Tres pasos simples para reducir costes de impresión

Reducir los costes de impresión es un objetivo prioritario para cualquier empresa y es algo más sencillo de lo que parece, al menos en un nivel de que podemos considerar como básico o inicial, sólo tenemos que saber dónde actuar y poner un poco de nuestra parte.

En este pequeño especial os daremos tres consejos sencillos que no requieren nada de esfuerzo, pero que os permitirán reducir en gran medida los costes de impresión.

  1. Utiliza consumibles originales de alta capacidad: es uno de los consejos más eficaces, ya que reduce el coste por página de forma directa y lo hace de forma notable. Con estos consumibles podemos imprimir más cantidad de páginas por menos dinero, así que son una forma sencilla, rápida y directa de ahorrar.
  2. Imprime a doble cara siempre que puedas: la impresión a doble cara es también una forma directa y simple de ahorrar. Reduce el gasto de papel a la mitad y mes a mes puede ayudarnos a notar una reducción de costes considerable.
  3. No utilices el color ni los modos de calidad a lo loco: un consejo muy sencillo y que de nuevo nos ayudará a reducir mucho los costes de impresión. Debemos cuidar la forma en la que imprimimos, reservando el color sólo para aquellos casos en los que sea totalmente necesario, y ajustado la calidad de impresión a cada situación concreta, utilizando el modo borrador siempre que sea posible.

Si seguimos esos tres consejos notaremos una diferencia muy grande que podremos ir calculando mes a mes y que nos permitirá disponer de recursos que podremos reinvertir en otras cosas.