Conecta con nosotros

Noticias

¿Qué le pasa a Yahoo?

Publicado el

Yahoo

Es una buena pregunta. Tanto que ya han desfilado por sus oficinas centrales nada menos que 6 CEOs desde 2007 y ninguno parece dar con la respuesta. Vamos a dar un repaso a la historia de esta empresa pionera desde que empezó hasta hoy para intentar comprender por qué no acaba de triunfar (pese a ser una triunfadora en muchos aspectos).

Todo empezó en 1994, cuando dos estudiantes de la Universidad de Stanford, Jerry Yang y David Filo, crearon una página web que organizaba, por categorías, las páginas web de Internet. Su idea inicial fue ayudar a que los internautas encontrasen lo que buscaban. Los algoritmos de búsqueda de páginas web existentes entonces no eran gran cosa y organizarlas por categorías era una excelente opción. El ordenador hacía lo que (entonces) sabía hacer, y los expertos de Yahoo! clasificaban y organizaban las webs en la subcategoría más adecuada (algo que sabían hacer mucho mejor que un algoritmo). Con el tiempo Yahoo! pasó de ser sólo una página que indexaba contenidos a proporcionar ellos mismos estos contenidos. También crearon un portal de contenidos y, a finales de los 90, se convirtieron en la puerta de entrada a la Web más popular en todo el mundo. Parece, visto en perspectiva, que sus creadores tenían claro lo que el mercado necesitaba y que, mientras esto consistió en crear o añadir contenidos, acertaban sin parar.

Pero llegó Google. Y redefinió la forma en la que se realizaban las búsquedas. Aunque en un primer momento su buscador no era tan bueno como ahora, sí que empezó pisando fuerte y marcando la diferencia. Además, debido a su original concepto de funcionamiento, cuantas más páginas indexaba, mejores eran sus búsquedas. Esto hizo que, a medida que Google crecía, más difícil le fuera a sus competidores resistir su empuje. Y esto por no hablar de lo que fue mejorando Google a medida que añadió servicios o plataformas como GMail, Maps, Drive, Android, etc. con los que adquiría muchos más datos y, por ello, conocía mejor a sus usuarios.

Dice la leyenda que en 1998, cuando estaban empezando los fundadores de Google, Sergey Brin y Larry Page, le ofrecieron su tecnología a Yahoo! que, ¡oh sorpresa! la rechazó. Al final, dos años más tarde, cuando Google empezó a crecer en serio, Yahoo! no tuvo más remedio que llegar a un acuerdo para usar su motor de búsqueda mientras ganaba tiempo para desarrollar uno propio. Esto era lo más lógico que podía hacer y, a la vez, era un suicidio, pues Google pasaba a conocer todos sus datos: quién navega, cuándo navega, qué lee, qué no lee, etc. de todas las búsquedas de Yahoo!

Por esas fechas, a finales de los 90, Yahoo! empezó a comprar compañías como si no hubiera un mañana. Personalmente tengo la impresión de que, desde entonces, no han tenido nunca claro qué querían hacer o a dónde querían llegar, y eso explica la errática trayectoria que veremos en las próximas líneas.

Yahoo! empezó comprando Broadcast.com por casi 6.000M$, con muy pocos frutos. Luego en 2002 no quiso comprar nada menos que a Google algo que, según algunas fuentes, pudo hacer por unos 5.000M$ en aquel momento. En 2003 adquirió Overture, pioneros en la publicidad online que, mira por dónde, tenían una patente clave para dominar el mercado pero que licenciaron a Google a cambio de algo más de 2 millones de acciones de esta última.

Más adelante Yahoo! siguió tirando de talonario y adquirió Flickr y Delicious. Al igual que en ocasiones anteriores, aparte de los enormes titulares en el momento de la compra, ésta no acabó de dar resultados tangibles. Eran dos servicios pioneros y líderes del mercado en su momento que no consiguieron ocupar su hueco y que hoy están bastante desdibujados.

Seguimos avanzando y llegamos a 2006. En este año Yahoo! pudo quedarse con Facebook por unos 1.000M$ pero al final la negociación no se cerró. Una vez más Yahoo! se quedó sin comprar a buen precio una compañía que ahora es enorme y las que sí compró le sirvieron de muy poco.

En 2008 la propia Yahoo! fue objeto del interés de Microsoft que ofreció pagar hasta 44.000M$ por ella. El equipo directivo de Yahoo!, en un movimiento que se estudiará toda la vida en escuelas de negocios, lo rechazó porque les pareció poco. Para rematar ambos llegaron a un acuerdo poco más tarde por el que Microsoft conseguía casi todo lo que hubiera podido tener si hubiera comprado Yahoo! pero sin tener que hacerlo. Brillante.

Después Yahoo! ha comprado muchas, muchas otras empresas. Entre las más destacadas están Tumblr (una red social, aunque a punto estuvo de no conseguirlo), RockMelt (web browser social), BrightRoll (anuncios en vídeo) y Cooliris (app de fotografía). En 2005 Yahoo! compró una parte muy significativa del gigante chino del eCommerce Alibaba que, hace poco, anunció que vendería. Recientemente ha dado marcha atrás por las implicaciones fiscales que tiene.

A lo largo del tiempo Yahoo! ha ido comprando o creando (más bien lo primero) su propia versión de todo aquello que veía que triunfaba en Internet: email, buscador, almacenamiento de fotos, vídeos, etc. Pero siempre sin dar la impresión de hacerlo como parte de una estrategia clara. Eso sí, han conseguido tener cifras de audiencia espectaculares, según varias fuentes Yahoo! es la web de noticias más visitada del mundo, con más de 7.000M de lectores al mes y es la cuarta web más vista del mundo. Este éxito puede ser la explicación de la “paciencia” de los accionistas de Yahoo!, aunque el escaso resultado al monetizarlo es lo que hace que el conjunto no se entienda.

En enero de 2009 empezó el “baile” de CEOs cuando Carol Bartz reemplazó a Jerry Yang. Bartz fue reemplazada a su vez de forma interina por Tim Morse septiembre de 2011. A comienzos de 2012 Scott Thompson pasó a ser el nuevo CEO de la compañía. Al poco de su llegada se produjeron numerosos despidos en la empresa y, en un nuevo giro de la trama, Thompson fue despedido en mayo de ese mismo año. Ross Levinsohn ocupó el cargo vacante de forma temporal hasta el aterrizaje en julio de 2012 de la actual CEO, Marissa Mayer, que procedía de Google.

Este cambio permamente del primer ejecutivo de la compañía es una locura. Cada nuevo CEO tiene que “tomarle el pulso” a la empresa, conocer a su equipo, hacer modificaciones en él, diseñar una estrategia, implementarla. Es evidente que en Yahoo! no han tenido tiempo de hacer esto ni por asomo. Teniendo en cuenta todo eso, y  la fiebre compradora de esta empresa, donde en ocasiones un nuevo CEO ha rematado la compra pensada por el equipo anterior, encajase o no con sus planes, es fácil imaginar que, si alguna vez en Yahoo! han tenido claro hacia dónde iban, esa sensación ha durado muy poco.

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!