Conecta con nosotros

Noticias

Detenida producción de chips y componentes en Shenzen por un nuevo confinamiento

Publicado el

Foxconn Shenzen

La ciudad china de Shenzen, uno de los principales centros tecnológicos de China, va a someterse a un confinamiento durante al menos una semana, hasta el 20 de marzo, por un nuevo brote de coronavirus. La medida, que se toma para intentar frenar dicho brote, implica que las empresas de multitud de sectores, entre ellos el tecnológico, que estén situadas en la ciudad, deben cerrar y, en la medida de lo posible, sus empleados pasar a teletrabajo. Pero esto es imposible en muchas fábricas, entre ellas las que se dedican a la fabricación de chips y equipamiento electrónico, muy numerosas en la zona.

Las autoridades locales de Shenzen, las encargadas de comunicar el confinamiento, han ordenado que los 17 millones y medio de residentes en la ciudad sean sometidos a test de coronavirus, y que los trabajadores, «salvo los responsables de suministros esenciales, como agua, electricidad, combustible, gas, comunicaciones, alimentación y sanidad pública, deben trabajar desde casa o suspender la producción y las actividades a las que se dedican«. Por tanto, «las empresas, salvo los supermercados que vendan elementos de primera necesidad diarios, entre los que están los mercados de producción agrícola), las farmacias, los centros médicos, las empresas de cátering que ofrezcan servicios de comida para llevar, estarán cerradas«.

Esto afecta directamente a las empresas de tecnología y logística con fábricas en Shenzen, ciudad en la que se encuentran sedes de Huawei, Tencent, Oppo y otras tecnológicas, como Foxconn, que ha anunciado el cierre temporal de un par de empresas en las que se fabrican iPhones.

Esto, sin duda, va a tener cierto impacto en la cadena de suministros, aunque por el momento no se sabe cuánto. En cualquier caso, no va a venirles bien porque están ya apretadas por la escasez de chips. No obstante, hay quien ha tomado ya medidas para paliar los efectos de este confinamiento. Una de ellas es Foxconn, que cuenta entre sus clientes con Apple y Samsung, y que tiene su segunda mayor base de China en Shenzen. Según Digitimes, ha preparado varias de sus plantas para que suban la producción y puedan cubrir a la de Shenzen, y ya ha empezado a derivar pedidos a ellas, con la intención de minimizar el impacto del cierre.

General Interface Solution (GIS), la filial de Foxconn que se dedica a la fabricación de paneles táctiles es otra de las compañías que parará su producción en Shenzen, pero también ha confirmado que va a derivar su producción en la región a otras de sus instalaciones.

En cualquier caso, este cierre no se debe a que haya un brote superlativo de coronavirus en China, sino a la política del país para controlar el COVID-19, que implica cierres locales cada vez que hay un mínimo brote en las ciudades. De hecho, no se cree que en Shenzen, con como hemos mencionado cerca de 17 millones y medio de habitantes, el brote sea mucho mayor de un millar de casos.

Redactora de tecnología con más de 15 años de experiencia, salté del papel a la Red y ya no me muevo de ella. Inquieta y curiosa por naturaleza, siempre estoy al día de lo que pasa en el sector.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!