Conecta con nosotros

Noticias

Intel asegura que ha doblado la producción de chips en 10 nm en tres años

Publicado el

Intel

El gigante del chip presentó recientemente los procesadores Tiger Lake, una generación que marca un importante paso adelante por parte de Intel, ya que están basados en el nuevo proceso «SuperFin» de 10 nm y representan una mejora notable del IPC frente a la generación anterior, conocida como Ice Lake y basada en el proceso de 10 nm+. Por si alguien se ha perdido, os recuerdo que Cannon Lake fue la primera generación en utilizar el proceso de 10 nm, aunque tuvo una disponibilidad mínima.

Durante los últimos cinco años, Intel se ha visto anclada al proceso de 14 nm. Sé que la compañía de Santa Clara ha logrado comercializa CPUs con diseño de núcleo monolítico en proceso de 10 nm, pero de forma muy reducida. El proceso de 14 nm ha sido el más utilizado por Intel desde 2015 hasta hoy, una realidad que no parece que vaya a cambiar a corto plazo, ya que la próxima generación de procesadores de consumo general de alto rendimiento, Rocket Lake-S, vendrá fabricada en proceso de 14 nm+++.

MCPRO Recomienda

Transformación Digital en España ¡Participa y envíanos tu caso de éxito!
Tendencias de inversión TIC en 2021 ¡Descárgate el informe!

Sin embargo, esto no quiere decir que Intel no haya trabajado para mejorar su proceso de 10 nm. El gigante del chip ha publicado una nueva información en la que asegura que, durante los últimos tres años, ha logrado doblar la producción de chips en 10 nm, aunque no ha entrado en cifras concretas, es decir, sabemos que Intel produce el doble de obleas de chips en 10 nm que hace tres años, pero no tenemos claro cuántos chips funcionales obtiene por cada oblea en dicho proceso.

Es un dato importante que falta en la ecuación, y es importante por una razón muy sencilla que nuestros lectores más avanzados ya sabrán: la viabilidad de un proceso de fabricación no se limita a las obleas que puedes producir, sino a la cantidad de chips funcionales que salen de cada una de ellas. Esto determina la viabilidad del proceso tanto a nivel técnico como económico, ya que si la tasa de éxito por oblea es muy baja, los costes serán demasiado altos y el proceso será inviable. Esto fue, precisamente, lo que impidió a Intel empezar a comercializar a gran escala su primeros procesadores de 10 nm en el plazo inicialmente previsto (2017).

Con todo, son buenas noticias para Intel, y para los consumidores. La competencia siempre es necesaria, y para que exista en el mercado de los procesadores x86 tanto Intel como AMD deben encontrarse «en plena forma». Durante los últimos años, AMD ha logrado avances muy importantes gracias a la arquitectura MCM Zen, y con su última revisión, Zen 3, ha logrado imponerse a Intel en todos los frentes: rendimiento monohilo, rendimiento multihilo y eficiencia. La compañía de Santa Clara ha respondido bajando precios, pero necesita completar su transición al proceso de 10 nm para poder responder, de verdad, a la firma que dirige Lisa Su.

Si todo va según lo previsto, la primera arquitectura de alto rendimiento de Intel en 10 nm para el mercado de consumo general, fabricada y comercializada a gran escala, debería ser Alder Lake-S, cuyo lanzamiento se espera para finales de 2021 o principios de 2022.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!