14 de diciembre de 2017

MuyComputerPRO

Cómo funciona la tecnología de las bicis oBike

Cómo funciona la tecnología de las bicis oBike

Cómo funciona la tecnología de las bicis oBike
octubre 06
13:14 2017

Madrid ha visto estos días cómo la oferta de BiciMAD se ha visto reforzada por la llegada de oBike, un servicio ofrecido por una empresa con origen en Singapur, y que ya tiene presencia en otras múltiples capitales de todo el mundo.

Aunque, en principio, la llegada de los servicios de este tipo siempre es positiva, oBike tiene un problema que complica sus actividades (en Ámsterdam se ha prohibido su presencia): las bicicletas no tienen un sistema de bases similar al empleado por otros servicios, y se delega en los usuarios la responsabilidad de estacionarlas correctamente. ¿Y cuál es el problema? Pues que, al igual que suele ocurrir con ciclomotores y motocicletas, bastantes conductores aparcan de manera arbitraria en aceras, algo que es sancionable y que puede, incluso, traducirse en la retirada del vehículo por parte de las grúas municipales.

Con respecto a su funcionamiento, se parece más al de los servicios como Car2Go y Emov que a BiciMAD. Y es que, al no disponer de bases, el sistema para iniciar y finalizar el “alquiler” se basa en una app. En la misma es posible comprobar la disponibilidad de bicis en nuestro entorno, y para iniciar un desplazamiento tendremos que leer un código bidi en el manillar de las mismas. La bicis son más sencillas que las del servicio municipal, no cuentan con marchas y, algo que es un serio handicap en una ciudad con tantas pendientes como Madrid, no son eléctricas.

Para emplear el servicio es imprescindible registrarse en el mismo, algo que se puede hacer desde la propia app, ya sea introduciendo los datos que se solicitan o mediante nuestra cuenta de Facebook (siempre que ésta esté configurada en el dispositivo). Una vez dados de alta en el mismo, podremos navegar por el mapa de la ciudad para buscar las bicis más cercanas a nuestra ubicación actual. A este respecto, y a diferencia de las apps de los servicios de car-sharing que he mencionado anteriormente, hacer zoom-out no nos muestra, al menos de momento, todas las bicicletas repartidas por la ciudad.

Una vez localizada la bicicleta que vamos a emplear, podemos establecer una reserva de la misma, que nos concede un margen de 10 minutos antes de desbloquearla e iniciar nuestro desplazamiento. El tiempo empieza a contar en el momento en el que escaneamos el bidi de la bici. Asimismo, también tendremos que emplear la app para dar por finalizado el alquiler, para informar de averías o fallos en la bicicleta, para contactar con el servicio de atención al cliente, etcétera. Los usuarios de Car2Go y Emov que se animen a probar este servicio, comprobarán que el funcionamiento de su app es prácticamente idéntico.

Categorías
Share

About Author

José Buendía

José Buendía

Articulos relacionados

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!