Conecta con nosotros

Noticias

¿Cómo son y qué motiva a los desarrolladores de software open source?

Publicado el

Report on the 2020 FOSS Contributor Survey

Cuando se pregunta sobre los desarrolladores open source, muchos piensan que se tratan de jóvenes y estudiantes que tiran código desde su habitación en casa de sus padres, o en un garaje con otros colegas. Se da por descontado que todos son hombres, y la inmensa mayoría lo es: el 91%. El porcentaje de mujeres desarrolladoras open source todavía es muy pequeño. Así queda reflejado en el informe Report on the 2020 FOSS Contributor Survey, elaborado por la Linux Foundation, la OSSF (Open Source Security Foundation) y el Laboratorio de ciencias de la innovación de Harvard (LISH).

La encuesta que se ha utilizado como base para realizar el informe, entre casi 1.200 desarrolladores de diversos países del mundo, también reflejó que la mayoría de desarrolladores open source tienen entre 25 y 44 años, y que la mayoría trabaja a tiempo completo con un salario medio de nada menos que 123.000 dólares. Alrededor de la mitad de los que han respondido a la encuesta reciben dinero por contribuir a desarrollo de software open source o gratuito, ya sea por parte de su empleador o de un tercero. Y el 51,65% de los encuestados recibe dinero, en concreto, por el desarrollo de programas open source.

MCPRO Recomienda

Transformación Digital en España 20 casos de éxito en 2020
Descubre cómo las empresas se reinventan tras la pandemia ¡Descárgate la guía!
Tendencias de inversión TIC en 2021 ¡Descárgate el informe!

Parece por tanto que los empleos en desarrollo de open source tienen mucha demanda (el open source de hecho lidera la oferta de empleo del sector) y el salario que reciben quienes trabajan en ello es bueno. Pero no es precisamente el dinero lo que lleva a los programadores a participar en este tipo de desarrollos. Hay desarrolladores que aunque cobren por trabajar en un proyecto de este tipo, también contribuyen al desarrollo de otros programas open source sin recibir compensación por ello.

De hecho, la principal razón que dan para participar en el desarrollo de este tipo es añadir una función que necesitan o reparar un programa que ya utilizan. Es decir, porque les hace falta. Las otras dos razones que les mueven hacia los desarrollos open source son la diversión que les provoca aprender, y la necesidad de realizar un trabajo creativo o divertido. El salario está, de hecho, entre los tres motivos que menos les mueven.

Esto no quiere decir que no les guste cobrar por su trabajo, ni mucho menos. Pero pone de manifiesto que el salario no es la única motivación que tienen, como demuestra que casi todos los que han respondido a la encuesta que independientemente de las horas que pasan trabajando a cambio de un salario en proyectos open source, también pasan algo de su tiempo libre participando en desarrollos de este tipo.

Pero no todo iba a ser de color de rosa en el desarrollo open source, aparte del hecho de que el porcentaje de mujeres en el sector sigue siendo muy bajo, como hemos visto. Los desarrolladores open source tienen a descuidar la seguridad. De media, los programadores solo invierten el 2,27% del tiempo que pasan desarrollando en contribuir a este tipo de proyectos en seguridad. Además, no muestran muchas ganas de invertir más tiempo en ello.

A la vista de esto, el autor del informe sugiere no sobrecargar a los desarrolladores con tareas de seguridad y reforzarla mediante sistemas alternativos, como la dedicación de un presupuesto y de recursos específicamente a seguridad. Esto incluye agregar herramientas relacionadas con la seguridad al flujo de integración continua, realizar auditorías de seguridad y destinar recursos de computación. Es decir, facilitar el trabajo tanto a los desarrolladores como a los encargados de la seguridad de los proyectos.

El informe también ha puesto al descubierto los esfuerzos de las empresas en mejorar a la hora de dar apoyo a su personal que trabaja en proyectos open source. En la actualidad, el 45,45% de los que han contestado a la encuesta tienen libertad para contribuir a proyectos open source sin pedir permiso para ello, frente al 35,84% que podía hacerlo hace una década. Eso sí, el 17,84% de los encuestados ha respondido que sus empresas no tienen una política clara sobre si pueden o no contribuir a este tipo de proyectos. Y un 5,59% no estaba al tanto de si su empresa tiene o no este tipo de políticas.

Redactora de tecnología con más de 15 años de experiencia, salté del papel a la Red y ya no me muevo de ella. Inquieta y curiosa por naturaleza, siempre estoy al día de lo que pasa en el sector.

Click para comentar

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!