Estándar Wi-Fi para 2016, la evolución en conectividad inalámbrica

Estándar Wi-Fi para 2016

Los nuevos estándar Wi-Fi aprobados por la organización responsable, Wi-Fi Alliance, prometen mejorar la conectividad inalámbrica, una característica fundamental para un profesional de la movilidad que no siempre trabaja en un escritorio clásico y no puede acceder a redes Ethernet cableadas. Repasamos las novedades que nos deparará el sector en 2016:

Wi-Fi ah

La gran novedad para 2016 es Wi-Fi ah (802.11 “HaLow”). Aprobada por la organización a comienzos de este año, es una norma de baja potencia cuya mayor ventaja es su capacidad de transmisión a través de paredes y otros obstáculos.

Wi-Fi ah duplica el alcance operando en la banda de 900 MHz y se enfoca principalmente a múltiples aplicaciones, Internet de las Cosas, hogar inteligente, coches conectados, salud digital, industria, comercio minorista, agricultura y entornos de ciudad inteligente.

“Haolow” adoptará protocolos Wi-Fi existentes como la conectividad IP y entregará muchos de los beneficios que los clientes espera de Wi-Fi, incluyendo interoperabilidad de múltiples proveedores, seguridad de nivel gubernamental fuerte y sencilla configuración.

Wi-Fi ad

También conocido como WiGig, es otro estándar del IEEE aprobado en 2013 y del que se espera un amplio impulso este año. Opera en la banda de los 60 GHz  y su principal ventaja es una altísima velocidad en la transmisión de datos de hasta 7 Gbps.

Como desventaja y frente a Wi-Fi ah, señalar que su alcance está reducido a los entornos de los diez metros y su capacidad de atravesar obstáculos es baja. Al ser un nuevo estándar requiere dispositivos compatibles, tanto el router y puntos de acceso como en el soporte de los dispositivos que se conecten a él.

En entornos corporativos es ideal para salas avanzadas de videoconferencia y presentaciones, y para crear espacios de trabajo multidispositivo de alta velocidad en un mismo departamento. En el hogar su principal uso se enfoca a zonas de entretenimiento multimedia on-line a gran velocidad.

Recientemente, Intel y Qualcomm Atheros anunciaron un hito en la producción de la tecnología 802.11ad WiGig,  demostrando con éxito la interoperabilidad multi-gigabit entre sus respectivas soluciones 802.11ad WiGig, allanando el camino para el desarrollo en la industria de dispositivos 802.11ad WiGig que se comunican y se conectan perfectamente entre sí.

El 802.11ad representa un paso importante en la evolución del Wi-Fi, permitiendo nuevas funciones para el usuario, tales como estación de trabajo con cable y streaming de video de alta calidad y baja latencia, kiosco multimedia, además de un aumento en la capacidad de red.

Wi-Fi ac

2016 debe ser el año de la extensión masiva de la versión del estándar que reemplazó a Wi-Fi n porque casi todos los equipos nuevos comercializados este año lo soportan, si bien necesita routers y puntos de acceso compatibles.

Opera en la banda de 5 GHz, una zona del espectro radioeléctrico más liberado de interferencias que la saturada de 2,4 GHz, utilizada en dispositivos inalámbricos de la generación anterior. Su principal activo frente a anteriores versiones del estándar es una gran mejora de las tasas de transferencia, triplicando las tasas de Wi-Fi n al alcanzar 1,3 Gbps de máximo teórico usando tres flujos de 433 Mbps.

También mejoran en su eficiencia energética ya que los routers y dispositivos compatibles consumen menos energía gracias al uso de la banda de 5 GHz y a una distribución de señal más inteligente, que sustituye una cobertura omnidireccional por una direccional, de mejor calidad y que mejora la autonomía de dispositivos móviles.

Los nuevos routers 802.11 ac son capaces de enviar señales inalámbricas orientadas hacia los dispositivos, mejorando la calidad de la señal y el rendimiento efectivo que alcanzarán, aumentando de paso la estabilidad de la señal.

Todo un elenco de normas que mejoran la conectividad inalámbrica y que junto a la extensión de la banda ancha móvil 4G-LTE, ofrecen acceso a Internet cuando no tenemos acceso a redes Ethernet cableadas y son la base de otras tecnologías como el Intel WiDi, un protocolo que permite compartir imagen y sonido desde un portátil con procesadores Core.

Y ello a la espera de la llegada del 5G, las siglas utilizadas para definir la nueva generación de las redes de comunicaciones de banda ancha móvil que sucederá al actual 4G, con un espectacular aumento de rendimiento en transferencia de datos y de la mejora de la latencia.