Conecta con nosotros

A Fondo

¿Cómo se legisla el 3D en España?

Publicado el

Joaquin-Munoz-DSC_2816

La posibilidad de fabricar toda clase de objetos tridimensionales ha abierto la puerta a un mundo de posibilidades fascinantes y… también de nuevos problemas y conflictos que hasta hoy nadie se había planteado. Vamos a dar un breve recorrido por la popularización de las impresoras 3D así como por sus principios básicos de funcionamiento para poder entrar a hablar de las implicaciones legales de la impresión 3D con los conceptos base bien claros. Aunque ya te avanzamos que estamos en una encrucijada. Ahora mismo está casi todo por decidir y el territorio es como el salvaje Oeste, está pendiente de ser explorado y civilizado.

La fabricación tradicional en plástico

Posiblemente el método más económico de fabricar productos con precisión a gran escala ha sido diseñarlos para ser construidos con piezas de plástico inyectado. Esto ha sido así desde hace varias décadas, y no era algo al alcance de cualquiera ya que las máquinas y la tecnología necesaria son muy complejas pero es que, además, precisa de unos moldes que tienen unos huecos que son los que va llenando el plástico fundido a presión. Diseñar, crear y ajustar estos moldes es la parte más cara del proceso, excluyendo el coste de la máquina de inyectado, claro está.

¿Existían problemas porque algunas personas sin escrúpulos copiaban los productos de otras y creaban falsificaciones de bajo coste? Sí. Existían y siguen existiendo. Sólo tienes que visitar algún megaportal de venta de productos desde China para comprobar la enorme cantidad de “clones” de productos de grandes marcas que pululan por esas tiendas online. Obviamente a precios mucho menores que las versiones originales, claro está.

Aún así, hasta la irrupción masiva de las impresoras 3D de cierta calidad, este problema quedaba limitado en gran medida ya que era algo sólo al alcance de empresas con máquinas de inyección de plástico, que tuvieran acceso a los moldes de las piezas (y casi cualquier objeto de plástico está formado por muchas, muchas piezas, y por ello hacen falta muchos, muchos moldes para recrearlo) y pagasen por crearlos o copiarlos. En suma, que el proceso de copia, aún siendo perfectamente posible, tenía un ticket de entrada muy alto.

Las primeras impresoras 3D

Y en esto que aparecen las primeras impresoras 3D populares y revientan la ecuación. Estas ya no necesitaban un molde físico (caro de fabricar) para generar un objeto, les bastaba con un “molde” por software. Y cuando algo es 100% digital, como el caso del archivo que sirve para generar un objeto tridimensional, el resto viene detrás: se copia sin pérdidas de calidad, se puede enviar a cualquier lugar del mundo de forma prácticamente instantánea, es imposible tener el control de todas las copias de un primer original, etc. ¿Te suena lo que pasó cuando los LPs de vinilo o las cintas de vídeo dieron el salto a los CDs y DVDs digitales? Una vez convertidos en ceros y unos, no hay quien ponga límites a su copia y difusión. Según se mire es una maldición o una bendición. O las dos cosas a la vez.

Esto fue en 2008 y aunque hacía ya años que existían distintas tecnologías de impresión 3D, por aquel entonces estaban todavía muy, muy lejos del gran público. Eran aparatos costosísimos y muy experimentales. Y no sólo el aparato en sí, sino todo lo que lo rodea: el software de modelado, el software de impresión, los formatos estándares para almacenar los objetos en 3D, los filamentos plásticos, la electrónica de control, etc. Pero el movimiento Maker se puso en marcha y, pasito a pasito acabaron por dar grandes zancadas hasta llegar a los primeros modelos populares, como la Makerbot o la RepRap.

MakerBot-MediaLab-Prado-5D3_5757

Una de las claves de este avance está en que se fue desarrollando en comunidad, donde cada uno aportaba una parte y casi todos los que obtenían un gran avance empleaban mucho del esfuerzo que otros habían dado antes. Por ejemplo, las unidades de control de estas primeras impresoras 3D asequibles se diseñaron a partir de procesadores muy populares y de bajo coste como Arduino; los motores de desplazamiento de las máquinas eran modelos estándares muy económicos y conocidos de los aficionados a la electrónica; las placas de control de los motores eran desarrollos basados en otras existentes para Arduino con fines similares; etc. Sin querer quitarle el mérito a nadie, no hubo nadie que tuviera que inventarlo todo desde cero, gran parte de los elementos estaban allí, y faltaba unirlos para crear esta máquina maravillosa que es una impresora 3D.

Una impresora 3D por dentro

Existen varias tecnologías pero la más conocida, la más asequible y por ello la más extendida es la tecnología FDM (Fused Deposition Modelling, esto es, que van aportando pequeñas gotas de material fundido unas sobre otras). Otras tecnologías emplean polvos y materiales que los compactan, o resinas y barridos por láser, etc. En general, las impresoras FDM son las que se ven más a menudo y cuyo coste empieza en unos 350-400€ hasta unos pocos miles. El resto de tecnologías suelen ir dentro de aparatos con precios que se acercan o superan los 5.000-10.000€ y hasta donde llegue la imaginación.

¿Y cómo es una de estas impresoras 3D de tecnología FDM “estándares”? Son máquinas que tienen una plataforma de unos 20 x 20 cm que pueden desplazar hacia delante y hacia detrás debajo de una boquilla por la que salen las gotas de filamento plástico fundido. Todo el conjunto del cabezal y la boquilla también se puede desplazar lateralmente sobre la plataforma (llamada cama) y arriba y abajo. Al empezar a imprimir lo hacen pegados a la cama y, a medida que se van aportando capas, el conjunto del cabezal va subiendo poco a poco hasta crear piezas tridimensionales en material plástico. El proceso empieza con la cama vacía y el cabezal apoyado en ella y termina con el cabezal en alto y, bajo él y sobre la cama, la pieza o piezas impresas.

Pro-Up-Plus3D-IMG_8935

El software de control de la mayoría de impresoras 3D FDM es de código abierto y emplean filamentos de 1.75mm o 3.00mm, generalmente de materiales como PLA o ABS, aunque están apareciendo otros más exóticos que son translúcidos, más flexibles o recuerdan a la madera o metal. Los programas de modelado 3D de código abierto tienen ya una gran calidad, y tanto estos como los de control de la impresión se suelen ejecutar en el ordenador del usuario. Esto quiere decir que, en la mayoría de ocasiones, el gran coste de toda la operación está en la propia impresora 3D que, como se ha avanzado antes, puede ser de sólo unos cientos de euros, y de los filamentos que “perpetremos” en nuestras primeras aventuras imprimiendo en 3D. Que no todo sale bien a la primera.

Así que prácticamente cualquiera puede entrar en el club de la impresión 3D por unos cientos de euros dando por supuesto que ya dispone de ordenador, de ciertos conocimientos técnicos y de conexión a Internet. Pero claro, esto hoy en día es como decir que millones de personas en cada país entran dentro de esta clasificación. Y cada una de estas personas, tras un breve período de aprendizaje podrá recrear todo aquello que diseñe por sí mismo o los cientos de miles de objetos 3D que puede obtener si busca por Internet. Es un panorama de cientos de miles o de millones de pequeños fabricantes de objetos 3D. Y aquí si que topamos de nuevo con la ley.

La realidad va por delante de las leyes

Los mecanismos de protección de la propiedad intelectual (IP por sus siglas en inglés) están muy desarrollados para todos aquellos contenidos cuyos soportes la mayoría de las personas podemos copiar: textos e imágenes en papel, sonidos y música, películas, etc. Pero las leyes, en general, no tienen mecanismos tan claros para proteger los objetos físicos o las partes de las que están hechos. Hasta hace muy poco era impensable que alguien clonase una pieza de un mueble de la cocina o de un electrodoméstico o que quisiera bajarse de Internet un archivo con el que poder fabricar un arma. ¿Qué limitaciones legales existen y qué responsabilidades genera difundir un objeto 3D?

Según comentaba el abogado Joaquín Muñoz, de Abanlex Abogados en las jornadas 3D MAD, celebradas en Madrid a comienzos de año, el terreno está casi por explorar. Existe protección para los diseños industriales, las patentes y las marcas tridimensionales, pero finaliza a los 20 años y existe la salvedad del “ámbito privado y con fines no lucrativos”. ¿Es lucrativo dejar de comprar una pieza de repuesto muy cara por su rareza o antiguedad para copiarla e imprimirla en 3D? Pues no está tan claro.

¿Qué aspectos concretos de la Ley de Propiedad Intelectual son aplicables a un objeto 3D creado por nosotros? ¿Y a un objeto que sea una modificación de uno existente creado por otra persona? Desde luego, el derecho de cita pensado para los textos no llega, ni por asomo, a cubrir una mínima parte de lo que sería necesario cubrir aquí ¿Cuál será el límite a la originalidad? La copia de objetos icónicos, como diseños famosos de objetos u obras de arte no hace sino complicar aún más las cosas.

¿Qué límites e implicaciones legales tienen los repositorios de objetos 3D como Shapeways, Thingiverse o Defcad? Cada paso que damos en el terreno de los objetos 3D nos hace sentir más perdidos. ¿Y qué implicaciones legales puede tener para una persona que cede su creación 3D libremente si alguien resulta dañado por un uso indebido o un mal funcionamiento del objeto 3D? La lógica invita a pensar que no existen estas responsabilidades, y menos si cedes tus creaciones sin pedir nada a cambio, ¿no? Pues Joaquín Muñoz aconsejaba dejar muy claro en las condiciones de uso asociadas al objeto nuestra falta de responsabilidad en estas posibilidades para evitar problemas en un futuro.

Piezas-impresas-en-3D-IMG_9171

Además, las copias de un objeto existente pueden parecerse muchísimo a éste o acercarse levemente dependiendo de varios factores. El primero es si disponemos del fichero original del objeto 3D o es un objeto escaneado en 3D o modelado con un programa. Si está en alguno de los últimos dos casos, ¿cómo de preciso fue el escaneado o el modelado? Avanzando en el proceso, ¿qué precisión tiene la impresora concreta que se usará en este caso? ¿Y la precisión del material de impresión a usar? ¿El proceso de impresión se produce en condiciones óptimas o el resultado es inferior por las condiciones ambientales, el mantenimiento de la máquina o la poca pericia del operario? Una vez obtenida la pieza impresa, ¿es el fabricante o el receptor de la pieza capaz de saber cómo de precisa es su reproducción? Como puedes ver, se reproducen a pequeña escala muchos de los aspectos que la industria de la fabricación ha aprendido a solventar. Sólo que aquí todo queda en manos de una persona y sus habilidades.

Todavía son una rareza las impresoras 3D que imponen limitaciones al usuario, como puede ser el usar sólo los filamentos de su marca o un software concreto, pero no es desdeñable que sea así en un futuro a medida que son modelos más comerciales y menos “Maker”. En ese caso podrían incorporar mecanismos de protección de derechos de propiedad intelectual (DRM, o Digital Rights Management) y “negarse” a imprimir objetos protegidos como sucede ahora con las impresoras de gran calidad al intentar reproducir billetes de curso legal.

Como puedes ver, son muchos los frentes abiertos en este momento por la disrupción que ha causado la impresión 3D. Y pocos, por no decir ninguno, tienen ya una solución definida y clara. La impresión 3D todavía es una rareza y no ha alcanzado al gran público, pero es cuestión de muy poco que lo haga. Y en ese momento más vale que nuestros políticos hayan hecho los deberes y preparado el terreno, porque de no ser así, ¡vienen curvas!

Top 5 cupones

A Fondo

La tarjeta con chip cumple medio siglo

Publicado el

tarjeta

Un mes de septiembre del año 1968, los ingenieros alemanes Helmut Groettrup y Juergen Dethloff, presentaron la primera patente de un circuito de identificación, y G+D desarrollaría posteriormente las tres primeras aplicaciones basadas en esta tecnología. Todo esto, 50 años después, ha desembocado en el actual entorno de tarjetas con chip, usadas por 1.000 millones de usuarios diariamente en todo el mundo y por operadores de telecomunicaciones, fabricantes de coches, de dispositivos móviles, empresas comerciales y organismos de transporte o salud.

Coincidiendo con este aniversario, la oficina de patentes alemana ha equiparado a las tarjetas con chip con otros hitos de la tecnología como el motor diésel, el frigorífico, el tubo de rayos X o el formato de archivo MP3. Según este organismo, sin esta tecnología no hubiera sido posible construir el mundo que hoy conocemos plenamente conectado y serían imposibles realizar procesos de pago globales, seguros y sin efectivo, por no hablar de los avances en seguridad que han permitido en smartphones, wearables y dispositivos IoT.

Breve historia

La capacidad actual de almacenar datos bancarios y de identidad digital en solo unos pocos milímetros cuadrados es gracias al trabajo de Juergen Dethloff (1924-2002) y Helmut Groettrup (1916-1981). Estos ingenieros alemanes presentaron el 13 de septiembre de 1968 la primera patente del circuito de identificación. Su primer objetivo era el de recibir información y dotarla de un significado específico a través de un sistema de asignación especial con puntos de transmisión y recepción.

Un año después de la presentación de la primera patente, Dethloff y Groettrup presentaron en Alemania un desarrollo que permitía la transmisión inalámbrica por medio de acoplamiento inductivo (es decir, tecnología RFID o NFC). Esta segunda versión eliminó las limitaciones de la tarjeta de banda magnética en términos de baja confiabilidad y falta de protección contra el fraude.

Dethloff llevó la tecnología aún más lejos en una nueva solicitud de patente introduciendo microprocesadores y EEPROM (ROM programable y borrable) para hacer que el manejo de datos fuera más seguro y flexible. Tras ello, G+D entró en este sector comprando la patente y desarrollando tres aplicaciones a partir de esta tecnología.

Con estas aplicaciones fue posible desarrollar la inicialización segura a través de ubicaciones autorizadas en la producción de tarjetas, y también se definieron las propiedades de escritura basadas en la memoria de lectura, el uso de una bomba de carga para evitar manipulaciones durante el proceso de escritura, y el bloqueo o destrucción de la información en caso de un ataque. Todas estas aplicaciones siguen vigentes hoy en día, ya que se han convertido en aspectos clave de la seguridad y la adaptabilidad de la tarjeta con chip.

Según David González, director de ventas de G+D Mobile Security para Europa y el Norte de África, “las tarjetas con chip son indispensables en nuestra vida cotidiana. Las usamos a diario en cajeros automáticos, cuando compramos, cuando vamos al médico, en el transporte público, en las tarjetas de identidad electrónicas, en teléfonos móviles, para acceder a edificios y equipos informáticos, y cada vez con más frecuencia en los dispositivos IoT. No solo eso, –termina diciendo González–, también han fortalecido un uso seguro y flexible de la conectividad móvil, mayores niveles de seguridad para tarjetas de identidad y pasaportes y, en última instancia, la protección de nuestras identidades digitales. Sin el desarrollo de la tarjeta con chip y sus diversas aplicaciones impulsadas por G+D, el mundo de hoy en día no sería concebible”.

Continuar leyendo

A Fondo

Apple completa el pago de impuestos atrasados a la UE

Publicado el

Apple

Apple ha pagado a Irlanda la totalidad de impuestos atrasados exigidos por la Unión Europea y que ascienden a 14.300 millones de euros, intereses incluidos.

El anuncio ha llegado de la mano de la Comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, tras la confirmación (se rumoreaba en los últimos días) del Ministro de finanzas irlandés. Vestager ha anunciado también una propuesta para que la Comisión Europea retire la demanda contra Irlanda por ayudas ilegales a Apple.

Aunque la firma de Cupertino haya abonado los impuestos e intereses exigidos, el dinero seguirá cerrado en una cuenta administrada por un fondo fiduciario a la espera de la resolución definitiva de la alta justicia europea a la apelación de Irlanda.

De hecho, el ministro irlandés asegura que su gobierno sigue sin aceptar el dictamen de la Comisión Europea, si bien la “recuperación completa” de la deuda de Apple “demuestra que la intención del Gobierno es siempre cumplir con sus obligaciones legales”“Como miembros comprometidos de la Unión Europea, siempre hemos confirmado que recuperaríamos las supuestas ayudas estatales”, ha asegurado.

Irlanda: un paraíso fiscal para Apple

Hace tiempo que la Comisión Europea considera que Apple (y otras grandes tecnológicas) practican sofisticadas operaciones financieras y fiscales para pagar el menor número de impuestos en Europa.

Una “ingeniería fiscal” que aprovecha resquicios legales de los estados miembros (e intereses puntuales de algunos de ellos como Irlanda), filiales varias y transferencias de facturación a centrales establecidas en determinadas países que les permiten pagar tasas impositivas muy por debajo de la media del Viejo Continente y del resto de empresas no digitales.

El mayor ejemplo es Apple e Irlanda, un país que de facto actúa como un paraíso fiscal dentro de la UE, permitiendo que el gigante de Cupertino pague un impuesto de sociedades (1-2%) muy por debajo de la media de la UE y del que pagan otras compañías, en lo que se considera contrario a los intereses del resto de estados en los que opera la compañía.

Irlanda ha reducido artificialmente la factura fiscal de Apple y queremos enviar un mensaje claro: los Estados no pueden dar ventajas fiscales a las empresas, da igual que sean grandes o pequeñas, extranjeras o europeas”, explicó la comisaria Vestager, cuando anunció el dictamen contra Apple e Irlanda.

Apple se ha defendido argumentando que se ha ajustado siempre a la legalidad vigente en cada estado. Y es cierto. El problema es que el nivel de impuestos irlandés es una ayuda estatal ilegal según el dictamen de la Comisión Europea. Starbucks, BASF y Fiat-Chrysler, son otras multinacionales que se han visto obligadas a abonar lo que habían dejado de pagar con efectos retroactivos por el mismo motivo.

Apple en España

También los gobiernos europeos consideran que hay “grandes empresas que no pagan suficiente en los estados donde realizan un importante volumen de negocio” y están estudiando impuestos especiales para las tecnológicas.

El caso de Apple en España es ilustrativo. La mayor compañía mundial por capitalización de mercado y una de las que mayores beneficios obtienen respecto a sus ingresos, pagó a la Hacienda española solo 7,5 millones de impuestos entre 2010 y 2014. Apple Retail Spain registró en 2012 pérdidas de 22 millones de euros, cuando las tiendas físicas de Apple son (atendiendo a su superficie) las más rentables del mundo.

Todo ello es posible por el mismo artificio: Apple declara la práctica totalidad de los beneficios obtenidos en la Unión Europea en Irlanda.

Continuar leyendo

A Fondo

Las empresas que más ayudan a pymes y autónomos españoles

Publicado el

La consultora Advice Strategic Consultants, de la que es socio director general nuestro colaborador, Jorge Díaz-Cardiel, ha llegado a la conclusión de que la Fundación Bancaria La Caixa, El Corte Inglés, Telefónica, Inditex y CaixaBank son las cinco primeras grandes empresas que, según las pymes y autónomos españoles, “más les ayudan” en el desempeño de su labor empresarial.

Se trata de unos resultados basados en las encuestas realizadas a pymes, microempresas y autónomos de varios sectores, así como entrevistas a líderes de opinión de nuestro país para contrastar opiniones. Según la consultora,  la coincidencia entre los dos públicos entrevistados es casi del 99%, mientras que el Índice de confianza estadística es el 98,2%.

Así, el primer dato destacable es que Fundación Bancaria La Caixa, seguida por El Corte Inglés, Telefónica, Inditex y CaixaBank son las empresas que las pymes y autónomos españoles más y mejor valoran, porque les ayudan en el desempeño de su labor empresarial. Les siguen líderes sectoriales: Danone, Calidad Pascual, HP, Apple, Sage Spain, Microsoft, Meliá Hotels International, Iberostar, Seat, Naturgy (antes, Gas Natural Fenosa), Iberia, Abertis, Pelayo, Mapfre, Cellnex Telecom y MSD.

En cada sector hay no menos de una docena de empresas que destacan, en ámbitos que aportan mucho al PIB, sea el turismo, con un 11%, o las TIC, con un 8,4%, por ejemplo”, indicó Díaz Cardiel. En total, las pymes y autónomos entrevistados han analizado 400 grandes empresas en un período de encuestación de tres meses.

Son sectores y empresas sistémicos para la economía y sociedad españolas. “El caso más emblemático es La Fundación Bancaria La Caixa, presidida por Isidre Fainé y más conocida como La Caixa”, añade Díaz Cardiel. De CaixaBank dependen las participaciones en Telefónica (5%) y Repsol (9,5%), aunque Criteria Caixa también posee un 1% de Telefónica, siendo La Caixa, por tanto, el primer accionista de la operadora.

Razones de valoración positiva de las grandes empresas

Preguntados los entrevistados por qué CaixaBank, un banco, seguido de Santander (con Popular, que aportó muchos clientes pymes y autónomos al banco cántabro), BBVA y Bankinter son tan importantes para ellos, la respuesta fue clara: “el acceso a la financiación bancaria, que en el caso de las pymes españolas alcanza el 88 por ciento versus el 50 por ciento de Alemania y el 30 por ciento en Estados Unidos. Durante los años de crisis, la principal preocupación de pymes y autónomos fue la sequía del crédito empresarial, abierto a empresas solventes entre 2014 y 2018, lo que ha facilitado la inversión empresarial”, explica Jorge Díaz Cardiel.

Telefónica, seguida por los otros operadores de telecomunicaciones, es importante para las pymes porque les hace llegar la fibra óptica, acceso a Internet, convergencia, contenidos, cloud, big data e inteligencia artificial. Contenidos, mediante su alianza con Netflix y cloud, gracias a su acuerdo con Amazon Web Services (AWS). Vodafone, Orange y Más Móvil siguen el mismo camino, “imitando al incumbente y líder del mercado”.

Pymes y autónomos han destacado el crecimiento de Telefónica, en un extremo, por la oferta y la calidad y de Más Móvil, en el otro extremo, porque ofrece precios bajos. Al mismo tiempo, señalan que “Vodafone baja y Orange sube”.

El Corte Inglés y la economía y la sociedad españolas están indisolublemente unidas, dicen pymes y autónomos, que dicen conocer bien El Corte Inglés en un 99%. “El Corte Inglés provee de todo -productos, servicios-, ofrece calidad de servicio, buena atención al cliente y, cada vez más, comercio electrónico para comprar online”. Otros grandes de la distribución, le siguen, como Inditex y Mercadona, entre otros. En Tecnologías de la Información, HP (hardware) y Sage Spain y Microsoft (software).

“La hostelería tiene campeones nacionales, Melia Hotels International, primero, e Iberostar Group, segundo. La expansión internacional de Meliá está ayudando a muchas pymes a seguir al líder hotelero, efecto de arrastre, que también se aprecia en Inditex o, en el caso de CaixaBank, líder del mercado ibérico, de expansión de nuestras pymes al país vecino, Portugal”. La automoción está dominada por Seat, empresa que tiene, como el resto de su sector en menor medida, una industria auxiliar (muy fuerte) del automóvil, compuesta de pymes, pero muy dependientes de los planes de las grandes empresas automovilísticas, cada vez menos españolas y más foráneas, por “lo que las decisiones se toman fuera de España, lo que preocupa a pymes y autónomos en automoción”.

En Energía, lidera Naturgy (antes denominada Gas Natural Fenosa), seguida por Iberdrola; en Aerolíneas, Iberia; en Seguros, Pelayo, primero, y Mapfre, después; en Gestión de Infraestructuras inalámbricas, Cellnex Telecom, “el mejor valor en bolsa (Ibex-35, en 2017 y 2018), con revalorización del 62%”.

Parámetros

Lo que más valoran las pymes y autónomos de las grandes empresas:

  • Que se les provea de contratos, carga de trabajo (98%)
  • Ayuda en la generación de Empleo (95%)
  • Facilidad de acceso a la Financiación bancaria (90%)
  • Mejoras en la gestión (84%)
  • Mejoras en sus procesos internos y de relación con clientes (76%)
  • Formación, especialmente importante en Telecomunicaciones, TIC y servicios financieros (75%)
  • Digitalización, transformación digital, (70%) que se traducen en más productividad y más competitividad.
  • Internacionalización, salida al exterior, exportar (69%)

Continuar leyendo

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!