Conecta con nosotros

Noticias

¿Se ralentiza la compra de startups de tecnología?

Publicado el

compra-startups-tecnologia

A lo largo del pasado año se han llevado a cabo grandes movimientos en muchos gigantes de la tecnología. La división de eBay y PayPal, la adquisición de EMC por parte de Dell, la compra de Alcatel-Lucent que ha hecho Nokia o la de SanDisk anunciada por Western Digital son sólo algunas muestras. Pero a diferencia de lo que ha sucedido en años anteriores, tanto ruido de divisiones, compras y fusiones en las grandes parece hacer opacado las noticias de compras de pequeñas startups, que hasta hace pocos meses se escuchaban casi cada día. ¿Se debe su ausencia de los titulares a que lo grande lo llena todo? ¿O será, tal como apunta Techcrunch, que el número de compras de startups pequeñas empieza a mostrar un claro signo de ralentización?

A pesar de estas dudas, las cifras de compras y fusiones (Mergers & Aquisitions) de este año llevan camino de marcar un récord en todas las industrias. Tal como apuntan desde la consultora PitchBook en un informe, “Aunque la cifra de estas operaciones caiga durante el cuarto trimestre a 320 millones desde los 437 del tercero, su total en 2015 superará los 1,7 trillones (billones europeos)”.

Pero estas grandes, enfrascadas en comprarse entre sí, fusionarse o dividirse, sí que han comprado menos startups este año, y todo apunta a que adquirirán menos todavía en el futuro. Según la consultora CB Insights, en 2015 habrá 60 operaciones de compra de startups menos que en 2014. Y en los tres primeros trimestres de este año, solo ha habido 45 que superasen los 100 millones de dólares, frente a las 70 registradas en el mismo periodo del año anterior.

En cuanto a su actividad, según la consultora PitchBook, hay algunas diferencias entre compañías. Así, Microsoft ha cerrado más operaciones en el periodo entre 2013 y 2015 (18) que entre 2010 y 2012, periodo en el que sólo adquirió ocho. En esto han influido tanto su cambio de CEO como la variación en su estrategia, que ahora está más centrada en la nube y la seguridad. Y todo apunta a que seguirá comprando empresas. Lo mismo que Cisco, que aunque ha efectuado el mismo número de compras en los dos periodos, ocho, ha acelerado par el cuarto trimestre, con ocho compras más (de ellas, tres anunciadas en otros tantos días seguidos).

Dell ha pasado de 12 compras entre 2010 y 2012 a una sola entre 2013 y 2015, pero de tamaño significativo: EMC. Este acuerdo es de tal envergadura que es probable que ambas reduzcan notablemente su ritmo de adquisiciones en el futuro. Además, Dell se ha convertido en una compañía privada hace un par de años, después de cotizar varios años en el Nasdaq, lo que ha ocasionado un parón en la compra de empresas desde mediados de 2013.

¿Qué está haciendo el resto de los “grandes”?

En cuanto al resto de los principales actores de la tecnología, muestran un claro descenso en la compra de compañías. Por ejemplo, Oracle compró 16 empresas entre 2010 y 2012 y 11 entre 2013 y 2015, mientras que IBM se hizo con otras 16 en el periodo 2010-2012, y con 10 entre 2013 y 2015. La bajada de operaciones ha sido todavía más significativa en el caso de Salesforce, que pasó de 14 compañías adquiridas entre 2010 y 2012 a seis entre 2013 y 2015. HP cuenta con el mismo número de compras en los dos periodos, aunque es probable que tras su división, la compañía dedicada a la empresas resultante, HP Enterprise, se anime otra vez a comprar compañías.

Por tanto, el panorama parece que muestra una tendencia clara, al menos entre las grandes de la tecnología. Salvo unas pocas que tienen una clara intención de acelerar en sus estrategias o las han cambiado completamente, las demás parecen tomarse con más calma la compra de empresas de menor tamaño. Y por distintos motivos, que nada tienen que ver con la situación económica de las empresas, porque sus resultados muestran que no pasan por problemas. Unas compran menos porque invierten más en las entidades que adquieren, otras prefieren hacerse con compañías sólidas y de cierta trayectoria en vez de con startups, etc.

Lo que sí parece que aumentará es la compra de startups por parte de compañías que han crecido exponencialmente en los últimos años, y que han pasado de ser startups ellas mismas a convertirse en entidades sólidas y que ya cuentan con cierta base de clientes y beneficios. Incluso algunas han comenzado ya a cotizar en bolsa. Es el caso de Box, Cloudera, New Relic o Dropbox, que cogerán el testigo que llevaban hasta ahora las grandes. Y aunque a pequeña escala, parece que otras compañías veteranas del sector tecnológico parece que seguirán comprando, como Red Hat, Teradata, SAP o Symantec. 

La mayoría de las compañías de las que hemos hablado están centradas en el usuario profesional y la empresa, pero otras grandes de la tecnología centradas en el consumidor final o bien en la prestación de todo tipo de servicios en la nube a gran escala (más versátiles que Box o Dropbox), van a continuar con la compra de empresas, con distintos fines: para cerrarlas e incorporar su tecnología e integrar a su equipo en su plantilla, para mantenerlas abiertas e incorporar sus productos a los que ya ofrece, o para que funcione de forma independiente.

En cualquier caso, y por mucho que empresas que hasta hace pocos años eran ellas mismas startups que podían estar en el punto de mira de otras más grandes ocupen su lugar a la hora de comprar startups, todo apunta a que el panorama muestra claros síntomas de ralentización, con menos compras y operaciones más meditadas.

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!