Conecta con nosotros

Noticias

AMD logra superar la barrera de los 100 dólares por acción

Publicado el

AMD CEO

La historia reciente de AMD es, probablemente, una de las más interesantes que podemos encontrar dentro del sector tecnológico. En 2016, la compañía se encontraba en una situación tan complicada que muchos se atrevían a describirla como «un muerto en vida» que acabaría en manos de algún gigante. La cosa llegó a tal extremo que incluso se comentó que Samsung estaba considerando lanzar una oferta de compra.

Si te preguntas cómo llegó AMD a esa situación, siento decirte que la historia es bastante larga y rica en matices, así que no tengo más remedio que hacerte un resumen. La compañía apostó demasiado fuerte por Bulldozer, una arquitectura modular basada en recursos compartidos que acabó siendo el mayor batacazo de su historia. Dicha arquitectura fue tan mala que la primera generación tuvo un IPC inferior a los procesadores Phenom II, la serie a la que sucedía, y ni siquiera Piledriver y Steamroller, segunda y tercera revisión de Bulldozer, respectivamente, lograron superar dicho IPC.

MCPRO Recomienda

Transformación Digital en España ¡Participa y envíanos tu caso de éxito!
Tendencias de inversión TIC en 2021 ¡Descárgate el informe!

AMD necesitó tres revisiones de Bulldozer para superar, de forma clara, el IPC de la arquitectura K10 utilizada en los Phenom II. Lo consiguió con Excavator, una arquitectura que debutó en 2015 y que, obviamente, llegaba muy tarde. Desde 2011 hasta 2016, AMD no tuvo más remedio que intentar aguantar el tipo en el sector CPU con una arquitectura que no podía competir con las soluciones coetáneas Intel, mientras veía como sus ingresos caían trimestre tras trimestre, y como los inversores rebajaban tanto su valoración que las acciones de la compañía llegaron a caer por debajo de los dos dólares por acción (en julio de 2015 tocaron fondo con un valor de 1,93 dólares).

Nadie creía que AMD fuese capaz de recuperarse, pero Lisa Su estaba dispuesta a intentarlo. Se convirtió en CEO de AMD en 2014, es decir, justo cuando la compañía ya se encontraba en una situación muy complicada. Su llegada al cargo no cambió nada, las acciones de AMD siguiendo con una marcada tendencia a la baja hasta que, por fin, se empezó a hablar de Zen, una arquitectura revolucionaría que sería capaz de competir, de verdad, con Intel.

El lanzamiento de Zen fue un poco accidentado, pero al mismo tiempo fue clave para la recuperación de la compañía. Dicha arquitectura, y la llegada de sus posteriores revisiones (Zen+, Zen 2 y Zen 3), han jugado un papel clave en la evolución del valor de las acciones de AMD, que ha registrado una tendencia al alza durante los últimos cuatro años, y que al final ha permitido a la compañía de Sunnyvale romper la barrera de los 100 dólares por acción.

En julio de 2015 una acción de AMD valía 1,93 dólares, al momento de escribir este artículo rondaban los 106,48 dólares, cifra que supera ampliamente el valor que tiene una acción de Intel. Creo que los números hablan por sí solos, que dejan constancia de todo lo que ha conseguido Lisa Su al frente de la compañía, y que pone de manifiesto por qué merece ser considerada como una de las mejores ejecutivas dentro del sector tecnológico.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!