Conecta con nosotros

Noticias

El coche autónomo tendrá la consideración de conductor

Publicado el

Coche autonomo Google

La carrera por el coche autónomo está que arde. Cada vez son más los fabricantes implicados, el dinero invertido, las previsiones y, sobre todo, las expectativas por parte del resto de la industria y de muchos de sus potenciales usuarios. Así, cada noticia relacionada con los avances tecnológicos de la última gran revolución del mundo del motor despierta un gran interés, especialmente si va más allá de aquellas a las que, de una u otra manera, ya nos hemos ido acostumbrando. Tal es el caso de lo publicado hoy por la Agencia Reuters, concretamente de lo que el regulador federal de Estados Unidos para la seguridad de los vehículos (NHTSA, National Highway Traffic Safety Administration) ha respondido a una comunicación por parte de Google.

En la misiva, remitida por Google a mitades de noviembre, la compañía planteaba una propuesta de diseño de un coche capaz de conducirse a sí mismo y, por lo tanto, sin necesidad de contar con un conductor humano. Lo interesante, claro, está en la respuesta de la NHTSA, que amplía el concepto de conductor que, claro, hasta ahora hemos asociado de manera indisoluble a “humano“.

Según el regulador, el sistema de conducción autónoma puede ser considerado como conductor del vehículo, con todo lo que ello implica. Y es que, hasta ahora, la situación era de vacío legal, no existían regulaciones ni normativas a este respecto, lo que daba lugar a situaciones que se podían complicar. Porque, ¿qué ocurre si yo voy sentado en el asiento del conductor y, accidentalmente, el coche atropella a alguien por un error? ¿Quién es el conductor y, por lo tanto, el responsable del error o de la negligencia?

Ahora, con el paso dado por la NHTSA, el coche autónomo ya tiene la consideración legal de conductor y, como tal, ya está habilitado legalmente para conducir y, claro, también para hacerse responsable de las posibles consecuencias de dicha actividad. Esto, además, también supone un avance en lo relacionado con las pruebas que tanto Google como el resto de fabricantes quieren realizar con sus prototipos. Hasta ahora, no podían realizar pruebas más que en circuitos cerrados o, en el mejor de los casos, con coches que contaran con volante (el modelo de Google no lo tiene) y que llevaran siempre a un conductor humano en el mismo. Por lo tanto, las pruebas que ya hemos visto del coche autónomo de Google en circuito cerrado y con personas que no conducen no podría llevarse a cabo en condiciones reales.

Imagen: Michael Shick

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!