Conecta con nosotros

Noticias

MoviePass: una tarifa plana para ir al cine

Publicado el

Cine

El mundo del cine tiene un problema, un problema muy serio, y no es otro que la baja asistencia de público a las salas. Este, a su vez, tiene varias causas, que tienen distinto peso en la ecuación final en función de quién las plantee. Así, para la mayoría de la industria el principal problema es la piratería que, no podemos negarlo, sí que penaliza negativamente la asistencia a las salas. Pero, por otra parte, se encuentra el siempre peliagudo asunto del precio, demasiado alto para la gran mayoría de la población, que sí que quiere ir a ver los estrenos a las salas, pero que encuentra excesivo el precio que ha de pagar por ello. Y una muestra clara de la importancia que tiene el factor del precio en este problema lo tenemos en la masiva afluencia de público durante la celebración de la fiesta del cine, un evento anual por el que el precio de la entrada se reduce alrededor de dos tercios, y que se traduce en largas colas para sacar entradas y salas llenas hasta la bandera.

Y hoy Bloomberg dedica un artículo a MoviePass, una iniciativa que ataca este problema, y lo hace con un plan que, en principio, parece una locura, pero que poco a poco va obteniendo apoyos por parte de analistas de mercado. ¿Y en qué consiste? Pues en el sueño de cualquier cinéfilo: una tarifa plana que permita ir todos los días al cine por una tarifa plana mensual de 10 dólares. Sí, has leído bien, un pase mensual por el precio que actualmente cuesta, de media, una entrada. Y la idea nace de alguien con conocimientos más que acreditados sobre el sector audiovisual y, además, su relación con el tecnológico. Hablamos de Mitch Lowe, creador de esta startup y que anteriormente fue directivo de Netflix.

¿Y en qué consiste su modelo de negocio? Pues… ahora viene la parte más llamativa de todo: los usuarios de MoviePass se suscriben, obtienen una tarjeta (similar a una tarjeta de crédito o débito), que es la que tendrán que emplear, cuando vayan al cine, para adquirir la entrada. Y aquí viene la parte que puede marear un poco: la startup asume el coste íntegro de la entrada, es decir, el cine cobra esa entrada de la misma manera y por el mismo importe del resto, y es MoviePass quien asume el coste de la misma. Es decir, que yo recibo mi tarjeta, voy los 30 días del mes al cine, pago con la misma, y es la startup la que asume los 300 dólares (calculando una entrada diaria a un precio de 10 dólares) de mi festival de cine, por el que yo solo he pagado 10 dólares. No hay convenios con salas, distribuidoras, productoras, etcétera.

Así que la pregunta lógica es ¿dónde está el negocio? No hay que ser un lince para pronosticar el absoluto fracaso de una empresa que cobra 10 dólares por algo que a ella le cuesta 300. ¿Es una locura? Pues es posible que no, y la clave está en la información, en los datos. Unos datos que, aunque en muchos casos todavía nos cueste creerlo, son bastante más valiosos de lo que pensamos. Nuestros patrones de comportamiento, y especialmente los de consumo, son un bien cada vez más preciado por parte de muchas empresas, y la idea de MoviePass es monetizar esa información. Y la propuesta ha atraído tanto a Helios and Matheson Analytics Inc., que esta pequeña empresa especializada precisamente en ese campo (el del valor de estos datos en marketing y publicidad), que se ha convertido en la principal inversora de MoviePass.

Según Ted Farnsworth, director ejecutivo de Helios and Matheson, el objetivo es recopilar un gran volumen de información sobre muchos usuarios, y emplearlos para extraer conclusiones sobre hábitos de consumo de los usuarios. Esa información podría, entonces, ser utilizada para realizar acciones muy personalizadas para cada usuario, en base a lo que ya se sabe del mismo gracias a sus hábitos de consumo. “No es diferente de Facebook o Google”, dijo Farnsworth. “Cuanto más entendemos a nuestros usuarios, más fácil lo tenemos para dirigirnos a él con lo que realmente le puede interesar”.

En mi opinión, todavía está por ver si realmente se puede obtener tanto valor de esos datos en concreto, pero desde luego me parece una excepcional iniciativa, y lo que no termino de entender es que la salas, distribuidoras, etcétera, no “entren” también en MoviePass. Y es que no tiene sentido que una iniciativa que, entre otras cosas, pretende ayudar a mejorar los números de un sector que, a día de hoy, pasa por tiempos difíciles, no cuente con el apoyo por parte del mismo. Tendría todo el sentido del mundo que esta industria renunciara a parte de sus “beneficios” (es una manera de hablar, ya se entiende), reduciendo el precio que cobra por cada entrada a MoviePass. O, incluso más, ¿no tendría todo el sentido del mundo que esta industria también fuera partícipe del accionariado de la startup? Yo creo que sí, pero desgraciadamente (y lo dice una persona a la que le encanta ir al cine, e incluso repite cuando una película le ha gustado mucho) cada vez tengo más claro que hablamos de un sector (especialmente el de las salas) bastante más reactivo que proactivo, y que sigue convencido de que su gran problema es la piratería, no el precio.

 

Imagen: Kotivalo

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!