Windows Blue, primera gran actualización para Windows 8

Microsoft ha confirmado el desarrollo de la actualización para Windows 8 bajo el proyecto ‘Windows Blue’ y la llegada de la primera interacción denominada Windows 8.1. La versión final será publicada a finales de 2013, con una beta pública presentada a finales de junio en la conferencia mundial para desarrolladores BUILD 2013.

La pasada semana, las ‘jefas’ de Microsoft -con permiso de Steve Ballmer- han tomado el mando mediático de la firma en la conferencia de negocios organizada por la revista WIRED, para realizar importantes anuncios que afectan al desarrollo y estrategia de su último sistema operativo cliente, Windows 8.

El primer gran anuncio llegó de la vicepresidenta corporativa y responsable de finanzas de Microsoft, Tami Reller, comunicando la venta de 100 millones de licencias de Windows 8 y lo más importante, la confirmación que las ventas del último sistema operativo cliente son similares a las del exitoso Windows 7 en un periodo similar tras su lanzamiento en 2009.

Aunque no se conoce cuántos equipos con Windows 8 se han vendido efectivamente de los 100 millones de licencias entregadas, los 1.700 sistemas que Microsoft ya ha certificado para Windows 8 y Windows RT, asegura que una gran cantidad de modelos estarán a la venta en los próximos meses, impulsados entre otros, por las promociones de la misma Microsoft y de Intel con el lanzamiento de la nueva plataforma de procesamiento Haswell.

Tras la responsable de finanzas de Microsoft, llegó el turno de la vicepresidenta corporativa de Windows, Julie Larson-Green, con otro anuncio también fundamental, la próxima entrega de una gran actualización para Windows 8.

Hablamos de Windows Blue, un nuevo sistema de actualizaciones de Microsoft que adelantaría el ciclo habitual trianual del desarrollo de Windows y que permitiría ‘tener más al día’ los sistemas operativos de la firma.

Algo así como los conocidos como ‘paquetes de servicio’ (Service Pack) aunque más avanzado, ya que no sólo incluiría parches de seguridad y corrección de errores, sino nuevas funciones y características que afectarían al rendimiento o funcionamiento del mismo sistema.

En concreto, Windows 8.1 (la primera edición de Windows bajo el tratamiento ‘Blue’) sería un guiño a los usuarios de escritorio ya que los cambios más relevantes estarían destinados a facilitar la tarea de trabajos en el escritorio clásico de Windows.

Aunque no están confirmados por Microsoft y además de los citados parches de seguridad, se habla de los siguientes cambios principales en Windows 8.1:

Como vemos, tras la gran apuesta de Windows 8 con la interfaz Modern UI para optimizar y soportar funcionamiento de equipos con pantallas táctiles, Windows 8.1 ofrecería cambios relevantes para trabajos en el escritorio.

Cambios opcionales en el sistema que ofrecería lo mejor de los dos mundos pensando en usuarios profesionales administrativos o corporativos, y en general en equipos sin pantalla táctil. Las previsiones son de una beta pública de Windows 8.1 en la BUILD de junio, con lanzamiento de la versión final a finales de año.