Conecta con nosotros

Noticias

El auge de robots asesinos es imparable, dice el presidente de Microsoft

Publicado el

robots asesinos

El crecimiento de robots asesinos es imparable y su regulación es esencial para proteger al mundo de la creciente amenaza que representan, explica el presidente de Microsoft en una entrevista con The Telegraph.

Brad Smith dice que el uso de ‘sistemas de armas autónomas letales’ plantea una serie de nuevas cuestiones éticas que los gobiernos deben considerar con urgencia y recomienda una nueva convención internacional para gobernar el uso de la tecnología, una Convención de Ginebra digital.

MCPRO Recomienda

Estudio sobre ciberseguridad en la empresa española ¡Participa en nuestra encuesta y gana!
Garantiza la continuidad de tu negocio en el nuevo entorno de teletrabajo ¡Descárgate la guía!
Cloud computing: adopción, inversión y desafíos en la empresa ¡Descárgate el informe!

La tecnología avanza rápidamente y el sector de la robótica con ella, con una inversión de 16.500 millones de dólares en 2018 tras un gran crecimiento. Entre ellos se incluyen estos ‘robots asesinos’ que desde la ciencia ficción serán toda una realidad, en la que robots o drones voladores, nadadores o ambulantes pueden equiparse con sistemas de armas letales, misiles, bombas o armas de fuego, que podrían programarse para operar total o parcialmente de manera autónoma.

«Y finalmente se extenderán a muchos países», alerta el ejecutivo. La tecnología es un foco creciente para muchos ejércitos porque reemplazar tropas con máquinas puede facilitar la decisión de ir a la guerra. Estados Unidos, China, Israel, Corea del Sur, Rusia o Reino Unido están desarrollando sistemas de armas con un grado significativo de autonomía en las funciones críticas de selección y ataque de objetivos.

Pero no está claro quién es responsable de las muertes o lesiones causadas por una máquina: el desarrollador, el fabricante, el comandante o el dispositivo en sí.  Smith asegura que a estos robots asesinos no se les debía permitir decidir por sí mismos participar en el combate y a quién matar. «La seguridad de los civiles está en riesgo hoy. Necesitamos una acción más urgente, y la necesitamos en forma de una Convención digital de Ginebra, normas que protegerán a los civiles y soldados».

Smith dijo que también eran necesarias normas internacionales más estrictas sobre el uso de tecnologías de reconocimiento facial y otras formas emergentes de la inteligencia artificial. «Es necesario que haya una nueva ley en este espacio, necesitamos una regulación en el mundo del reconocimiento facial para protegernos contra posibles abusos».

Preocupación por los robots asesinos

El presidente de Microsoft no es el primer ejecutivo de una gran compañía que insiste en la necesidad de una regulación. El multimillonario sudafricano presidente de SpaceX o Tesla, Elon Musk, aseguró que la Inteligencia Artificial era la mayor amenaza existencial de la humanidad.

Las declaraciones de Musk contra las tecnologías de IA o para ser más precisos, su pesimismo en cuanto al uso que los humanos daremos a ellas, van más allá de las acciones de los líderes humanos, ya que piensa que gran guerra podría ser iniciada por una computadora inteligente que calculase un ataque como la mejor opción (tipo Skynet en Terminator).

Musk fue uno de los firmantes de relevancia de una solicitud a la ONU en 2017 para la prohibición de armas letales autónomas. «Una vez desarrolladas, las armas letales autónomas van a permitir conflictos armados en una escala mayor que nunca, y en tiempo más rápido que los humanos puedan comprender. No tenemos tiempo para actuar. Una vez que se abra la caja de Pandora, será difícil de cerrar», aseguró el ejecutivo.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!