatios y contaría con una controladora integrada para memorias DDR3 y DDR4 que soportaría módulos de mayor velocidad. Su gráfica integrada sería más potente, Iris e Iris Pro, permitiendo a los usuarios no tener que usar dedicadas de terceros.

También ofrecería su propio chipset, serie 200, ampliando el máximo de líneas PCI-E a 24, el soporte de vídeo en 5K, la aceleración de HEVC 10 bits y VP9 10 bits, el soporte de Thunderbolt 3 y compatibilidad con Intel Optane, la memoria 3D XPoint.

Al tiempo del desarrollo de nuevas plataformas y en el marco del CES, Intel anunció el movimiento a productos «libres de conflictos» más allá de microprocesadores. Un esfuerzo de siete años de Intel para eliminar minerales asociados a zonas de conflictos de su cadena de suministro y evitar que ganancias de la venta de estos minerales financien conflictos en la República Democrática del Congo (RDC). 

Durante años, minerales asociados a zonas de conflicto – oro, estaño, tantalio y tungsteno – han sido obtenidos a través de la explotación realizada por mineros remunerados precariamente y utilizados para financiar violencia, genocidio y otros crímenes contra la humanidad en el país, que se han saldado con millones de muertes.

Un compromiso moral de las empresas de tecnología encabezadas por Intel, para hacer progresos más rápidos y profundos hacia los productos libres de conflictos en todo el mundo.