Conecta con nosotros

Noticias

La cámara-drone Lily, éxito en ventas antes de su comercialización

Publicado el

Lily

Lo admito, me encantan los gadgets. Es así desde mi más tierna infancia (sí, ya existía la electrónica de consumo cuando era niño, peino canas pero no tantas…). Así, descubrir dispositivos como Lily genera en mi una sensación agridulce, como la salsa que acompaña los rollitos de primavera o la canción de The Verve. Dulce porque, como buen aficionado a la tecnología, me encantan todas las innovaciones a este respecto, y agria porque necesitaría un presupuesto similar al de un principado o un pequeño país desarrollado para poder comprarlo todo. En cualquier caso, lo cierto es que hay unos dispositivos que brillan más que otros y, en el caso de Lily, creo que estamos ante un gadget que destaca.

Aunque todavía no se ha puesto a la venta, parece que ya está causando mucha expectación, según indicó su co-CEO (de solo 24 años) al diario USA Today, ya han recibido pedidos por valor de 34 millones de dólares, lo que suponen unas 60.000 cámaras, que empezarán a enviarse en verano

Lily es una cámara-drone. Hasta aquí todo normal, la inmensa mayoría de los drones están equipados con cámara, pero si te fijas bien, verás que no hablamos de un drone con cámara, sino de una cámara-drone. Y es que, a diferencia de la mayoría de dispositivos de este tipo, diseñados principalmente como “juguetes” que, además, pueden grabar vídeo y hacer fotos, la razón de ser de Lily es la de generar ese tipo de documentos, y se apoya en sus funciones como drone para tal fin. No es un juguete-que-vuela con cámara, no, es una cámara que vuela.

Esto se entiende mucho mejor al conocer su sistema de funcionamiento, que es tan sencillo como práctico: el usuario debe llevar encima un sencillo dispositivo de seguimiento, que se encarga de indicar permanentemente al drone de la posición de su usuario. Una vez activado, se pone Lily en funcionamiento y, automáticamente, la cámara empezará a volar al tiempo que sigue al usuario si este se está moviendo (que es, en realidad, su principal razón de ser). Así, En ese momento puedes empezar a caminar, correr, practicar esquí o cualquier otro deporte o actividad que implique movimiento, el drone te seguirá, al tiempo que graba un vídeo de tu actividad y, si lo deseas, también tomará fotografías de la misma.

Para tal fin, cuenta con una cámara capaz de grabar vídeo con resolución FullHD (1.080p) a 60 frames por segundo y 720p a 120 fps y de tomar instantáneas de 12 megapíxeles de resolución. Cuenta con un ángulo de visión de 94º y está equipada con estabilizador de imagen, corrector para las vibraciones y función de foco continuo, para garantizar la nitidez de fotos y vídeos. Para controlar el vuelo (ya que no es manejada por el usuario) cuenta con acelerómetro, unidad giroscópica, magnetómetro, barómetro, GPS y dos cámaras (una frontal y otra trasera) que detectan objetos para evitar colisiones. Dispone de 4Gb de memoria, que pueden ser ampliados con una tarjeta MicroSD. En cuanto a su autonomía, Lily puede mantenerse en vuelo por 20 minutos, desarrolla una velocidad máxima de 40 kilómetros por hora y puede elevarse hasta 15 metros.

Imagen: Lily

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!