Conecta con nosotros

A Fondo

Euro digital, el complemento virtual para la moneda física por el que apuesta el BCE

Publicado el

Euro digital, el complemento virtual para la moneda física por el que apuesta el BCE

Desde hace algunos meses, cuando se confirmó que la UE quería lanzar su propia moneda digital para contrarrestar el proyecto de lanzamiento de una moneda virtual por parte de Facebook, Libra, se escucha hablar cada vez con más fuerza del euro digital, sin que esté muy claro cómo funcionará o de qué se trata en realidad para la mayoría. Hay quien la ve como una especie de criptomoneda, pero en realidad no es así. Tal como lo ha planteado el Banco Central Europeo, que está apostando con fuerza por esta moneda digital, sería más un complemento virtual para el euro físico, es decir, para la moneda de curso legal en la Unión Europea actualmente. Nada que ver, por tanto, con bitcoins y otro tipo de monedas virtuales.

Su emisión también estaría más regulada, puesto que la llevaría a cabo un banco central. Todavía se desconoce cuál sería, puesto que el Banco Central Europeo no cuenta con una unidad dedicada específicamente a la emisión de este tipo de moneda, pero ya se está estudiando de dónde partiría su emisión. Lo que sí está claro es que el euro digital, cuando llegue, estará bastante más regulado de lo que puede estar cualquier criptomoneda. Y los pagos que se realizarían con esta moneda virtual serían seguros, otra de las preocupaciones del BCE.

MCPRO Recomienda

Transformación Digital en España 20 casos de éxito en 2020
Descubre cómo las empresas se reinventan tras la pandemia ¡Descárgate la guía!
Tendencias de inversión TIC en 2021 ¡Descárgate el informe!

Euro digital vs euro físico: diferencias y aplicaciones

Una vez que queda claro que el euro digital no viene a sustituir al físico, sino solo a completarlo, queda por ver las semejanzas y diferencias que habrá entre el formato tangible de esta moneda y su versión virtual. La principal diferencia entre ambas, y prácticamente la única, será que el euro digital no contará con un soporte físico. Es decir, no se emitirán billetes y monedas del euro digital, que quedarán reservados para el formato físico de la moneda.

El euro digital estará por tanto disponible exclusivamente para realizar pagos a través de medios digitales. Entre ellos habrá una correlación directa, y por cada euro digital que se emita se retirará uno físico. ¿Significa esto que el euro virtual sustituirá en algún momento al físico? No, al menos no a medio plazo.

Lo que sucederá es que los ciudadanos podrán utilizar euros digitales para sus pagos cotidianos, siempre que se hagan online, y sin que ello implique que tenga que haber un mínimo para pagar con ellos. Eso sí, este será un euro digital minorista. Ya hay uno que podríamos calificar como mayorista, que en la actualidad está ya en funcionamiento entre el Banco Central Europeo y las diferentes entidades bancarias.

Eso sí, para el uso de este euro digital por parte de los consumidores habrá que tener una cuenta con dinero depositado, de la misma manera que sucede ahora cuando acudimos a sacar dinero al banco o a un cajero, y pagamos con una tarjeta. Solo que en el caso de los euros digitales no se podrán pasar a dinero físico y solo servirán para pagos digitales. Y claro, si la cuenta no tiene dinero, pues no se pueden utilizar ni euros físicos ni virtuales.

Por tanto, el euro digital garantiza que quienes quieran contar con una alternativa al dinero físico tenga una alternativa virtual para hacerlo sin abandonar el sistema de pago europeo. Con él contarán además con un sistema de pago pensado para que sea rápido y eficiente, tanto en Europa como en otros países que permitan abonar productos y servicios con él. Además, el euro digital contará con un respaldo muy fuerte, ya que estará apoyado por todos los países de la conocida como Zona Euro. Esta es una de sus diferencias con las criptomonedas, a las que respaldan las entidades privadas que las emiten. Por ahora no está completamente regulada, pero pronto lo estará, ya que la UE ya está dando pasos y haciendo pruebas para ello.

El Banco Central Europeo prepara el camino al euro digital

El Banco Central Europeo emitió el pasado 2 de octubre un informe sobre la posible emisión del euro digital a medio plazo. Elaborado por el Grupo de trabajo de alto nivel del Eurosistema, trata sobre la puesta en marcha de un banco central de moneda digital, un paso que aprobaría el Consejo de Gobierno del BCE. El Eurosistema, compuesto por el BCE y los bancos centrales nacionales de todos los países que han adoptado el euro, seguirá emitiendo dinero en metálico aunque el digital entre en marcha.

El Eurosistema ha identificado los posibles escenarios que requerirían la emisión del euro digital. Entre ellos está la demanda creciente de los pagos electrónicos en la zona Euro, que precisaría unos sistemas de pago a nivel europeo digitales y libres de riesgo. Otro de los escenarios es la caída del uso del dinero en metálico como medio de pago en la zona euro de manera significativa. También el lanzamiento de medios privados de pago que pueden hacer crecer las preocupaciones reguladoras y suponer riesgos par la estabilidad financiera y la protección de los consumidores.

Estos y otros escenarios de riesgo quedarían solventados gracias al euro digital, que mantendría los beneficios que el euro ofrece a los ciudadanos, basado en el acceso que todos tienen actualmente a sistemas de pago sin riesgo, sencillos y aceptados de manera universal. Como sucede con todas las novedades, la emisión de un euro digital supone riesgos, por lo que se van a poner en marcha una serie de estrategias para poder solventarlos. Eso sí, todavía no se sabe a ciencia cierta cuándo se emitirán los euros digitales.

Por ahora, lo que se va a poner en marcha por parte del Eurosistema es una especie de consulta pública con ciudadanos, académicos, miembros del sector financiero y con autoridades de distintos países para conocer sus necesidades. Estas pruebas acaban de comenzar hace menos de un mes, e implican además saber con detalle lo que opinan las personas consultadas sobre los beneficios y problemas que llegarían con el euro digital.

Mientras tanto, las pruebas del funcionamiento en Europa de lo que sería el banco central encargado de la emisión y gestión del euro digital ya ha comenzado hace unas semanas. En ella participan, entre otros, los cinco principales bancos de España: Santander, Caixabank, Bankia, BBVA y Banco Sabadell, con pruebas centralizadas a través de la compañía de servicios de pagos Iberpay.

¿Qué implicará el euro digital con respecto a otras criptomonedas?

Como hemos mencionado, el BCE respaldará al euro digital, y será la única entidad en Europa a la que se le permitirá emitir moneda. Así lo han manifestado ya varios mandatarios de la UE. Esto quiere decir que las empresas privadas que quieran emitir criptomonedas o monedas virtuales en Europa no podrán hacerlo. Esto quiere decir que las criptomonedas que se utilicen en Europa tendrán que cumplir con una nueva normativa muy estricta, que se concretará en los próximos meses.

Es posible que cuando llegue, las monedas digitales privadas en Europa tengan que cumplir diversas obligaciones, como mantener la paridad con el euro. Además, es posible que las empresas que las emitan deban tener los activos que tengan reservados en euros, o en las monedas que tengan los estados que sean miembros de la Unión Europea y no utilicen por el motivo que sea el euro como su moneda. E indudablemente, esos activos tendrán que estar depositados en una entidad que haya recibido la aprobación de la Unión.

Eso sí, por ahora todas las medidas y normativas con relación con el euro digital y con el resto de activos digitales que hemos visto tienen que concretarse. De hecho, todavía no se ha decidido definitivamente su emisión, que se valorará hacia mediados del año que viene.

Será entonces, ya entrado 2021, cuando el BCE y el resto de miembros del Eurosistema decidirán si le dan definitivamente el pistoletazo de salida y cuándo estará disponible, para lo que habría que esperar todavía algo más de tiempo, porque a su aprobación le seguirá una fase de investigación sobre los requisitos de uso de esta moneda virtual y los proveedores del servicio para que sea posible emitirla y utilizarla. Llevará por tanto un tiempo desarrollar un euro digital seguro, accesible y eficiente.

Redactora de tecnología con más de 15 años de experiencia, salté del papel a la Red y ya no me muevo de ella. Inquieta y curiosa por naturaleza, siempre estoy al día de lo que pasa en el sector.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!